Archivos de la categoría Ciencia de la información

Publicaciones sobre Ciencia de la Información y Bibliotecología.

La teoría de la pareja celosa y la transparencia radical de @Medejean

Hace tiempo que comenté la entrada Reflexión desde la Biblioteca en el día de la lucha contra el espionaje masivo: #TheDayWeFightBack de un gran colega, Santiago Villegas-Ceballos. No dejo de tener un sinsabor al leerlo, sobre todo porque en diversos espacios llegamos a este mismo punto de discusión, donde él defiende la “transparencia radical”. Creo que disiento de su argumento de usar la transparencia radical que va en la misma línea de “el que nada debe, nada teme”.

En su publicación, Santiago parte del hecho de que 1) defendemos la privacidad por costumbre, porque así nos educaron. Propone que realmente es una costumbre que deberíamos revaluar porque 2) las construcciones colaborativas que se dan en Internet muestran los grandes beneficios que trae la apertura.

Revisaré estas dos propuestas, porque creo que aquí esta el motivo de mi malestar.

Defender la privacidad por costumbre

Como lo decía Michael Foucault: “La visibilidad es una trampa”:

El dispositivo panóptico dispone de unidades espaciales que permiten ver sin cesar y reconocer inmediatamente (…) La luz plena y la mirada de un vigilante captan mejor que la sombra, que en último término protegía. La visibilidad es una trampa. Michel Foucault

Por el cambio de dinámicas que ha planteado Internet me he propuesto revisar muchos aspectos de mi vida y el de la privacidad no ha sido la excepción. Resulta cuando menos ingenuo pensar que nadie puede aprovechar los datos que visibilizas. Imagina que no es todo el tiempo, somos humanos y podemos sentir celos, envidia, ira o cualquier otro sentimiento que nos lleve a obrar mal. No estamos exentos a que otros usen nuestra información para abochornarnos. Puede ser tan simple como una multa de tráfico, una foto embarazosa o un comentario fuera de contexto. Pueden jugarse bromas pesadas o hacerse cosas pensando que no te afectará mucho, pero con el tiempo pueden usarse en contra tuya. No me gustaría dejar abierta esa opción.

Cypherpunks de Julian Assange
Cypherpunks de Julian Assange

Recuerdo que leyendo Cypherpunks de Julian Assange encontré el por qué las bibliotecas trabajan en pro de la privacidad de las personas: La conversación entre Assange, Zimmermann, Applebaum y Müller-Maguhn revela cómo el gobierno puede acceder a la información que un ciudadano consulta a través de su biblioteca pública para conocer sobre sus intereses. Este es el motivo por el que las bibliotecas consideran poco ético el compartir esta información y en Estados Unidos o Europa han liderado campañas que buscan cuidar la privacidad de sus usuarios. Imagino que este fenómeno no ha sido muy acogido en las bibliotecas colombianas porque no somos un país que lea mucho en bibliotecas públicas.

Por otro lado para rastrear la información que consultamos no tienes que ir al historial de préstamos de las bibliotecas públicas, sino que acceder al historial de consultas de sitios web puede dar una aproximación bastante precisa de los intereses que alguien tenga.

Bien sea en Internet o en el historial de consultas en mi biblioteca, prefiero que esta información sea confidencial. El sentirme vigilado modifica mi comportamiento y la auto censura resulta ser el método más eficaz de control. Si no mira el historial de tus búsquedas en Google a ver cómo te sientes.

El trabajo colaborativo andando en tu contra

Aprovechemos el trabajo colaborativo en contra: Imagina que piensas hacer una pequeña broma a alguien por Internet. Resulta que no eres el único que lo hace y miles de personas hacen “pequeñas bromas” a un único individuo o a un grupo reducido de personas. ¿No sería esto perjudicial? Por ejemplo en Twitter se burlan de un nombre, pero ¿Y que tal si publicas fotos íntimas con tu pareja y terminan en Internet? ¿Cómo defiendes la transparencia radical?

Imagino que un argumento puede ser no tener nombres feos, o no compartir imágenes inapropiadas pero ¿Acaso no tenemos derecho a tener nombres que no les gusten a otros? El tener zonas íntimas en Internet es algo que defiendo y no porque sea costumbre, porque sea la moral o porque así me educaron. Lo defiendo porque puedo evitarme muchos problemas.

La teoría de la pareja celosa

Para medir qué tanto controlo la privacidad de los sitios web que uso tengo una teoría que bauticé “la teoría de la pareja celosa” y así funciona: Imagina que abres una cuenta en un sitio web, donde puedes almacenar o publicar información tuya. Imagina que tienes una pareja extremadamente celosa que además tiene acceso a tus cuentas en Internet. Si hicieras algo que quisieras que tu pareja celosa no se enterara ¿podrías borrar la información de dicho sitio web? La cosa es que ni siquiera tienes que estar haciendo algo indebido, pero imagina que tu pareja celosa hace escenas de celos cada vez que cree que tiene la razón. Si puedes evitar una disputa con tu pareja extremadamente celosa, el sitio web es confiable.

Como ya lo he dicho antes, no uso Facebook, pero probemos la teoría de la pareja celosa con esta red social. Si publicas información por esta red social o mantienes conversaciones “privadas” y cierras la cuenta para que tu pareja celosa no se entere ¿Se pierde la información? Leyendo el servicio de ayuda de Facebook encuentro que hay una diferencia entre desactivar y eliminar una cuenta. Cuando eliminas tu cuenta, en Facebook te advierten que

Puede que sean necesarios hasta 90 días para eliminar todo lo que has publicado, como tus fotos, actualizaciones de estado u otros datos almacenados en sistemas de copia de seguridad. Mientras eliminamos esta información, otros usuarios de Facebook no podrán acceder a ella.

Si tienes una pareja celosa, 90 días son más que suficientes para hacerte un show de celos con la información que encuentre ahí. Al no pasar la teoría de la pareja celosa, tengo un motivo más para no usar este sitio web.

¿Y tu cómo ves la defensa de la privacidad en Internet? ¿Soy demasiado paranoico? ¿Mejor la propuesta de transparencia radical de @Medejean?

IFLA critica el licenciamiento como solución en el Parlamento Europeo

Este documento muestra cómo diversas asociaciones están presionando porque el derecho de autor no sea una barrera para el acceso a la información digital. Recientemente Copyright for Creativity, EBLIDA, LIBER y Communia organizaron un desayuno de trabajo con el Parlamento Europeo para exponer los problemas que acarrea el licenciamiento, como alternativa a las excepciones y limitaciones al derecho de autor para bibliotecas y archivos.

¿Cuál es el problema?

El problema es que diversas organizaciones están abogando porque el derecho de autor amplíe sus excepciones y limitaciones para bibliotecas y archivos. Esto haría que haya una normativa global que le permita a dichas instituciones hacer usos de obras que por ahora sólo pueden realizarse si los autores o titulares del derecho de autor las autorizan.

El licenciamiento es una figura que autoriza a que terceros (en este caso las bibliotecas y los archivos) usen material sujeto a derecho de autor; es como un permiso especial que los autores le darían a las bibliotecas. El problema es que con el licenciamiento, las bibliotecas y archivos siguen estando atadas a la buena voluntad de los autores. Una normativa de excepciones y limitaciones haría obligatorio a los autores a que les permitan a las bibliotecas y archivos usar las obras para brindar acceso a sus usuarios.

A continuación el comunicado publicado por IFLA.

El comunicado de IFLA

Esta es la traducción al español del texto realizado por Julia Brungs, hecha por Jaime Ríos Ortega.

Imaginen un mundo donde cada libro en cada estante alrededor del mundo están sujetos a diferentes términos y condiciones de uso. Esta es la realidad del entorno digital que ahora vivimos. Licensing Briefing Document

El pasado miércoles 6 de mayo, la IFLA en conjunto con las organizaciones Copyright for Creativity, EBLIDA, LIBER y Communia organizaron un desayuno de trabajo para los diputados del Parlamento Europeo y sus asesores. La reunión abordó la relación entre el Derecho de explotación y reproducción (Copyright) y las licencias, y se demostró que el licenciamiento no es la solución al problema que enfrentan las bibliotecas cuando ponen los materiales a disposición de sus usuarios en el medio digital. En cambio, deben actualizarse las excepciones y limitaciones al derecho de explotación y reproducción de las obras para garantizar que las bibliotecas puedan realizar su función esencial en la sociedad.

Las bibliotecas han aceptado que las licencias son parte del entorno contemporáneo de la información y que establecen los términos sobre la manera como usamos y reutilizamos las obras protegidas por derecho de autor. Sin embargo, las licencias que invalidan la legislación autoral perjudican y restringen la creatividad y la innovación. Esto se debe a que el acceso y el uso de los contenidos digitales se rigen casi en todo el mundo, no por lo que establecen las el derecho autoral de cada país, sino por aquello que imponen contratos privados, y en ocasiones confidenciales.

Esencialmente, la reunión fue una reacción a las recientes discusiones, particularmente en Europa, que se han centrado en las licencias como un reemplazo a la modificación de excepciones y limitaciones al derecho de explotación y reproducción. Lo anterior derivó hacia una modificación a las discusiones sobre la actual reforma en la legislación autoral europea por parte de María Martín-Prat, Jefa de la Unidad de Copyright y Directora General de la Comisión Europea para redes, contenido y tecnologías de la comunicación (DG Content). Seguido por las exposiciones de Paul Ayris, Director de Servicios Bibliotecarios de University College London; Jill Cousins, Director Ejecutivo de Europeana; y Alec Tarkovski, de Creative Commons Polonia.

Todas las presentaciones señalaron que el completo reemplazo de las legislaciones autorales por el licenciamiento restringe el acceso y reutilización de la información y el conocimiento en el entorno digital, al igual que obstaculiza la investigación y la creatividad.

Después del desayuno de trabajo, la Unión Europea anunció su nueva estrategia “Digital Single Market” la cual promete una legislación europea más moderna en materia de derecho de explotación y reproducción de obras, que estará lista a finales de 2016. La IFLA, en colaboración con los miembros europeos, firmemente han propugnado un marco habilitado con excepciones que faciliten de modo decisivo la preservación digital, el préstamo electrónico y la transferencia de información más allá de las fronteras políticas que en su conjunto, ayuden a la investigación por parte de los usuarios de las bibliotecas. Se incorporan excepciones o limitaciones a la legislación autoral para que sean obligatorias y no puedan anularse por contratos. Las licencias ocupan su lugar, pero no sustituyen leyes equilibradas de explotación y reproducción de obras protegidas.

Para obtener más información general sobre la problemática originada por las licencias, consulte el documento informativo, elaborado por la IFLA, LIBER y EBLIDA con motivo de su reunión.

Consulte la versión web en inglés.

Julia Brungs
Gerente de Políticas y Proyectos
Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA)

Volver a la nota en la Red de Egresados de Ciencia de la Información

IFLA firmó la Declaración de La Haya

La Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA)) firmó la Declaración de La Haya, anunciada el pasado 6 de mayo de 2015. Esta declaración busca que el derecho de autor no sea una barrera para el análisis de grandes cantidades de datos (big data).

Si bien los hechos, los datos y las ideas no se protegen por el derecho de autor, éste fue un tema abordado en el Congreso de IFLA en Lyon, donde se presentaban casos donde no se podía hacer minería de datos, por restricciones legales. Un ejemplo de minería de datos es analizar todas las palabras publicadas en una revista de 1950 a 1970, para encontrar las que más se repiten en periodos de años, para generar por ejemplo nubes de las palabras más repetidas y visibilizar patrones.

 

Traducción al español del comunicado: IFLA firma la Declaración de la Haya ¡Reforma inmediata a las leyes de propiedad intelectual!

“Big Data puede reconfigurar el mundo y salvar vidas. Mediante su análisis podemos encontrar respuestas a desafíos tales como el cambio climático y las pandemias a escala global, se puede estimular las economías, se puede impulsar la investigación; pero antes, la legislación en materia de Propiedad Intelectual tiene que modificarse y debe mejorarse el acceso a la tecnología, logrando que los hechos, los datos y las ideas sean accesibles a todos por igual.”

La organización Ligue des Bibliothèques Européenes de Recherche (LIBER) anunció el 6 de mayo la Declaración de La Haya sobre el Descubrimiento de Conocimientos en la Era Digital en Bruselas. La IFLA es uno de los primeros signatarios de la Declaración, la cual tiene por objeto promover acuerdos y suscitar consenso sobre la manera de permitir un mejor acceso a los hechos, los datos y las ideas para la extracción de conocimientos en la era digital. Creemos que quitando barreras al acceso y análisis de una gran cantidad de datos producidos por la sociedad, se pueden hallar respuestas a grandes desafíos como el cambio climático, la escasez y despojo de recursos naturales, y la globalización. No obstante, los marcos legales actuales, incluyendo el derecho de explotación y reproducción (Copyright) no siempre ayudan a la adopción de nuevos enfoques en la investigación, particularmente la minería de datos. La Declaración avala los siguientes principios que respaldan el enfoque de la minería de datos, con visión a futuro:

  1. La propiedad intelectual no está prevista para regular el libre
    flujo de hechos, datos e ideas, sino que tiene como objetivo
    primordial promover las actividades de investigación.
  2. Las personas deberían tener libertad para analizar y perseguir su
    curiosidad intelectual, sin temer a la vigilancia, el monitoreo ni a
    las represalias.
  3. Las licencias y los términos de los contratos no deberían restringir
    a los individuos para usar datos e ideas.
  4. Será necesario continuar indagando las nociones éticas en la
    aplicación de técnicas de minería de datos, en respuesta a la
    tecnología en constante cambio.
  5. La innovación y la investigación comercial basada en el uso de datos e ideas no estará restringida por la legislación en materia de
    propiedad intelectual.

La Declaración propone una hoja de ruta para emprender acciones de defensa en favor de mejores políticas, infraestructura y herramientas. Ha sido muy oportuno el lanzamiento de la Declaración el mismo día que la Comisión Europea anunció su estrategia Digital Single Market.

¿Por qué es importante?

Las bibliotecas tienen la oportunidad de aprovechar la sociedad de la información y consolidar su papel como agentes del desarrollo sostenible. Sin embargo, continuamente enfrentan retos en las restricciones a la minería de datos.

Si bien, los datos no están protegidos por las leyes de propiedad intelectual; los textos, los documentos y las bases de datos de las que se extraen podrían estar sujetos a regulaciones de derechos de explotación y reproducción, derechos conexos o el derecho sui generis sobre bases de datos. La extracción, copia y transformación en un formato legible por máquina del contenido, una vez que se haya tenido acceso legalmente, pueden afectar a los titulares de los derechos de reproducción exclusiva. Asimismo, las medidas técnicas de protección correspondientes al contenido plantean otras restricciones. La IFLA ha propugnado reformas al derecho de explotación y reproducción, por lo que la Declaración refleja nuestro compromiso de conseguir un marco internacional habilitado en materia de derecho de explotación y reproducción (por ejemplo, acciones de la IFLA como Statement on Text and Data Mining y la labor ante la OMPI) que brinde suficiente protección a la creatividad y al acceso a la información, sin restringir a la investigación y el desarrollo del interés público.

Lo que sigue después

La Declaración de la Haya sobre el Descubrimiento de Conocimientos en la Era Digital es un marco distinto puesto que pide a los responsables políticos que proporcionen claridad jurídica sobre las problemáticas del derecho de autor, al mismo tiempo que solicita a los ciudadanos, a las pequeñas y medianas empresas (SME) y a las bibliotecas que hagan lo mismo y la firmen. La IFLA aprovechará esta oportunidad para exhortarlos a promover el acceso a la información y datos abiertos en sus regiones mediante la firma de la Declaración.

Para más información sobre estos temas, consulte nuestra página web dedicada a las Limitaciones y Excepciones a Copyright en favor de Bibliotecas y Archivos.

Fuente: http://www.ifla.org/node/9567 y traducción de Jaime Ríos Ortega.

Volver a esta nota en la Red de Egresados de Ciencia de la Información.

Las obras cinematográficas en la calculadora de dominio público colombiana

He estado revisando la calculadora de dominio público colombiana, para incluirle mejoras. De hecho hice algunos arreglos al software y lo documenté mejor; arreglos que son imperceptibles para los usuarios, pero que organizan la programación y la estructuran mejor. Ahora que las cosas están un poco más organizadas, quiero incluir otro tipo de obras en la calculadora de dominio público: las obras cinematográficas y audiovisuales.

El diagrama de flujo para obras audiovisuales

Luego de revisar la ley 23 de 1982 y la decisión andina 351, esta es mi propuesta de diagrama de flujo para saber cuándo una obra cinematográfica pasa al dominio público.

Diagrama de flujo para calcular la entrada al dominio público de obras cinematográficas. Resaltado en amarillo los puntos donde tengo dudas sobre la interpretación de la ley 23 de 1982 y de la Decisión Andina 351.
Diagrama de flujo para calcular la entrada al dominio público de obras cinematográficas. Resaltado en amarillo los puntos donde tengo dudas sobre la interpretación de la ley 23 de 1982 y de la Decisión Andina 351. Click en la imagen para agrandar.

No soy abogado, por lo que me cuesta interpretar ciertas cosas. En el diagrama resalto en amarillo los puntos que me generan dudas. Las describo a continuación por si alguien puede darme una mano.

¿Qué tipos de autor tienen las obras cinematográficas?

Al hacer el cálculo para las obras literarias, encontraba que habían estos tipos de autores:

  • Persona natural
  • Persona jurídica
  • Autor de obra en colaboración
  • Autor de obra anónima
  • Autor de obra colectiva

Al revisar la ley de derecho de autor (ley 23 de 1982) sólo se mencionan los dos primeros tipos de autor: persona natural y persona jurídica. ¿Intervienen de alguna forma los otros tipos de autores en las obras cinematográficas? Si una película tiene dos directores ¿cómo funcionaría el cálculo para saber cuándo entra en dominio público?

Si es una obra cinematográfica inédita ¿cuándo entra en dominio público?

Al hacer el diagrama de flujo de obras literarias me encontré con algo interesante: La ley parece no dar muchas luces sobre las obras inéditas de personas jurídicas y pareciera que nunca entran en dominio público. ¿Qué ocurre con las obras cinematográficas inéditas? ¿Hay algún momento en el que entren al dominio público?

Para el caso de las obras cinematográficas, entiendo que la ley no contempla la muerte del autor como un suceso que active el conteo para el dominio público. Esto me alegró, porque no tienes que esperar a que alguien se muera para que su obra pase al dominio público, pero eso podría implicar también que aunque muera, pueden pasar miles de años y la obra nunca pasará a dominio público. ¿Aplicarían aquí las obras póstumas?

Para cerrar: ¿Las obras audiovisuales son obras cinematográficas?

Al leer el artículo 26 de la ley 23 se mencionan las obras cinematográficas:

Art. 26. – Las obras cinematográficas serán protegidas por ochenta años contados a partir de la terminación de su producción, la que se entenderá desde la fecha de su primera comunicación al público. Si el titular de la obra es una persona jurídica el plazo de protección será establecido por el artículo siguiente.

Y el artículo 3 de la Decisión Andina no menciona obras cinematográficas, sino audiovisuales:

Artículo 3.- A los efectos de esta Decisión se entiende por

(…) Obra audiovisual: Toda creación expresada mediante una serie de imágenes asociadas, con o sin sonorización incorporada, que esté destinada esencialmente a ser mostrada a través aparatos de proyección o cualquier otro medio de comunicación de la imagen y de sonido, independientemente de las características del soporte material que la contiene.

¿Son cosas diferentes o es lo mismo? Pareciera que la ley 23 se hizo pensada para las proyecciones en salas de cine, pero ahora con un aparatico en nuestro bolsillo podemos hacer obras audiovisuales, que podemos publicar por Internet. Como la ley inicia el conteo del dominio público al publicar la obra ¿Es válido calcular el dominio público de una obra audiovisual luego de su comunicación pública no en salas de cine sino en Internet, por ejemplo?

¿Me puedes dar una mano?

Agradezco que dejes en los comentarios de este sitio la ayuda que me puedas brindar. Apenas tenga más claridad sobre esto, agregaré una nueva funcionalidad a la calculadora para saber cuándo las obras cinematográficas (y audiovisuales, si aplica) colombianas pasan a dominio público. Al tener claridad sobre este tipo de obras, podría pasar a otras como fonogramas o software y bases de datos.