Categorías
Ciencia de la información

Biblioredes de Chile en IFLA 2010 // Advocacy y la responsabilidad de los profesionales de la información

En varios eventos he coincidido con personas de Biblioredes (Chile) y en esta ocasión participaron en el IFLA 2010 con su proyecto sobre «advocacy», un tema que como menciona Pablo en el video, todavía no tiene una traducción al español definida. Advocacy en bibliotecas consiste, según lo entendí, en el apoyo que ofrece el gobierno a las bibliotecas para financiar proyectos, en este caso específico el de Biblioredes para acortar la brecha digital.

En la presentación de su trabajo comenté que me parecía que las bibliotecas podrían estar generando consumidores potenciales para Microsoft, si la Fundación Bill y Melinda Gates patrocinaba a bibliotecas para acercar a las personas a la tecnología con productos de Microsoft que cuando requieran actualización o adquisición de nuevas licencias implica pagar. La discusión que se desenvolvió revela que hay un gran componente de responsabilidad en los profesionales de la información en conocer otras opciones y usar las alternativas que mejor se adapten a sus contextos para no caer en este juego. Es verdad que hay una relación entre la empresa y la fundación, pero que las ayudas de la fundación no son taxativas en cuanto al uso de herramientas, es decir, podría usarse software libre y por ende capacitar a los usuarios en el uso de estas herramientas para no generar «dependencias» a este tipo de empresas. Así que la responsabilidad de usar herramientas privativas no está en los patrocinadores, sino en los profesionales de la información que deben mostrar una gama amplia para que los usuarios escojan y no simplemente tengan que consumir productos de una única empresa.

Una vez más felicitaciones a los de Biblioredes por su trabajo y gracias especiales a Pablo, Pilar y Gonzalo.

9 respuestas a «Biblioredes de Chile en IFLA 2010 // Advocacy y la responsabilidad de los profesionales de la información»

[…] ¿A qué nos enfrentamos? Nos enfrentamos a la subinfomación y a la desinformación. Como se menciona en el texto de Olga Carmona: Nos dan muy poca información como para poder tomar decisiones, dejando por fuera todos los posibles puntos de vista o por el contrario recibimos excesos de información, lo que genera confusión y a veces apatía a causa del caos y la infoxicación. Nos enfrentamos a medios masivos que uniforman el pensamiento. Nos enfrentamos a un sistema de información mundial, como internet, que genera exclusión al no ofrecer infraestructuras para todos; donde una computadora por niño no es suficiente cuando falta subsanar las necesidades básicas (aquí es Capurro quien lo menciona) y donde en ocasiones veamos que las organizaciones ayuden y no tengamos claro si lo hacen por deber o conforme al deber, si lo hacen por buena voluntad o por intereses secundarios, como alguna vez me cuestioné con los auxilios de la Fundación Bill y Melinda Gates. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.