Ética de la información. Panel: Sociedad, tecnología y responsabilidad

ayer 20 de Octubre se realizó el panel: Sociedad, tecnología y responsabilidad organizado por la profesora Claudia Melo y los estudiantes de Ciencia de la información de la Pontificia Universidad Javeriana que están cursando la asignatura de Ética de la información con el apoyo de la dirección de la carrera y del departamento de Ciencia de la información – Bibliotecología.

El panel tuvo como invitados a los profesores de la facultad de filosofía, de la misma universidad, Francisco Sierra y Edgar López.

Presentación

http://qik.com/video/45219596

Al iniciar el panel se le solicito a los asistentes agruparse y reflexionar  sobre tres preguntas preparadas por los panelistas para la ocasión

  1. ¿Son las redes mecanismos adecuados para estar bien informados?
  2. ¿Qué valores deben ser salvaguardados en la prácticas de las redes?
  3. ¿Cree usted que es una intromisión de Estado legislar en el dominio de las redes cuándo estas han hecho su propia legislación?

Posteriormente estas reflexiones se socializaron entre los asistentes en donde se encontraron posturas variadas e interesantes desde donde se abordaron estas tres preguntas en donde cada grupo rescataba aspectos que para otros pasaban desapercibidos o simplemente se complementaban las ideas de los demás.

http://qik.com/video/45220340

Ya habiendo escuchado a los participantes el panelista Francisco Sierra inicia su intervención con un escrito preparado para el evento.

http://qik.com/video/45219596

Por desgracia en un determinado momento dejaron de usar el micrófono y creí que las voces no se escuchaban lo suficientemente bien como para continuar con la grabación. Estaba totalmente equivocado, el sonido estaba perfecto!

Algunos de los comentarios de la segunda presentación a cargo de Edgar Lópes se tuitearon desde @Vald_Es y @El_viandante en su mayoría con la etiqueta #LeyLleras

OA: Producción, difusión, producción de la información

Toda buena intención tiene sus buenos obstáculos. Las instituciones, principalmente las educativas, se han preocupado por el fortalecimiento y motivación a las actividades de investigación dentro de la misma institución; una gran vía que facilita estos procesos se podría ver en el uso de repositorios de acceso abierto.

Concuerdo con la opinión de @gaitandeomaha sobre la obtención de información completa y de calidad, pero ¿qué pasa con la producción de la misma? En países como el nuestro se ha optado por tomar una actitud de consumidores y más bien poco de prosumidores de información.

A pesar de que han sido las instituciones educativas formales las que se han preocupado por que sus investigadores contribuyan con sus trabajos a la creación y mantenimiento de sus repositorios, también existen aquellos curiosos que han buscado un lugar en donde puedan incluir sus trabajos para que sea evaluado por sus pares y si es posible contribuir con la creación de nuevo conocimiento.

Esta última iniciativa atrae un poco más mi atención, repositorios abiertos a cualquiera que tenga algo que mostrar y las ganas para desarrollar trabajos en conjunto con otros investigadores con las mismas inquietudes y casi que un mismo fin. Así no solamente la comunidad “tradicional” serán quienes se ocupen de crear y distribuir la información sino que se abre un espacio al margen de la formalidad académica para quienes quiera exponer sus ideas y contribuir al desarrollo de nuevas investigaciones, nuevas ideas y nuevo conocimiento.

Ver además

Para estos días (y noches) de lluvia…

¿Hace cuanto no se mojan bajo la lluvia por gusto? pregunto una vez el profesor en la clase de Ciudades Digitales. Esa noche llovía con fuerza y todos los que estábamos ahí tiritábamos de frío.

El aire de Bogotá se me hace más agradable cuando está lloviendo, como que vuelve a ser la ciudad que recuerdo de cuando era niño.

Vías y movimiento del acceso abierto: Leve aproximación

Por: qthomasbower

Es curioso pensar en cómo se movía  la información científica hasta mediados del siglo pasado, según los relatos de un profesor formado en los primeros años de la Bibliotecología en Colombia, recuerda lo grato que era poder ir a congresos internacionales, a conocer más de las ideas de otros profesionales y por supuesto a conseguir correos postales para intercambiar mensajes entre colegas un par de veces al año, con la esperanza remota de organizar proyectos o generar conocimiento entre pares.

Podrán imaginarse ahora por qué para las personas ya un poco mayores es tan impactante las actuales tecnologías de información y comunicación. Tecnologías que para nosotros son tan elemental y cotidianas.

Acercandome un poco en el tema de Open Acces la idea que me queda es: si el conocimiento se construye a partir de las ideas (y con la ayuda) de otros ¿por qué restringir la difusión de artículos científicos con altos costos de acceso o por medio de licencias restrictivas que impidan el surgimiento de nuevo conocimiento a partir de trabajos e investigaciones ya elaboradas? Pues bien, Paul Ginsparg seguramente en algún momento se hizo una pregunta similar y creó uno de los primeros repositorios abiertos sobre información científica con el fin de facilitar el acceso y la comunicación de artículos entre pares, arXiv.

La idea de crear un medio alternativos para la transferencia y comunicación de la actividad científica ha generado una ruptura con los mecanismos tradicionales, especialmente en las restricciones y licenciamiento, la mediación de las editoriales y la forma de evaluación y distribución de los contenidos. Mientras leía encontraba comentarios sobre el movimiento de acceso abierto (Open Acces) en donde comparaban su esencia con la naturaleza misma de internet. ¿Y por qué no? se imaginas redes de redes personas trabajando e interconectando temas comunes en pro de la creación de nueva información y conocimiento.

Además de las ventajas en cuanto a comunicación y difusión a través de la web también se cuenta con un soporte legar que favorece los intereses del autor como también el de las demás personas interesadas en acceder, referenciar e incluso modificar los contenidos de los documentos bajo licencias flexibles como el caso de Creative Commons (más información aquí). Ahora, la tarea que tenemos por delante es perder la timidez y el miedo a compartir nuestras ideas con los demás, formar y formarnos en el uso de estos recursos con el fin de explotar y fomentar la creatividad en comunión.