Archivos de la categoría Ciencia de la información

Publicaciones sobre Ciencia de la Información y Bibliotecología.

Conversando sobre derecho de autor y bibliotecas en ASCOLBI

Este fue el hangout del 30 de Julio de 2015, donde conversamos sobre las limitaciones y excepciones al derecho de autor para bibliotecas y archivos, en el marco del Seminario abierto y permanente de Ciencia de la Información y Bibliotecología.

En este video hago referencia a ¿Estudié una carrera para ser pirata? una presentación que había hecho el año pasado para la Universidad de Antioquia.

Leonardo Rocha preguntó ¿Quién debería tomar la vocería en estos temas? A lo que respondí que deberían ser diferentes sectores. Creo que por ejemplo, la Biblioteca Nacional puede tomar la vocería sobre las bibliotecas patrimoniales y la Red Nacional de Bibliotecas Públicas (al ser su cabeza); pero esto no implica que la tarea esté hecha: Faltan los representantes de las asociaciones gremiales, la academia, los representantes de las bibliotecas académicas, de los centros de documentación, de los usuarios y una amplia gama de interesados en ofrecer acceso a la información.

Algo que me enseñó la novela “Sumisión” de Michel Houellebeqc (a quien cité en este blog) es que si quieres instaurar un sistema político en un país, debes fijar tu vista en la educación. Cuando empecé a preocuparme por el derecho de autor y las bibliotecas era uno de los pocos que mencionaban el tema. Ahora, puede verse que en las universidades varios estudiantes realizan trabajos al respecto y hay interés por analizar este tema desde la perspectiva de la ciencia de la información.

Le diría a los profesionales de ciencia de la información que no se preocuparon por este tema que busquen la forma de aprender algo de él. Si no, igual las próximas generaciones parece que se ocuparán de él. Ojalá no sea demasiado tarde para que ellas puedan crear un sistema de propiedad intelectual acorde con la cultura, prácticas sociales y necesidades de equilibrio entre acceso y protección.

¿Consideras que vale la pena aprender sobre derecho de autor?

Stereogranmator

Hace unos meses, revisando el catálogo de obras de una institución patrimonial colombiana, encontré cinco imágenes que llamaron mi atención, cada una de las imágenes están compuestas por dos fotografías, aparentemente iguales, de la misma escena. Dos de estas imágenes fueron tomadas en Barranquilla a principios del siglo XX. Por supuesto la pregunta fue ¿por qué? ¿qué sentido tiene juntar dos imágenes iguales en un sólo soporte?

Revisando la Wikipedia, leí un artículo sobre la estereoscopía, una técnica inventada por Sir Charles Wheatstone en 1840. La estereoscopía consiste en recoger información visual de una manera similar a la que lo hacen los ojos, así se crear la ilusión de profundidad a partir de dos imágenes de un mismo objeto o paisaje, con una diferencias mínimas en el desplazamiento del encuadre de la imagen. Una forma de crear la ilusión de una imagen en tercera dimensión a partir de dos imágenes bidimensionales. Diez años después de la creación de esta técnica, se crearon las primeras cámaras estereoscópicas y rápidamente se convirtió en un medio de entretenimiento para las personas de mediados del siglo XIX.

Con esta información supe lo que había descubierto en ese catálogo, también que existen (pocos) artefactos análogos que permiten crear el efecto de profundidad y la ilusión de una tercera dimensión en la fotografía. Fue interesante, pero no tenía cómo hacer la prueba y experimentar.

Volviendo al siglo XXI, y navegando entre hipertextos, encontré entre los proyectos digitales de la Biblioteca Pública de Nueva York (New York Public Library) el Stereogranmator. El proyecto fue desarrollado por Joshua Heineman y se puede definir como una traslación de un entretenimiento de un siglo con herramientas de otro. Básicamente es una aplicación web para hacer GIF animados e imágenes para ver con gafas 3D.

Experimentando con el Stereogranmator:

Tomé las dos estereofotografías que encontré y con ellas generé un GIF y una imagen en 3D.

GIF:

Water Carriers and Thatched-foof Homes, Barranquilla, Colombia, in South America. Autor Ashton, D. H. de la Underwood & Underwood Company.
GIF made with the NYPL Labs Stereogranimator - view more at http://stereo.nypl.org/gallery/index
GIF made with the NYPL Labs Stereogranimator

La pieza original de esta imagen reposa en las colecciones del Museo Nacional de Colombia, aunque también la encontré en algunos catálogos de bibliotecas de Estados Unidos, desde los enlaces relacionados con el proyecto y la Biblioteca Pública de Nueva York. También se puede usar fotografías de Flickr. Acá dejo un enlace al registro que se genero en Stereogranmator. La imagen se encuentra en dominio público.

imagen en 3D:

Quaint Scene in Streets of Barranquilla, Colombia, in South America. Autor Ashton, D. H. de la Underwood & Underwood Company.
ANAGLYPH made with the NYPL Labs Stereogranimator - view more at http://stereo.nypl.org/gallery/index
ANAGLYPH made with the NYPL Labs Stereogranimator

Con la segunda imagen, también de la coelcción del Museo Nacional de Colombia, probé la otra opción del Stereogranimator. Aquí el enlace al registro. La imagen se encuentra en dominio público.

Por suerte tenía a la mano unas gafas para ver este tipo de imágenes.

Finalmente… ¿Por qué nos debería interesar este proyecto?

Además de ser un medio de entretenimiento, muy popular en estos tiempos, abre las posibilidades de explorar los recursos culturales que están disponibles para el uso de toda persona en cualquier unidad e información, sin limitaciones de uso, y explotar la creatividad de quienes las descubren. ¡Pueden ser una fuente de nuevos programas o servicios de información!

También, es un ejemplo para que instituciones que resguardan documentos de este tipo, piensen en un medio de acceso, en este caso de tipo digital, más allá del “CC BY-NC-SA” o “CC BY-ND “, que limitan sin querer, tal vez,  el acceso y nuevos usos de las obras del dominio público.

Y por supuesto, por que darle un uso diferente a las obras del dominio público, en este coso fotografías históricas, es una forma de darle visibilidad a estos materiales y por qué no, a las mismas unidades de información.

¿Saben qué obras en dominio público tienen sus bibliotecas, archivos o museros, más cercanos?

La teoría de la pareja celosa y la transparencia radical de @Medejean

Hace tiempo que comenté la entrada Reflexión desde la Biblioteca en el día de la lucha contra el espionaje masivo: #TheDayWeFightBack de un gran colega, Santiago Villegas-Ceballos. No dejo de tener un sinsabor al leerlo, sobre todo porque en diversos espacios llegamos a este mismo punto de discusión, donde él defiende la “transparencia radical”. Creo que disiento de su argumento de usar la transparencia radical que va en la misma línea de “el que nada debe, nada teme”.

En su publicación, Santiago parte del hecho de que 1) defendemos la privacidad por costumbre, porque así nos educaron. Propone que realmente es una costumbre que deberíamos revaluar porque 2) las construcciones colaborativas que se dan en Internet muestran los grandes beneficios que trae la apertura.

Revisaré estas dos propuestas, porque creo que aquí esta el motivo de mi malestar.

Defender la privacidad por costumbre

Como lo decía Michael Foucault: “La visibilidad es una trampa”:

El dispositivo panóptico dispone de unidades espaciales que permiten ver sin cesar y reconocer inmediatamente (…) La luz plena y la mirada de un vigilante captan mejor que la sombra, que en último término protegía. La visibilidad es una trampa. Michel Foucault

Por el cambio de dinámicas que ha planteado Internet me he propuesto revisar muchos aspectos de mi vida y el de la privacidad no ha sido la excepción. Resulta cuando menos ingenuo pensar que nadie puede aprovechar los datos que visibilizas. Imagina que no es todo el tiempo, somos humanos y podemos sentir celos, envidia, ira o cualquier otro sentimiento que nos lleve a obrar mal. No estamos exentos a que otros usen nuestra información para abochornarnos. Puede ser tan simple como una multa de tráfico, una foto embarazosa o un comentario fuera de contexto. Pueden jugarse bromas pesadas o hacerse cosas pensando que no te afectará mucho, pero con el tiempo pueden usarse en contra tuya. No me gustaría dejar abierta esa opción.

Cypherpunks de Julian Assange
Cypherpunks de Julian Assange

Recuerdo que leyendo Cypherpunks de Julian Assange encontré el por qué las bibliotecas trabajan en pro de la privacidad de las personas: La conversación entre Assange, Zimmermann, Applebaum y Müller-Maguhn revela cómo el gobierno puede acceder a la información que un ciudadano consulta a través de su biblioteca pública para conocer sobre sus intereses. Este es el motivo por el que las bibliotecas consideran poco ético el compartir esta información y en Estados Unidos o Europa han liderado campañas que buscan cuidar la privacidad de sus usuarios. Imagino que este fenómeno no ha sido muy acogido en las bibliotecas colombianas porque no somos un país que lea mucho en bibliotecas públicas.

Por otro lado para rastrear la información que consultamos no tienes que ir al historial de préstamos de las bibliotecas públicas, sino que acceder al historial de consultas de sitios web puede dar una aproximación bastante precisa de los intereses que alguien tenga.

Bien sea en Internet o en el historial de consultas en mi biblioteca, prefiero que esta información sea confidencial. El sentirme vigilado modifica mi comportamiento y la auto censura resulta ser el método más eficaz de control. Si no mira el historial de tus búsquedas en Google a ver cómo te sientes.

El trabajo colaborativo andando en tu contra

Aprovechemos el trabajo colaborativo en contra: Imagina que piensas hacer una pequeña broma a alguien por Internet. Resulta que no eres el único que lo hace y miles de personas hacen “pequeñas bromas” a un único individuo o a un grupo reducido de personas. ¿No sería esto perjudicial? Por ejemplo en Twitter se burlan de un nombre, pero ¿Y que tal si publicas fotos íntimas con tu pareja y terminan en Internet? ¿Cómo defiendes la transparencia radical?

Imagino que un argumento puede ser no tener nombres feos, o no compartir imágenes inapropiadas pero ¿Acaso no tenemos derecho a tener nombres que no les gusten a otros? El tener zonas íntimas en Internet es algo que defiendo y no porque sea costumbre, porque sea la moral o porque así me educaron. Lo defiendo porque puedo evitarme muchos problemas.

La teoría de la pareja celosa

Para medir qué tanto controlo la privacidad de los sitios web que uso tengo una teoría que bauticé “la teoría de la pareja celosa” y así funciona: Imagina que abres una cuenta en un sitio web, donde puedes almacenar o publicar información tuya. Imagina que tienes una pareja extremadamente celosa que además tiene acceso a tus cuentas en Internet. Si hicieras algo que quisieras que tu pareja celosa no se enterara ¿podrías borrar la información de dicho sitio web? La cosa es que ni siquiera tienes que estar haciendo algo indebido, pero imagina que tu pareja celosa hace escenas de celos cada vez que cree que tiene la razón. Si puedes evitar una disputa con tu pareja extremadamente celosa, el sitio web es confiable.

Como ya lo he dicho antes, no uso Facebook, pero probemos la teoría de la pareja celosa con esta red social. Si publicas información por esta red social o mantienes conversaciones “privadas” y cierras la cuenta para que tu pareja celosa no se entere ¿Se pierde la información? Leyendo el servicio de ayuda de Facebook encuentro que hay una diferencia entre desactivar y eliminar una cuenta. Cuando eliminas tu cuenta, en Facebook te advierten que

Puede que sean necesarios hasta 90 días para eliminar todo lo que has publicado, como tus fotos, actualizaciones de estado u otros datos almacenados en sistemas de copia de seguridad. Mientras eliminamos esta información, otros usuarios de Facebook no podrán acceder a ella.

Si tienes una pareja celosa, 90 días son más que suficientes para hacerte un show de celos con la información que encuentre ahí. Al no pasar la teoría de la pareja celosa, tengo un motivo más para no usar este sitio web.

¿Y tu cómo ves la defensa de la privacidad en Internet? ¿Soy demasiado paranoico? ¿Mejor la propuesta de transparencia radical de @Medejean?