Objetos perdidos IV

Mientras paso y paso las hojas de ese cuadernillo me entero de que hay más que un cumulo de frases sueltas e historias sin pies ni cabeza. Al parecer es una especie de diario de algún viaje, una bitácora de algún extranjero de paso por lugares que no le dejarían más que esos papeles y algunos recuerdos y enseñanzas presentes fuera del mundo conocido de cada quien, fuera de la cotidianidad que nos absorbe a todos.

¿Qué se proponen los insectos y lagartijas al estar “parados” en los muros y tejados?

Tal vez lo mismo que nosotros al llevar este estilo de vida… Una diferencia fundamental, quizás, es que ellos no se hacen preguntas estúpidas y sólo lo hacen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.