Probando el primer chaleco antibalas (Washington DC, 1923)

probando el primer chaleco antibalas
Probando el primer chaleco antibalas, vía Flickr por Recuerdos de Pandora

Sólo imagina ese momento. Te pones el chaleco. Nunca antes nadie ha probado si un chaleco antibalas funciona o no. Te paras frente a alguien que levanta su arma hacia tí. Te mira y tu esperas. Escuchas algunos comentarios alrededor sin entender qué dicen, porque tu mente va a mil y no puede concentrarse.

¿Deberías correr?  ¿Deberías arrepentirte? Igual algún día morirás. Piensas en los libros que nunca leíste y las mujeres que amaste. Serás la primera persona que sobrevive a las balas o alguien que murió estúpidamente probando algo que no funcionaba. Aprietas los dientes y esperas que funcione, por eso aceptaste estar ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.