Referencias, citas y otros demonios

Referencias

Imagen tomada de Favelis

Es muy difícil aportar conocimiento desde cero. Siempre estamos basándonos en los avances de alguien más para narrar el mundo y sus fenómenos ya que brinda el contexto y las reglas por las que nos regimos. El reconocer las referencias que usamos indica qué hemos investigado para dar nuestro punto de vista y bajo qué luces vemos el mundo. De no usar referencias estamos violando derechos de autor al tomar ideas ajenas como propias, lo que se conoce como “plagio”.

No es lo mismo citar un documento físico a uno electrónico, citar todo un documento o parte de él, referenciar una revista o un correo electrónico.

Esta es la norma para referencias, citas, notas al pié, etc. que encontré en un documento basado en las normas ICONTEC de 1996 (NTC 1075, 1486, 1160, 1307, 1308 y 4490) y uno actualizado con las normas del 2002. Puede verse que no coinciden en las referencias a documentos en línea por ejemplo. Para ver las normas de otros países presento este documento de la Universidad de Chile.


Enlaces relacionados:

Normas ISO 960-2 Para referenciar y citar recursos electrónicos

Me divertí con Referencias y citas, un blog que se encarga de capturar a los copiones.

6 opiniones en “Referencias, citas y otros demonios”

    1. Hola A. Muchas gracias por notarlo.

      Es una verdadera lástima. Hace poco escuché que el promedio de vida de los blogs es de 44 días (en Nomono ya casi llegamos a 10 años :-). Al parecer el dueño del blog lo dio de baja y ya no se puede acceder a su contenido.

      De todas formas resulta interesante pensar en la preservación digital (cómo evitamos que este tipo de información se pierda) y en gestores de referencia bibliográficos (como Zotero, que son máquinas que te dan una mano con las citas y referencias).

      Dejaré el enlace aunque esté roto para dejar evidencia de que alguna vez existió.

      Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.