El efecto boomerang

El momento original de la violencia es el del colonialismo: la dominación y la explotación de los colonizados por parte de los colonizadores. El segundo momento, es decir, la respuesta de los colonizados a la violencia original, puede adquirir en el contexto colonial todo tipo de formas pervertidas. «El hombre colonizado manifestará primero la agresividad que le fue depositada en sus huesos contra su propia gente.» La violencia dentro de la población colonizada, a veces interpretada como los residuos de antiguos antagonismo a tribales o religiosos, es en realidad reflejo patológico de la violencia del colonialismo que con la mayor frecuencia sale a la superficie en la forma de supersticiones, mitos, danzas y desórdenes mentales. A Fanon no le parece conveniente que los colonizados rehúyan o ahoguen la violencia. El colonialismo, por su operación misma, perpetúa esta violencia que, si no se afronta directamente, continuará manifestándose en estas formas destructivas y patológicas. El único camino posible hacia la salud que puede recomendar el doctor Fanon es una contra violencia recíproca. Además, es la única senda hacia la liberación. El esclavo que nunca lucha por su libertad, que simplemente acepta lo que le autoriza el amo, continuará siendo siempre un esclavo.

Imperio. Michael Hardt y Antonio Negri. Paidos, 2005. Página 150.

Autor: David Ramírez-Ordóñez

Hola. Soy David. Docente, bloguero y bibliotecario digital. Desarrollo proyectos digitales desde el 2005. Más de mi en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.