IFLA hace un llamado a la reforma del derecho de autor para apoyar a las bibliotecas

Luego de la recepción de comentarios por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a la propuesta de actualización de la ley de derecho de autor, IFLA hace un llamado a la reforma del derecho de autor para apoyar a las bibliotecas en Colombia. Aquí la traducción de la carta que la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) le hizo llegar a la honorable Ministra, María Claudia Lacouture en 2016:

Estimada Ministra.

Le escribo en nombre de Donna Scheeder, la Presidenta de IFLA, la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas. Somos una organización global con integrantes en 140 países del mundo, representando cientos de miles de bibliotecas y asociaciones de bibliotecas alrededor del mundo. Trabajamos para ayudar a los bibliotecarios a prestar los mejores servicios a sus usuarios, y promover reformas que le dan a las bibliotecas leyes y recursos necesarios para hacer sus trabajos.

Soy consciente de que Colombia está considerando un ambiciosa reforma a la ley de derecho de autor. Como usted sabe, las excepciones y limitaciones al derecho de autor permiten a las bibliotecas jugar un rol esencial de balance, garantizando que se atribuyan remuneraciones a los titulares del derecho de autor, pero también garantizando acceso a igualitario al conocimiento que permita el aprendizaje, la innovación y creatividad para el futuro.

Con acceso al conocimiento reconocemos que para todos los gobiernos es esencial lograr las Metas de Desarrollo Sostenible, donde el rol de las bibliotecas de hecho nunca ha sido más crucial. En las comunidades alrededor del mundo, ellas son los principales canales para entregar información confiable a todas las personas, incluyendo agricultores, trabajadores de la salud y profesores. Las excepciones al derecho de autor para bibliotecas les permiten cumplir su promesa de apoyar a los gobiernos a atender a estas metas.

No se puede negar que las tecnologías digitales están redefiniendo cómo las personas acceden al conocimiento, las expectativas de los ciudadanos están desarrollándose rápidamente. Y al mismo tiempo, los titulares del derecho de autor tienen más que nunca grandes oportunidades para restringir el acceso a material protegido por derecho de autor a través de contratos de licencias o medidas de protección tecnológicas. Estas evitan que las bibliotecas satisfagan las necesidades de sus usuarios. Corremos el riesgo de ver una desconexión entre los derechos de los titulares y los lectores, socavando el balance y la legitimidad del sistema de derecho de autor. Las reformas al derecho de autor deben apuntar a evitar ambas situaciones, y promover crecimiento, equidad y bienestar para todos.

Nosotros le damos la bienvenida a su propuesta inicial de proveer excepciones y limitaciones al derecho de autor para bibliotecas. Tanto IFLA como la comunidad bibliotecaria colombiana están atentos a compartir su propia experiencia y sugerencias en los cambios legislativos que podrían desarrollar todo el potencial de los bibliotecarios en la era digital.

IFLA ofrece los siguientes comentarios para su consideración:

La propuesta de eliminar las excepciones de reproducción son causa de preocupación. La reproducción, incluyendo formatos digitales, es una parte crucial del servicio que ofrecen las bibliotecas a sus usuarios, jugando un rol importante en dar acceso en primer lugar, facilitando actividades como minería de texto y de datos. Remover las provisiones que han sido centrales en el trabajo de los bibliotecas sólo nos llevará a frustración de los bibliotecarios y sus usuarios.

Similarmente, queremos recomendar la inclusión de medidas claras para permitir la limitación de medidas de protección tecnológicas que no permiten que las bibliotecas y sus usuarios puedan hacer uso de sus derechos legales, no sólo para la toma de decisiones de compra, sino también preservación y uso.

También recomendamos acciones sobre obras huérfanas. Ellas constituyen una extensa parte de las colecciones de muchas bibliotecas, pero sin una claridad legal ofrecida por una excepción, corremos el riesgo de que estas obras queden encerradas por años sin beneficiar a nadie.

Es también importante reconocer el potencial de lo digital para permitir a los usuarios de las bibliotecas el acceso a recursos remotamente, no sólo in situ. Al mismo tiempo que la Unión Europea (UE) está mirando la forma para actualizar sus excepciones a terminales dedicadas, estaríamos felices de compartir información sobre cómo permitir el acceso a distancia, mediante redes cerradas, que podrían permitir mejor servicio a sus usuarios.

Esta reforma también puede ser una buena oportunidad para ratificar el Tratado de Marrakech, que no ha entrado en implementación, y extiende sus beneficios a personas con todas las formas de discapacidad. Sería importante resistir a cualquier forma de presión para  incluir nuevas barreras al acceso como parte de este proceso, especialmente a través de disposiciones que obliguen a la retribución complementaria a los titulares de los derechos de las obras, revisiones sobre la oferta comercial de la obra antes de hacer y compartir copias y requerimientos innecesarios de registros o retribuciones  onerosas.

En la ratificación, usted le dará a los colombianos con impedimentos visuales y otras discapacidades acceso a la abundancia de libros accesibles, así como hacer parte del movimiento hacia la aplicación del Tratado de Marrakech – donde once de los países de América Latina ya lo han hecho.

Para alcanzar los estándares internacionales de mejores prácticas, hacemos un llamado por las excepciones para preservar obras digitales, obras huérfanas, usos transfronterizos, traducciones y limitaciones para bibliotecarios.

A nivel internacional, las bibliotecas propenden por un régimen de ley de copyright balanceada, que mejore el bienestar de todos alrededor del mundo. Cada vez hay más aceptación de esta perspectiva. La Unión Europea está empezando a promover excepciones obligatorias para sus integrantes, así como el texto del Tratado Transpacífico ha incorporado principios de uso justo (fair use).

Colombia, así como otros integrantes de la OMPI, hace parte del debate para alcanzar avances globales en excepciones y limitaciones para bibliotecas, archivos y museos. En paralelo con sus reformas nacionales, apreciamos su apoyo en este foro.

En este momento tan importante, donde Colombia está mirando hacia el futuro, a pesar de los retos, una ley que le da a las bibliotecas la oportunidad de desarrollar su potencial es una inversión en el crecimiento, equidad y bienestar. Como se ha demostrado en investigaciones alrededor del mundo, las bibliotecas ofrecen un retorno a sus inversiones de manera significativa y pueden aportar a alcanzar todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Espero que esta reforma le ayude a sus bibliotecas a alcanzar esto. Estaremos listos para ofrecer cualquier información, evidencia o soporte para este fin.

Atentamente,

Eve Woodberry

Chair, Comité de Copyright y Otros Asuntos Legales

Con copia a la Oficina de Asuntos Legales Internacionales del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo

Con copia a la Dirección Nacional de Derecho de Autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.