Pixação: Notas efímeras

La noche anterior luego de revisar un par de lecturas pendientes me decidí por ver un documental, mientras navegaba leyendo algunos títulos me topé con Pixo (2009) un documental que muestra el impacto cultural del movimiento pixação, una manifestación derivada del graffiti en Brasil, específicamente en las calles de São Paulo. El documental fue dirigido por Roberto T. Oliveira y João Wainer.

En una entrada anterior en este blog se había mencionado algo sobre este mismo tema. Esta vez se aborda el tema bajo dos ideas principales:

  1. El pixação como manifestación estética, representada bajo una tipografía minimalista usada como medio de etiquetado urbano de un grupo social
  2. La aplicación del pixação como documento efímero

Orígenes

Como punto de partida se tiene la década de los años 60´s, en donde empezaron a surgir mensajes e las paredes, de tipografía particular, en contra de la dictadura en Brasil. Un par de décadas después, surgió un movimiento influenciado por los géneros del Metal y el Punk, de auge en los 80´s, en donde los nombres de las bandas se presentaban en fuentes que asimilaban la tipografía del alfabeto rúnico, usadas para escribir el lenguaje de los pueblos germanos, vigente en la antigüedad y parte de la edad media. Además, debido a sus características, esta tipografía se presta para facilitar plasmar en los muros elevados de la ciudad la marca característica del pixador.

Características del pixação

Una de las principales características es la aplicación de esta técnica en lugares poco convencionales, por ejemplo, pisos altos de edificios, techos o costados de las paredes externas del metro, vallas publicitarias a gran altura, etc. Y su ya mencionada caligrafía, en algunos casos ilegibles, y el revestimiento de las “firmas” en la mayor cantidad de muros posibles, en los lugares más inaccesibles.

Entre quienes practican la pixação, o también denominados pixadores, se encuentran personas generalmente de estratos bajos, de procedencia humilde, habitantes de sectores marginados de la ciudad. Algunos de ellos analfabetas, que, a pesar de carecer del proceso de identificación y compresión de los símbolos o códigos del lenguaje foral de su región (Portugués), identifican fácilmente el rastro y mensajes dejados por otros pixadores.

A esta actividad también se la caracteriza por su elevado riesgo, debido a que en el momento de pitar las fachadas de los edificios u otro inmueble, llega a escalarlo sin ningún tipo de protección, incluso el exterior de los vagones del metro de la ciudad, algunas veces en movimiento, haciendo de esta práctica altamente peligrosa a la hora de cumplir con su objetivo, alcanzar los lugares más difíciles. En un paneo general, el primer pensamiento que se me pasó por la cabeza viendo a estas personas pintando fue que la pixação es un remix etre el Free running o el Parkour y el Graffiti.

Pixo: Contexto, fundamento y problemática

el pixação, como se ha mencionado, se expandió en la ciudad como un elemento contestatario originado e la dictadura brasilera, como parte de la lucha sindical, y retomado por las comunidades marginadas de la ciudad de São Paulo, allegados al metal y al punk de auge en los años 80´s pintando firmas de los pixadores basadas en caracteres tipográficos similares a los que se encontraba en los nombres de bandas de rock de la época. Además de estos antecedentes, los motivos que dieron paso al uso de una tipografía tan particular, obedece a las condiciones en las que se lleva a cabo esta practica en el momento de dejar el “tag” o “pitada” del pixador.

Pixação-SP 04

La práctica del pixação sobresale entre la ciudad como un elemento de manifestación desde los grupos marginados de São Paulo, etiquetando la ciudad como una muestra de la existencia de un otro inconforme, que existe y comparte un mismo territorio.También algunos grupos de artistas buscan legitimar esta práctica como una forma de “atacar” la comercialización del arte por medio de la intervención a los patrones estéticos de la ciudad, esta última, quizás, como un patrón común entre los pixadores.

Algunas de las problemáticas que se generan dentro de esta práctica, además de ser considerada como acto vandálico por dañar propiedad privada, sea pintando las fachadas de los edificios o accediendo ilegalmente a las terrazas de los mismos, rompiendo candados, trepando por los muros, etc., es la polémica sobre si esta práctica se puede considerar como una manifestación artística o no. Uno de los eventos más llamativos, con respecto a esta discusión, fue la intervención realizada por unos 50 pixadores que irrumpieron en bloque en la Bienal Internacional de Arte de São Paulo en 2008, dejando a su paso firmas hechas con aerosol y mensajes criticando el arte contemporáneo. Este suceso trajo como consecuencia el arresto de algunos pixadores, de los cuales se destaca Caroline Pivetta da Mota de 23 años, quien estuvo presa por 50 días, además de las opiniones encontradas que este acto generó en la comunidad: Por un lado, la polémica sobre el acceso a la justicia por parte de los ciudadanos de las clases bajas, y por el otro la confrontación en el debate sobre la calidad de arte de la pixação, teniendo en cuenta su calidad estética y visual, como también su originalidad, siendo ésta una manifestación casi que única en el mundo; o un simple acto de vandalismo.

Pixo3

Pixação: Documentación efímera de una práctica, ¿o no?

La pixação se presenta como un entramado de etiquetas distribuidas por los muros de la ciudad. Al contar con un carácter tan inestable, mucha de la documentación al respecto queda en las fotografías y últimamente en libros en donde se compilan algunas de estas ilustraciones.

Estas ilustraciones aunque fugaces, debido a que los dueños de algunas fachadas de edificios optan por pintar los muros, eliminando así los trazos de pintura hechos por el pixador, se sabe que todavía es posible encontrar trazos de pixadores que datan de más de 20 años, seguramente en la punta de algún edificio u otro lugar de difícil acceso. Además, una de las prácticas que se ha desarrollado entre los pixadores es reunirse en fiestas organizadas por ellos mismos en donde, además de seguir las convenciones de una francachela, se intercambian pixos en hojas “coleccionables” a base de marcador, como

muestra de aprecio al trabajo de uno u otro pixador. Estos documentos son atesorados y se intercambian a manera de fichas de álbum entre los integrantes de los distintos grupos de pixadores.

pixação Ed.

 

– – –

– Las imágenes (1 y 3) fueron tomadas de la galería Flikr de CHOQUE. en: http://tinyurl.com/pd7xsp6

– La segunda imagen fue obtenida en el blog AVENIDA DE ESCÂNDALO de su entrada titulada: Arte como crime, crime como arte. en: http://renatasim.wordpress.com/tag/pixacao/

– El documental lo encontré en Netflix pero se encuentra también en: http://tinyurl.com/poejnm9 (Francés)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.