El mundo leído y narrado: No-guía para interpretar y narrar nuestro entorno

Un pensamiento constante mientras leía los textos para esta entrada me remitían a unos vídeos que encontré navegando y explorando un poco en la web, como de costumbre. Siempre se encuentran personas con algún dato o información útil. Lo interesante de este ejercicio fue estudiar la teoría sobre la participación social y ver que la práctica simplemente se dio como una necesidad de unos grupos determinados de personas y que la experiencia tuvo sus replicas (así como los movimientos te tierra o el mencionado aleteo de una mariposa…) en varios lugares al rededor del mundo.

Uno de ellos es sobre el 15M y los estudios que se han realizado al respecto, en especial el que presento a continuación sobre el flujo de información (cómo se difundió, recibió y redistribuyo) y su impacto a través de las redes sociales.

Es impresionante el papel de las tecnologías al incentivar y fortalecer la participación de las personas sobre hechos que bien se podrían mantener ocultos, cerrados, casi inexistentes y que pueden afectar no solo a la persona en particular, sino que también a toda una comunidad.

Y por supuesto es inevitable pensar en las bibliotecas (en especial las públicas) como un ente fuerte en la formación de ciudadanos capaces, responsables por sus deberes y derechos. Aunque no esta de más decir que cuando nos referimos a manifestaciones no es necesariamente salir a la calle con pancartas música baile y una inconformidad en particular, sino que existen otras formas de participación que también deben tenerse en cuenta y que además de poder surgir desde la biblioteca como ese proceso de formación ciudadana. Un buen ejemplo es el muy conocido y mencionado Hiperbarrio en donde (y como ellos dicen) se narran historias locales para un público global.

Con iniciativas simples y de impacto como éstas comparto la idea de Gaitandeomaha cuando dice que: “…debemos entrar y romper el paradigma de la información, (con) una información bien contada, éticamente referida, que genere debate y seguimiento, una información que sea escuchada, una información veraz, sin manipulación…

En lo anterior se resalta una idea importante para el desarrollo de estas actividades y es el flujo que se debe dar a la información sobre los temas que le interesan a las personas y en donde todos nosotros debemos debatir manteniendo una posición y exigiendo por el cumplimiento y buen manejo de los asuntos que nos involucran como sociedad.

También les dejo los demás vídeos que encontré y que me gustaría compartir con ustedes. Muestran sucesos similares en donde las personas asumen su responsabilidad como ciudadanos, se reúnen, se organizan y se manifiestan para exigir los derechos que como ciudadanos tienen y se deben respetar, pero primero debo agradecer a @andrewholes que los publico y bueno aquí pueden ver uno de los vídeos y el otro lo pueden encontrar en este sitio

Para empezar…

Publicado por Leonardo

Leonardo es Profesional en Ciencia de la Información – Bibliotecólogo de la Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá. Interesado en temas relacionados con la cultura libre, el procomún, internet y la cotidianidad.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Me gustaría en todo caso que hicieras la extrapolación de las dos lecturas que pareces retomar en tu texto con la de Vaidhyanathan, cómo el potencial de cambio y actitud que denota el cambio entre consumo y participación también sucede en ambientes muy concretos académicos y más cerrados… inténtalo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.