Laboratorios ciudadanos

Esta publicación está dedicada a explorar algunas generalidades sobre un concepto reciente, generado a partir de las relaciones que se han potencializado entre distintas comunidades de personas, gracias al acceso y facilidad de conexión por medio de las nuevas tecnologías, no solo en entornos virtuales sino en espacios físicos. Los Laboratorios Ciudadanos.

También, quiero usar este espacio para responder a una pregunta del Museo Nacional de Colombia sobre un tema interesante que propuso en su cuenta de Twitter, a propósito del Dia Internacional de los Museos:

A la pregunta respondí “laboratorio ciudadano”…

¿Qué es un laboratorio ciudadano?

Para ampliar mi respuesta me remití a tres fuentes principales, en donde existe una propuesta abierta y directa sobre la intención de actuar bajo esta figura, con una actividad constante, desde 2007 hasta la actualidad. Estos sitios son: el MediaLab-Prado, Innovación Ciudadana y el Colaboratorio del Parque Explora.

En un análisis rápido, se pueden identificar los siguientes tres tópicos que tienen en común estas entidades y que las define como: un espacio abierto a la ciudadanía que cuenta con herramientas y espacios dispuestos para generar trabajo colaborativo destinado a la Investigación (2/3), la Producción/creación (2/3), la Difusión (3/3), la Experimentación (2/3) y el Apoyo de iniciativas ciudadanas o de Proyectos culturales (2/3) desde distintos campos del conocimiento.

¿ En qué consiste?

Continuando con la definición anterior, un laboratorio ciudadanos consiste en la apertura de un lugar de encuentro  que acoge y replica los conocimientos y experiencias de distintas personas, y que tiene la capacidad de generar y potenciar un intercambio de saberes, discursos y conocimientos sobre un tema específico, desde distintos puntos de vista. Por ejemplo los Paisajes Culturales, para luego documentarlo y compartirlo. O como se lee en el sitio web del Colaboratorio: “es un lugar para parchar”, discutir y desarrollar proyectos en conjunto sobre un tema de interés para una comunidad.

Para contextualizar un poco este texto a lo que el Museo Nacional de Colombia podría generar, abriendo un espacio como el laboratorio ciudadano, podríamos mencionar:

  1. Abrir datos y la información sobre sus colecciones para la investigación del patrimonio nacional.
  2. Establecer puntos de encuentro, una plataforma de participación, para personas con distintos conocimientos y diferentes grados de especialización, en torno a semilleros, observatorios y talleres, en donde se pueda capitalizar la capacidad de innovación abierta de la ciudadanía sobre temas relacionados con las áreas de interés de los Museos.
  3. Generar apropiación del patrimonio cultural que se administra desde los Museos.
  4. Crear puentes entre la institucionalidad y la ciudadanía

Comentario final

Estos temas, aunque parezcan muy recientes, en esencia se componen por un marco misional que ya existe en instituciones como los Museos. Y así pueda ser complicado abrir estos espacios en países como el nuestro, teniendo en cuenta las limitaciones de recursos y demás, considero que más allá del problema obvio, no hace falta otra cosa que voluntad para impulsar una iniciativa de este tipo.

PD: La sala alterna del Museo Nacional de Colombia es un espacio muy llamativo para las actividades de un laboratorio ciudadano 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.