Día 14: Biblioteca Metropolitana de Columbus, Ohio #30dias30bibliotecas

Esta publicación hace parte del reto 30 días, 30 bibliotecas.

La ubicación

Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSSExportar como ARML para el navegador de realidad aumentada de Wikitude
Columbus Metropolitan Library

cargando mapa - por favor, espere...

Columbus Metropolitan Library 39.961219, -82.989508 [caption id=\"attachment_8011\" align=\"aligncenter\" width=\"2592\"] Biblioteca Metropolitana de Columbus, Ohio[/caption]Día 14: Columbus Metropolitan LibraryColumbus Metropolitan Library, South Grant Avenue, Columbus, Ohio, Estados Unidos (Indicaciones)

La visita

En el marco del Congreso Mundial de IFLA de 2016, tuvimos la oportunidad de visitar la Biblioteca Metropolitana de Columbus, en Ohio (Estados Unidos). Una biblioteca enorme, llena de luz y mucho espacio para pasar el tiempo.  Creo que lo que más me gustó de la biblioteca fue la inscripción de la entrada:

"Open to all" (Abierta a todos): Biblioteca Metropolitana de Columbus, Ohio
“Open to all” (Abierta a todos): Biblioteca Metropolitana de Columbus, Ohio

¿Cuál es el espíritu que impulsa a la creación y el sustento de una biblioteca? ¿Ser bibliotecario es sólo algo que se hace para ganar el dinero para sobrevivir o debe haber algo más detrás de esta profesión?

Vint Cerf dice que el espíritu que animó a la creación de las bibliotecas, debe ser el mismo espíritu que anime Internet. ¿De qué espíritu habla Vint Cerf?

En ello por el dinero

Empieza a ser bastante recurrente conversar con varias personas que dicen que la labor bibliotecaria va a morir. Que va a morir porque nadie tiene pasión por su trabajo, sino porque sólo interesa ganar dinero. Que no hay ética profesional, que sólo hay interés cuando sentimos que otros pueden tomar nuestros cargos. Ha de ser que Martha Nussbaum estaba en lo cierto cuando escribió “Sin fines de lucro“.

Me dio mucha curiosidad este post titulado “A la opinión pública“, donde se responde a una bibliotecaria argentina que estuvo haciendo fuertes críticas a un post publicado en ese sitio web, plagiado por la autora. Al revisar un poco en detalle la situación, parece ser que el post “Podcast un buen recurso para usar en las Bibliotecas” había sido plagiado y luego de las críticas, se añadió una nota que decía:

Fé de erratas: El presente post ha sido elaborado con información tomada de:

Red infod | podcast: Archivos de audio en internet red infod | recursos. Recuperado de: http://red.infd.edu.ar/articulos/podcast-archivos-de-audio-en-internet/

Puede ser que me equivoque, pero si nuestra profesión se dice experta en citas, referencias y demás; el que se haya olvidado la referencia y de hecho que el post original sea muy parecido (si no igual, en el momento de su publicación) no da cuenta de un olvido circunstancial, sino de una falla infraestructural en nuestra profesión.

Por favor no me malinterpreten. No pretendo hacer señalamientos a las personas involucradas y espero que esto se haya solucionado de la mejor manera posible. Sin embargo apelo al sentimiento que puede estarse filtrando entre nosotros: El de hacer las cosas sin rigurosidad. Puede ser el mismo sentimiento que se siente cuando como profesor entras a una clase y a nadie le interesa los temas que presentas, sino el número que queda al final de la nota. No interesan los modales y da igual si alguien se queja por plagio o no.

Anteriormente descubrí un post perdido. Curiosamente no encuentro comentarios en los posts aquí mencionados de la bibliotecaria que se quejaba de la falta de rigurosidad en la redacción y edición de la publicación. Si en la respuesta el principal argumento es que es un trabajo Ad Honorem,  esto implicaría que lo que se hace gratis es de mala calidad. O que lo que se hace sin que el dinero esté de por medio no debe esperarse que sea bueno o no merece el mismo tiempo que algo que si es pago. En otras palabras: lo público no vale, no es de nadie.

Yo en cambio propongo que entendamos lo público como lo que es de todos. Esto implica un compromiso adicional y una cercanía por los bienes comunes. Al fin y al cabo sólo somos pequeñas partículas en ese pálido punto azul.

¿Cuál es el espíritu de las bibliotecas?

¿Cuál es ese espíritu del que habla Vint Cerf? que por cierto no es bibliotecario, pero parece ver algo que nosotros no. ¿El que no tengamos debates profesionales es causa o es efecto de esta falla infraestructural? ¿Seguimos pensando que es un simple descuido?

Alguna vez en mi vida estuve revisando la correspondencia de don Daniel Samper Ortega y eso me animó a crear su artículo en Wikipedia. En sus cartas encontraba las comunicaciones que realizaba a los alcaldes de los diferentes municipios de Colombia, a donde enviaba la “biblioteca aldeana” por tren y pedía algo muy sencillo: Que se le entregaran esos libros (sobre literatura y oficios) a la persona más culta de su pueblo. Bien podría ser el profesor más culto o bien la persona más instruida, para que se convirtiera en el bibliotecario e inaugurara la biblioteca pública en su municipio.

¿Qué significa ese “abierto a todos”? ¿Significa que sólo se debaten las ideas acordes a las mías? He pensado mucho en personas muy importantes en mi vida y muy cercanas a mi. Una de ellas vivió ocho años encerrada por sentir y pensar diferente. ¿Acaso es el confinamiento lo que merecen “los  otros”, los que “no son como yo”? Creo que justo esos 8 años de encierro reflejan lo diametralmente opuesto al espíritu bibliotecario. Creo que esas microcensuras nos llevan a callejones sin salidas y creo que esas microcensuras pueden aparecer en todos lados. Desde un concurso de relatos hasta información que muta en Internet para “acomodarse” a la verdad que más convenga.

Creo que la Biblioteca Metropolitana es grande. Pero no es grande porque su edificio sea gigante. Es grande porque el espíritu de la biblioteca, ese “abierto a todos” debe estar presente en las personas que la visitan. Y sobre todo en las personas guardianas, ya no de la información, sino del espíritu de las bibliotecas. No dejo de preguntarme ¿por qué estudié ciencia de la información? Con el tiempo he tratado de mejorar la respuesta. Ahora creo que es para aportar a la construcción de ciudadanía desde el pensamiento crítico. El dinero ya vendrá, si eres realmente bueno en lo que haces. De hecho se me hace vulgar y hasta un poco de mal gusto pensar que ser bibliotecario es una forma de hacer dinero. No digo que no sea posible, pero si que hubiera sido preferible hacer algo más relacionado con las finanzas ¿no?

¿Cuál crees tu que es el espíritu de las bibliotecas?

Fotos

7 opiniones en “Día 14: Biblioteca Metropolitana de Columbus, Ohio #30dias30bibliotecas”

  1. Nos hace falta ser “humanistas” y eso significa extasiarnos con el mundo de los libros, hemos convertido las bibliotecas en “estadísticas” y “mercadeo”, pero aún no me queda claro ni para qué usan las estadísticas ni el mercadeo, porque no saben cuál es la filosofía de esas disciplinas.
    Estamos dirigidos por personas que no muestran ese amor por el patrimonio, las bibliotecas también forman parte del patrimonio y además olvidan por qué se crearon y cuál era el objeto de las mismas. Así, olvidamos muy pronto nuestro origen.

    1. Hola CCCCCCCCc.

      Justo el ser humanistas es la propuesta de Martha Nussbaum en “Sin fines de lucro”.

      Muy buen punto el de las estadísticas. He notado que muchos colegas pasan buena parte de su tiempo en eso y también me preguntaba si se le estaba dando el mejor uso a tantos datos.

      Lo del mercadeo… creo que es delicado sobre todo en espacios como lo público y (no lo había pensado) en cuanto a patrimonio.

      ¡Gracias por tus aportes!

  2. Fomentar el libre pensamiento, libre elección, para las personas y al servicio de los pueblos. La misión es proveer acceso a la información política, económica, en educación,en salud, en agricultura, para logra mayores niveles de democracia y bienestar personal y social, y respetuosa con el medio ambiente, con el fin ultimo de habilitar con información pertinente para el logro de una vida sostenible y con sentido.

      1. El disfrute del ocio. Ser ocioso actualmente es sinónimo de vago, perezoso porque el sistema condenó a quien no tiene un rendimiento económicamente productivo. Mucho no han entendido que un buen tiempo de ociosidad nos librera para ser más creativos, más activos, más rebeldes… Y ahí es cuando se construye y crecemos en colectivo 😉

        1. Que terrible sería que todo se midiera por cantidad de ingresos. De hecho que terrible que todo se mida. Si como dijeron antes, todo se mide ¿no debería haber espacios también para lo cualitativo? Como comentarios de la gente y cosas así… se
          me ocurre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.