Categorías
Viandadas

Día 9: Biblioteca Luis Ángel Arango #30dias30bibliotecas

Esta publicación hace parte del reto 30 días, 30 bibliotecas.

La ubicación

Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSSExportar como ARML para el navegador de realidad aumentada de Wikitude
Biblioteca Luis Ángel Arango

cargando mapa - por favor, espere...

Biblioteca Luis Ángel Arango 4.596948, -74.072860 [caption id=\"attachment_7804\" align=\"aligncenter\" width=\"150\"] Biblioteca Luis Ángel Arango[/caption]Día 9: Biblioteca Luis Ángel Arango #30dias30bibliotecasBogotá, Colombia (Indicaciones)

La visita

En esta biblioteca me hice lector. Recuerdo que solía venir todos los lunes en la mañana a dejar un libro y sacar uno nuevo para devolverlo el siguiente lunes en la mañana.

Algo que me sorprende de esta biblioteca es la impresionante colección que tiene. Es muy probable que no encuentres un libro a la venta, que no lo encuentres en muchas bibliotecas, pero seguro eso que buscas, lo encuentras aquí. Documentos como el de Gregorio Peces-Barba que sirvió como base para mi trabajo de maestría, lo encontré aquí.

Es muy probable que no encuentres un libro a la venta, que no lo encuentres en muchas bibliotecas, pero seguro eso que buscas, lo encuentras aquí

Leí casi todos los libros de Charles Bukowski aquí, también los de Efraim Medina Reyes difíciles de conseguir, hace como 12 años. Solía venir al tercer o cuarto piso a leer novelas. Engancharme a estos libros fue lo que me convirtió en lector e incidió en mi formación como bibliotecólogo y profesional de ciencia de la información. Eso se lo debo a esta biblioteca.

A decir verdad no he ido a los conciertos que ofrece la biblioteca, pero por lo general hay una muy buena oferta cultural. Si he asistido a charlas, conferencias y conversatorios. También he visto varias de las exposiciones que realiza la biblioteca.

En esta ocasión quise trabajar en uno de los pupitres que se encuentran afuera de las salas de lectura. Tengo una maleta que no quería dejar en los casilleros. Hay una muy buena iluminación y es una biblioteca que no importa a qué hora la visites, siempre hay alguien leyendo.

Biblioteca Luis Ángel Arango
Biblioteca Luis Ángel Arango

Hay bastante gente en la biblioteca y puedes encontrarte de todo. Ya es famosa una señora que suele visitar la biblioteca con papel aluminio en la cabeza, para que no lean su pensamiento. En una visita anterior a esta, recuerdo que subí a un ascensor con Leonardo y un hombre bastante corpulento, quien empezó a insultarme luego de que las puertas se cerraran. Alegaba que debía cortarme el cabello. «Con esa barba y el pelo largo, parece mitad hombre y mitad mujer» me decía. – ¿Por qué debería cortarme el cabello? le pregunté. – ¡Porque yo soy el líder! dijo. Nos bajamos del ascensor y cada uno siguió su camino, él hablando solo.

«Con esa barba y el pelo largo, parece mitad hombre y mitad mujer» me decía. – ¿Por qué debería cortarme el cabello? le pregunté. – ¡Porque yo soy el líder! dijo.

Estos usuarios variopintos puede que den una muy buena idea de cómo es Colombia.

Un poco de contexto

Esta biblioteca empezó siendo una biblioteca especializada en economía, para los economistas del Banco de la República, entidad a cargo de la biblioteca. Actualmente funciona como biblioteca pública y responde a necesidades de una muy amplia comunidad, que la tiene como referencia por su larga trayectoria en la ciudad.

Los alrededores de la biblioteca

La Luis Ángel Arango funciona en la Candelaria, el sector colonial de Bogotá. En frente se encuentra el Museo de la Moneda y la donación de Fernando Botero, donde pueden encontrarse pinturas y esculturas de grandes artistas.

Por esa misma cuadra hay una gran cantidad de restaurantes, cafés y chocolaterías. Al costado oriental de la biblioteca se encuentra el Colegio Agustiniano de San Nicolás, donde estudié en mis primeros años de escuela.

Muy cerca queda la Universidad de La Salle y el Teatro Colón. En la calle pueden verse algunos carritos donde venden obleas. Es curioso ver que casi todos los carritos ahora se llaman «Obleas Mick Jagger», luego del concierto de los Rolling Stones en Bogotá, donde Jagger probó las obleas.

Las fotos

Categorías
Ciencia de la información

Bloguear: ahora y antes, desde hace 250 años

Esta es la charla de Robert Darnton en la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, traducida. Esta presentación también fue mencionada en la revista El Malpensante, titulada Bloguear del siglo XVIII a Perez Hilton.

A lo que va Darnton es a esa comunidad que se teje en el intercambio de ideas, que ahora ocurre en espacios digitales, pero que ha existido con otras manifestaciones como lo demuestra Darnton mediante los grafitis, conversaciones de cafés o panfletos. De hecho podríamos estar inmersos en una comunidad de esta sin darnos cuenta.

¿Hay una comunidad así sobre ciencia de la información en Colombia? Personalmente creo que existe, pero que no escribe blogs, o al menos escriben muy poco en blogs y más en medios bastante dispersos (twitter, tumblr, youtube, facebook y un largo etc.). Habrá que ver el trabajo que estaba realizando Lorena en su blog. ¿Y si empezamos a documentar nuestras conversaciones en torno a la ciencia de la información?

Categorías
Ciencia de la información

¿Acto creativo o imitación? Del tributo y la deshonra en los derechos de autor

El pasado 25 de Septiembre de 2014 se realizó este evento en la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá. Ésta fue una conversación entre Felipe Rubio (abogado) y Miguel de Narváez (compositor y productor). Este evento se centró en obras derivadas y obras musicalesy esto se evidencia cuando Felipe comenta que crear una obra de la nada es prácticamente imposible.

Categorías
Ciencia de la información

Podcast en bibliotecas // Lecturas de tabaquería e ideas para la Luis Ángel

Mic. Por Robert Bejil (vía Flicrk)
Mic. Por Robert Bejil (vía Flicrk)

En una de mis clases con Pablo Arrieta estuvimos hablando de podcast, audiolibros y sobre lo agradable que sería ir escuchando un libro mientras te mueves en el transporte público en vez de ir haciendo mala cara. Uso twitter en clase y apareció un comentario de Mauricio Duque, @elpalabrista recordándome sobre su blog (recomendado, por cierto) Lecturas de Tabaquería. He de confesar que nunca voy a olvidar el día que escuché Embargo, de José Saramago mientras estaba inmóvil en un Transmilenio atiborrado de gente. ¿Acaso hay una situación en la que te puedas sentir más identificado con esta lectura? Aquí dejo el podcast, por si quieres escucharlo:

Embargo, de Saramago leido por Mauricio Duque

Entre la conversación que fluía en clase y además a través de twitter recordé eventos como «Comparto mi voz y mis ojos» de la Biblioteca Luis Ángel Arango en Bogotá (aquí una invitación al evento), una actividad donde voluntarios comparten con un café la lectura en voz alta de algunos libros. La verdad nunca he asistido a estas sesiones pero me pregunto si las graban. ¿Por qué no hacer un podcast con estas lecturas? De esta forma las lecturas no se quedan únicamente en este espacio y tiempo, sino que pueden revivirse en distintas ocasiones y lugares. Muchas bibliotecas hacen podcast para sus usuarios. Aunque es algo de lo cual he hablado en algunos talleres que dicto, creo que es algo con mucho potencial que no se ha desarrollado lo suficiente en Colombia (espero que no ocurra igual en otros lugares ¿Algún podcast de lecturas o bibliotecas en español que me recomienden?).

Una de las cosas que me haría muy felíz es que los podcasts también se subieran a LibriVox (Recomendada por Pablo Arrieta), una plataforma que permite descargar o subir audiolibros en dominio público (para no tener líos con el derecho de autor, aunque no deja de sorprenderme lo que muchos hacen «por el fomento de la cultura«). De esta forma la biblioteca se haría algo de publicidad en esta plataforma y no sólo usuarios de la biblioteca en Bogotá se beneficiarían de las lecturas en voz alta que realizan. ¿Y por qué no invitar a Mauricio a hablar de sus Lecturas de Tabaquería? Ya tiene una buena experiencia haciendo podcasts y sería muy interesante que la biblioteca tuviera en cuenta su trabajo.