Categorías
Ciencia de la información

El post perdido de Infotecarios ¿Bibliotecarios que censuran?

Hace varios días encontré un interesante post en Infotecarios escrito por mi colega Sebastián Vargas titulado «Producción de información: la industria cultural como el proxeneta de la información científica». La extensión del texto y la cantidad de referencias abarcadas ameritaban una reflexión pausada, reflexión que hice por algo más de 3 meses luego de leer el post. Hace un par de días terminé de redactar mi respuesta al comentario con tan mala fortuna que la publicación fue retirada del sitio web.

http://www.infotecarios.com/produccion-informacion-la-industria-cultural-proxeneta-la-informacion-cientifica/

¿Por qué desapareció esta publicación de Infotecarios? ¿Se trata de algún tipo de censura?

Categorías
Ciencia de la información

Coalición dinámica sobre acceso público en bibliotecas, del Foro de gobernanza de internet

Coalición dinámica sobre acceso público en bibliotecas, del Foro de gobernanza de internet 2015 (¡Gracias a Alicia Ocaso!)

Categorías
Viandadas

Piezas, Recuerdos y Memorias

Hace un mes, aproximadamente, por cuestiones de trabajo resulté haciendo visita en la casa de la sobrina-nieta de un fotógrafo colombiano, contemporáneo; un fotoreportero de la talla de  Ignacio Gaitán, Sady González, Carlos Caicedo o Leo Matiz, para que se hagan una idea.

Mi visita se debió a que necesitaba obtener una autorización de uso de algunas de sus obras. Luego de obtener esta autorización, por escrito, tuvimos una breve conversación. Ella me preguntó un poco sobre mi trabajo y algunos detalles sobre el proyecto en el que me encontraba trabajando. Le expliqué de la mejor manera posible, tratando de ser muy claro y de expresar, en esa explicación, gratitud por permitir que la obra de este fotógrafo sea usada para ilustrar a un público un fragmento dentro de una narración que, de alguna manera, lo identifica.

Luego de escucharme atentamente, mencionó que se sentía contenta de poder contribuir con este proyecto y de brindar a otros la obra de uno de sus parientes. Y entonces dijo.

¿Para qué son [las obras] sino es para que el público las conozca?

Le dije que ojalá todos pensaran igual, claro, siempre hay dificultades e intereses sobre las obras heredadas y no siempre es tan fácil conseguir una autorización de uso, sea por que no se conocen a los herederos o creadores, o porque las tarifas que se le imponen exceden el presupuesto de algunos proyecto sin ánimo de lucro. Me dio la razón y me dijo:

Algunos otros buenos materiales están resguardados en bibliotecas y otros sitios, pero ahí están… guardados…

La conversación no se extendió mucho. Luego, en la calle, esa última palabra me quedó dando vueltas en la cabeza ¿De cuánta información, registros de nuestra propia historia, nos estaremos perdiendo?

Categorías
Ciencia de la información

Respuesta a la pregunta ¿A qué juegan las bibliotecas?

Este post es una respuesta a la publicación de Jaider Ochoa titulada «Estimado bibliotecario, ¿a qué juegan las bibliotecas?«.

¿Cuál es el problema de fondo?

Creo que hay algo de fondo que podría analizarse en el post de Jaider: Tener un trabajo de más de 45 horas (ojalá al menos bien pago) te cierra el mundo. Al final del día sólo quieres volver a casa a descansar o pensar en otra cosa que no tenga que ver con bibliotecas. Estos espacios, los makerspaces o hackerspaces los recorren quienes no buscan bibliotecas, sino la información dentro de ellas. Sacralizar las bibliotecas como templos de conocimiento, pero olvidar que lo importante es la información dentro de ellas, nos está volviendo miopes y ya no vemos los espacios de creación o los diferentes «spaces» que llaman. Es más, lo importante no es la información de las bibliotecas, lo importante es el conocimiento que construyan sus usuarios.

Proponiendo posibles soluciones

Creo que la solución puede ir en dos líneas:

  1. Que los bibliotecólogos busquen trabajos fuera de las bibliotecas (lo he hecho por varios años y hay vida más allá, lo juro).
  2. Que las bibliotecas incorporen áreas de innovación, desarrollo e investigación. Así, de esas 45 horas semanales, unas cuantas de esas horas derivarán en desarrollos en esas líneas.

Aquí, Cory Doctorow menciona algo que es más que evidente: Si los bibliotecarios piensan que son los intermediarios para acceder a la información, están viviendo en el paradigma pasado. La cuestión es: ¿Cuál es el valor agregado de ofrecer servicios bibliotecarios?

Esto no para mencionar que la bibliotecología está en crisis. De hecho el cambio de paradigma sacudió a los profesores, periodistas, editores, músicos y un enorme etcétera.

La ética hacker para ejercer un oficio

La solución, desde mi punto de vista, está en la ética hacker. Así, no importa que tengas un trabajo a tiempo completo dentro de una cárcel biblioteca y no puedas salir a ver lo que ocurre afuera, sino que el cambio lo haces desde adentro. Igual aunque crees un «Lab» en tu biblioteca, terminará siendo un café Internet, donde seguramente no podrás tomar café porque dañas los computadores e Internet lo tendrás con bloqueos, por la seguridad de todos.

Además ¿Quién va a querer trabajar en espacios con restricciones de información en espacios que se supone son de acceso? Ojalá el ejemplo en mención fuera la excepción, pero los bloqueos son más frecuentes de lo que esperas. Recuerdo trabajar en una biblioteca de Bogotá y encontrar estos bloqueos.

El reto: Bibliotecas vs Cafés

Sin ir más lejos los reto a que hagan esta prueba: Vayan a cualquier biblioteca y traten de conectarse a Internet. Luego vayan a un café cercano a ver si hay Internet gratuito y sin bloqueos. Yo hice la prueba en la Biblioteca Nacional de Colombia en Bogotá y me fue muy mal. Luego pasen la calle, al Teatro Embajador que queda justo enfrente y tiene un café Juan Valdéz. Me conecté a la red «CineColombia» y como por arte de magia, todos los bloqueos desaparecen.

Categorías
Ciencia de la información

Haciendo inmortal la información

Encontré esta charla en TED, de William Noel titulada «Revelando el códice perdido de Arquímedes» y no sólo revelan un texto antiquísimo de Arquímedes, sino que revelan tres y además nos dan el secreto de la conservación.

En su charla, William Noel nos explica cómo descubrieron un texto nunca antes visto de Arquímedes mediante un acelerador de partículas. Aunque esto de por sí ya es sorprendente, nos muestra que el segundo texto hallado es un discurso de Hipérides en la corte de justicia atniense, en el siglo IV A.C.:

«Lo mejor es ganar, pero si no puedes ganar, entonces deberías pelear por una causa noble. Consideren a los espartanos, ganaron numerosas batallas, pero nadie recuerda lo que fueron. La única batalla que los espartanos pelearon y que todos recuerdan es la batalla de las Termópilas donde fueron masacrados hasta que quedó un sólo hombre, pero pelearon por la libertad de Grecia».

Como si fuera poco, William nos habla del estado ideal de la información para hacerla inmortal: Todo lo que hallaron lo pusieron en línea, en archimedespalimpsest.org, las imágenes y los metadatos (como puede verse aquí), con una licencia Creative Commons atribución, compartir igual, que permite usos de esta obra incluso con fines comerciales.

El cierre del video menciona la forma para hacer inmortal la información:

Lo que hay que hacer con la información, si quieren que sobreviva, es divulgarla para que todos la tengan, controlándola lo menos posible. Y las instituciones pueden aprender de esto…

Eso fue justo lo que pasó con Wikileaks y los múltiples bloqueos que sufrieron. Si no hubiera sido por los servidores espejo, es muy posible que la información de Wikileaks se haya perdido para siempre.

Por otro lado suena muy interesante la idea de tener una única biblioteca mundial. Las restricciones hacen que la información se disperse, pero ¿Qué pasaría si pusiéramos en común la mayor cantidad de obras culturales? ¿Cuál sería el impacto a la educación y a la investigación? Internet ha ayudado a que este proyecto se materialice de alguna forma, pero a medida que pasa el tiempo Internet se ha vuelto más cerrado. Tal vez Internet sea sólo el reflejo de cómo evoluciona nuestra mente como especie.