Guten Tag, Ramón

Mucha gente nunca ha salido de su país, lo cual es una verdadera lástima. Montaigne decía que “viajar era otra forma de leer el mundo”. ¿Qué hay de aquellos que no sólo viajan fuera de su país, sino que llegan a lugares cuya cultura, lenguaje y costumbres son tan distintas al país de origen?

Me recordó bastante mi viaje a Suecia, donde conoces gente que posiblemente no tienen los mismos patrones culturales con los que tu creciste. ¿Cuántos de estos suecos habrán visto el Chavo del 8? me preguntaba. ¿Me verán como un visitante exótico o como un inmigrante indeseable?

“Guten Tag, Ramón” explora esta situación, en momentos de forma algo increíble, incluso para una película, pero no por eso deja de ser divertida. El choque cultural, los puntos en común a pesar de las fronteras y una mirada al lado cálido de los humanos son algunos de los ingredientes de esta película. Una muy interesante historia que no necesita de efectos visuales para sorprender.

¿Cuántas veces te animaste a salir sin un rumbo fijo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.