Día 7: Biblioteca y fonoteca de la Casa de Poesía Silva #30dias30bibliotecas

Biblioteca y fonoteca de la Casa de Poesía Silva

Esta publicación hace parte del reto 30 días, 30 bibliotecas. Fui a visitarla para cubrirme de la lluvia. Había estado antes en el auditorio, pero no conocía toda la Casa de Poesía. Iba a aprovechar esta ocasión para darme una vuelta sin afanes.

La ubicación

Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSSExportar como ARML para el navegador de realidad aumentada de Wikitude
Biblioteca de la Casa de Poesía Silva

cargando mapa - por favor, espere...

Biblioteca de la Casa de Poesía Silva 4.598725, -74.070575 [caption id=\"attachment_7798\" align=\"aligncenter\" width=\"150\"] Biblioteca y fonoteca de la Casa de Poesía Silva[/caption]Día 7: Biblioteca y fonoteca de la Casa de Poesía Silva #30dias30bibliotecasBogotá, Colombia (Indicaciones)

La visita

Llegué mientras una persona estaba contándoles a otros la historia de la casa. José Asunción Silva le pidió a un médico que le marcara exactamente la ubicación del corazón, para luego darse un disparo en el pecho. “José Asunción Silva es el del billete de $5.000” aclaró.

En la historia, contaron sobre las degradaciones que se hicieron al cadáver del poeta, al suicidarse en una sociedad ultra católica. Mencionó que le pusieron cal en su rostro, para desfigurarlo y que por eso la escultura del patio de la Casa, donde el rostro se ve desfigurado.

Busto en el patio de la Casa de Poesía Silva
Busto en el patio de la Casa de Poesía Silva

Habían algunas fotografías de Elvira, la hermana de José Asunción Silva. Un grupo de extranjeros llegaron y una guía es contaba la historia de la casa en inglés.

Esta es una casa típica colombiana. José Asunción Silva se suicidó por una pena de amor, ¿adivinen por quien? ¡Por su hermana!

Un “¡Woooow!” muy pronunciado se escuchó entre los visitantes extranjeros.

Luego pasé por la Fonoteca HJCK. Allí escuché poesía de Raúl Gómez Jattin de su propia voz. Fue una experiencia que nunca antes había tenido. El sitio resulta bastante agradable y podía verse a varias personas que venían tímidamente a saber cómo funcionaba la fonoteca. Conmigo la bibliotecaria fue muy amable, pero escuché un comentario de alguien que se quejaba porque no conocía el servicio y se sintió regañada. “¿Así cómo esperan que la gente consulte la biblioteca?” decía mientras refunfuñaba.

Me gustaba de la poesía de Jattin que rememoraba algunas de sus rumbas. Se reía y hacía reír al público. Era una poesía vibrante lo que escuchaba.

Luego fui a la librería a comprar algunas cosas de recuerdo. Compré una postal de Elvira, para tenerla entre las fotografías que colecciono en mi casa.

Un poco de contexto

La casa iba a ser convertida en un parqueadero. Fue recuperada y en 1995 fue declarada monumento nacional. Aquí está su sitio web y puede verse allí también el catálogo de la biblioteca. En la Biblioteca Nacional de Colombia, en la Biblioteca Básica de Cultura Colombiana puede conseguirse De sobremesa, para descargar en ePub o en PDF por si quieres imprimirlo. En la versión HTML puede leerse en línea y comentarse.

El catálogo de la biblioteca usa Isis. Tanto el catálogo como el computador de la casa se me hicieron piezas únicas, por lo viejas que son. No pensé que fuera a ver en vida un catálogo en Isis, pero estuvo muy bien encontrarlo. Pensaba igual que en otras instituciones ni siquiera hay un catálogo

Computador con el catálogo de la Biblioteca de la Casa de Poesía Silva
Computador con el catálogo de la Biblioteca de la Casa de Poesía Silva

Alguien me dijo que la biblioteca estaba descuidada, que había tenido mejores años. Por mi parte era la primera vez que la visitaba a fondo y me pareció muy bien, pero es verdad que siempre tienes la oportundad de estar mejor. A mi me pareció uno de los sitios más agradables de los que he visitado en este reto. Además me recordó lo que Martha Nussbaum decía sobre la educación artística. Nos estamos tecnificando al punto que estamos perdiendo la educación en humanidades. Esta biblioteca es un excelente sitio para conectarse con ese aspecto de la vida.

Los alrededores de la biblioteca

La biblioteca se encuentra en La Candelaria, la zona colonial de Bogotá. Es un atractivo turístico de Bogotá y hay de todo alrededor: Cafés, restaurantes y varias universidades. Es un sitio que particularmente me parece muy agradable.

Las fotos

Autor: David Ramírez-Ordóñez

Hola. Soy David. Docente, bloguero y bibliotecario digital. Desarrollo proyectos digitales desde el 2005. Más de mi en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.