Hice algunas visualizaciones de datos para poder entender el nivel de participación de Latinoamérica en las diferentes secciones de la Federación Mundial de Asociaciones Bibliotecarias (IFLA) y nuestro poder de decisión sobre asuntos bibliotecarios en el mundo. Una muestra de nuestra completa ausencia en temas donde podríamos estar liderando el desarrollo global bibliotecario e insumos para los cambios que se harán en 2019.

Las visualizaciones de datos

Esta publicación se basa en una muy interesante conversación que tuve con Silvia Lacorazza, presidenta de la Asociación de Bibliotecarios Graduados de la República Argentina – ABGRA en Buenos Aires. Ella me preguntaba en qué sección de IFLA le recomendaría participar y mi respuesta automática fue «En cualquiera, excepto en LAC», la sección de Latinoamérica, porque tenemos descuidado el resto. Respondí esto porque notaba un sesgo a participar en esta región, pero aquí refuerzo mi respuesta con datos.

Divisiones de IFLA, total de participantes en sus comités y total de latinoamericanos en dichos comités
Divisiones de IFLA, total de participantes en sus comités y total de latinoamericanos en dichos comités

En esta visualización pueden verse las 5 divisiones de IFLA, la Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias e Instituciones; en el anillo central, luego las diferentes secciones que conforman dichas secciones y a continuación la cantidad total de personas en sus comités permanentes y finalmente en el anillo exterior, la cantidad de representantes latinoamericanos en cada comité.

Por ejemplo el segundo ítem de Tipos de bibliotecas (Library Types) que está en rojo son Bibliotecas de Arte (Art Libraries). Dicho comité está conformado por 14 personas y de esas 14, una es latinoamericana, en su comité permanente la secretaria, doña Isabel Cristina Ayres da Silva Maringelli es de Brasil.

En el comité permanente de Bibliotecas de arte una persona es de latinoamérica, específicamente de Brasil.
En el comité permanente de Bibliotecas de arte una persona es de Latinoamérica, específicamente de Brasil.

Visibilizando las ausencias de participación

Las secciones de la Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias e Instituciones - IFLA y la cantidad de representantes latinoamericanos en sus comités permanentes a inicios de 2019
Las secciones de la Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias e Instituciones – IFLA y la cantidad de representantes latinoamericanos en sus comités permanentes a inicios de 2019

En la anterior visualización se encuentran las diferentes secciones de IFLA, el número total de participantes en los comités permanentes (en rojo) y el número de latinoamericanos (en verde). Si un gráfico tiene la mitad del área en verde y la mitad del área en rojo quiere decir que la totalidad de participantes de dicha sección provienen de Latinoamérica.

Silvia Lacorazza me preguntó en qué sección de IFLA le recomendaría participar y mi respuesta automática fue «En cualquiera, excepto en LAC», la sección de Latinoamérica, porque tenemos descuidado el resto.

Hay ausencias poco relevantes, por ejemplo en el comité de África, ya que es de esperar que no muchos Latinoamericanos quieran estar representados en esta región, mientras que hay otras secciones que deberían estar bastante concurridas, pero en algunos casos no hay ni un solo participante. Por ejemplo en Educación (Education and training), Gestión del conocimiento (Kniwledge management), Bibliotecas académicas y de investigación (Academic and research libraries), Competencias informacionales (Information Literacy, la tan famosa «ALFIN») y ni qué decir de Asuntos indígenas (Indigenous matters) o Audiovisual y multimedia (Audiovisual and multimedia), donde si tenemos tradiciones orales tan ricas, nuestra participación en dichas secciones debería ser dominante.

Un momento de cambio

[Los latinos] tendemos a participar únicamente en nuestra región (División V) en la Sección de Latinoamérica, dejando completamente abandonada la gran mayoría de las 43 secciones restantes.

Durante 2019 acaba un ciclo y empieza uno nuevo para las diferentes secciones, que están atravesando un momento de transición porque a finales de 2018 e inicios de 2019 se realizaron las nominaciones de las personas que participarán en estos comités de 2019 a 2023. Una buena noticia para el sector bibliotecario es que algunos comités recibieron más solicitudes que puestos disponibles, lo que significa que hay un buen número de participantes y no hay vacantes que no se pueden suplir por falta de candidatos a ocupar dichos cargos.

Falta ver cómo nos va a los latinos en estos espacios, ya que tendemos a participar únicamente en nuestra región (División V) en la Sección de Latinoamérica, dejando completamente abandonada la gran mayoría de las 43 secciones restantes.

tendemos a participar únicamente en nuestra región (División V) en la Sección de Latinoamérica, dejando completamente abandonada la gran mayoría de las 43 secciones restantes.
tendemos a participar únicamente en nuestra región (División V) en la Sección de Latinoamérica, dejando completamente abandonada la gran mayoría de las 43 secciones restantes.

La metodología

Realicé esta hoja de cálculo con los datos disponibles el 15 de febrero de 2019. Hay que tener en cuenta que en el comité pueden haber más participantes, pero que no han autorizado la publicación de sus datos, pero este número no es bastante elevado.

Sólamente tuve en cuenta a los participantes en los Comités Permanentes (Standing Committee), ya que los corresponsales (Corresponding Members) tienen voz, pero no voto. Como el objetivo es medir cuánto poder de decisión tenemos los latinoamericanos en este espacio, su participación no cuenta.

Por otro lado medí la participación de Latinoamérica y no de Iberoamérica. Hay una buena participación de España en los diferentes comités y bastante cercanía por los idiomas compartidos (castellano y portugués), pero me enfoqué en los latinos porque como aparecía en esta otra visualización, los países de Europa y Norteamérica tienen mucha más participación en este tipo de eventos, como el Congreso de IFLA.

Me pregunto ¿qué necesitamos para empezar a tomar el control de nuestro futuro?

Haz tu propia visualización

Puedes replicar este experimento, sólo debes descargarte este dataset de nuestra wiki o del ethercalc y cargarlo en RAW para hacer la visualización. Nosotros usamos RAW localmente 🙂

Publicado por David Ramírez-Ordóñez

Hola. Soy David. Docente, bloguero y bibliotecario digital. Desarrollo proyectos digitales desde el 2005. Más de mi en este enlace.

Únete a la conversación

10 comentarios

    1. Hi Claudia!

      I am super glad to read you here 🙂

      Yes, it’s very interesting because I believe in Latinamerica we can do a lot more, but maybe we just need coordination and communication to start changing things that probably can be an example for many librarians around the world, or we already solved problems that others are struggling with, but we are not sharing our knowledge and that is a shame and probably is just a mindset. I was thinking in Africa while I was writing this post…

      Let’s see what happens this year.

      Best regards.

    1. ¡Hola Liliana!

      Efectivamente hay muchas variables, pero de hecho se pueden tomar decisiones conjuntamente, para que optimicemos nuestros recursos y encontremos alternativas para hacer frente a lo que mencionas.

      He estado pensando mucho en uno de ellos, el idioma. En Latinoamérica nos quejamos porque no es nuestra lengua nativa, pero me interesa el caso de la Unión Europea: de más de 20 países, sólo el Reino Unido es hablante nativo de inglés, sin embargo todos los demás países usan esta lengua como lengua franca, un marco común.

      Algo deberíamos aprender de esto.

      ¡Un abrazo! Y chévere que pensemos en alternativas comunes desde nuestros lugares.

  1. Súper, el trabajo que estas realizando. Coincido con la opinión de Liliana, en cuánto costos y lengua, pero como yo existen ganas de exploración.

    1. ¡Hola Liliana!

      Gracias por tus generosas palabras.

      Creo que deberíamos pensar en un sistema de colaboración y comunicación, para quien si pueda participar represente no sólo a su país e institución, sino que pueda darle voz a todos los demás que por estos motivos no pueden estar.

      Propongo estar pendiente de los nuevos representantes para contactarlos y empezar a armar esa red.

      ¿Alguna otra idea?

      Un fuerte abrazo.

  2. Realmente un aporte muy valioso para la región. En mi posición, muchas veces veo la imposibilidad de participar, no ya por cuestiones económicas sobre las cuales podría llegar a solicitar apoyos, o idiomáticas (coincido con tu comentario sobre lengua franca), sino más bien con la posición que ocupa mi propia vida personal como profesional, mamá y mujer. Muchas veces (el %99) veo la imposibilidad de asistir presencialmente a cientos de actividades, no solo IFLA. Puede resultar largo para conversar, pero lo interesante del asunto es la libertad y la independencia que brinda internet como herramienta de empoderamiento en estas situaciones. Desde 2017 soy corresponsal en LPD de IFLA, fue la candidatura por la que opté al no poder realizar viajes, pero la experiencia hasta el momento gracias a un gran grupo de personas, sumado a las posibilidades infinitas que brinda internet en esta situación, me dieron una de las mejores experiencias profesionales que pudiera tener, y el sentir que puedo hacer parte de IFLA desde mi región. Creo que es importante para quienes no puedan asumir costos, pensar en las alternativas que IFLA nos brinda para poder participar, dejar los temores idiomáticos y animarnos.
    Abrazos y gracias por este gran post!

    1. Hola Virginia.

      Gracias por compartir tu experiencia en la sección de Libraries serving people with Print Disabilities (LPD). Algo que se me ocurre luego de leer tu comentario es pensar en un sistema de documentación colaborativa y abierta, que de hecho hemos probado en otros espacios:

      1- Promoviendo el streaming de reuniones, para que quienes no puedan asistir físicamente usen internet para participar y estar de manera síncrona.

      2- Usando documentos colaborativos como pads, wikis o documentos en Google Drive para realizar las memorias, actas o notas de las reuniones, que sirvan de apoyo a los “Minutes of meetings” (actas) de las secciones; para la participación asíncrona.

      3- Comunicando los eventos, invitando y compartiendo estos enlaces por listas de correos (Como la de IFLA LAC, los sitios web de las asociaciones bibliotecarias nacionales, etc.), para saber qué está pasando, quienes nos representan y dónde podemos encontrar más información.

      ¿Tiene sentido esta propuesta? ¿Cómo podría mejorarse?

      ¡Un abrazo!

    1. Hola Leonardo.

      Gracias por estas palabras. Es cierto, el reto parece ser crear estrategias conjuntas, lo que implica estar en comunicación constante. Me pregunto ¿qué canal o espacio será el más útil para eso?

      Un abrazo.

Deja un comentario

Responder a liliana plate Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.