Categorías
Ciencia de la información

Aprendiendo sobre fortalecimiento de asociaciones en el pregrado de Ciencia de la información y bibliotecología

¿Acaso el fortalecimiento de asociaciones se aprende en la universidad? Durante el primer semestre del 2016 tuve a cargo la clase titulada «Sociedad civil y bibliotecas públicas«, del Departamento de Ciencia de la Información de la Universidad Javeriana e incluí algunas cosas que aprendí sobre el tema. Me tomé ciertas libertades para experimentar con la temática de la clase y aquí algunos resultados de la experiencia.

Categorías
Ciencia de la información

Percepciones del taller sobre fortalecimiento de asociaciones en Colombia

Del 4 al 6 de Octubre del 2014 se realizó el taller de fortalecimiento de asociaciones, en el marco del programa Fortalecimiento de Asociaciones de Bibliotecarios (BSLA por sus siglas en inglés) de IFLA. Fui invitado por mi trabajo realizado en la Fundación Conector. En este texto analizo el objetivo del evento y las asociaciones bibliotecarias colombianas. Cierro con una propuesta, para no quedarme en una crítica al evento y pensar en su desarrollo. De antemano agradezco a los organizadores del evento por su invitación y por abrir un espacio para conocer tantas iniciativas y personas interesantes. En general mi percepción del evento es que tuvo más cosas buenas, pero siento mencionar también las malas en este texto. Espero que sirva para la reflexión y por supuesto son bienvenidas las críticas, precisiones o ajustes que se quieran hacer.

El objetivo del evento

A decir verdad no me quedó muy claro cual era el objetivo del evento. En la documentación que recibí puede leerse «El programa BSLA (sic) es una metodología general que ofrece abordaje estratégico para el desarrollo de capacidades y la sostenibilidad de las asociaciones de bibliotecarios. El programa beneficia a las asociaciones, bibliotecas y sus comunidades». ¿El objetivo era fortalecer las asociaciones existentes o crear una nueva asociación sostenible con todos los participantes?

¿Asociaciones o agremiaciones?

Antes de profundizar más en el tema, creo que deberíamos aclarar los conceptos. Para mi la pregunta inicial debería ser: ¿Estamos hablando de asociaciones o de agremiaciones? Según el Diccionario de la Real Academia Española, en su definición de asociación puede leerse: «Conjunto de los asociados para un mismo fin y, en su caso, persona jurídica por ellos formada». Por su parte, un gremio se define como «Conjunto de personas que tienen un mismo ejercicio, profesión o estado social». En el evento se usó indistintamente el término agremiación y asociación, como si fueran sinónimos, cuando no lo son. Si vamos a hablar de agremiaciones, discusiones muy álgidas como el uso de tarjetas profesionales serían un buen punto de partida. Si vamos a hablar de asociaciones, la interdisciplinariedad es la clave, por lo que perfiles como una de los participantes, con estudios en ética y filosofía (aunque no en bibliotecología) resultaban muy valiosos. Fue una lástima que estos perfiles no llegaran más allá del primer día, en mi concepto por la falta de claridad en temas básicos como el aquí mencionado. También me pareció muy triste que algunas entidades se presentaran como los «encargados de expedir tarjetas profesionales». ¿Tan minúsculo es el impacto que esperan generar en Colombia?

¿Participaron quienes debían participar?

Estoy estudiando las comunidades de práctica, como espacio de aprendizaje informal en mi maestría en educación. Etienne Wenger, en su libro «Comunidades de práctica: Aprendizaje, significado e identidad» menciona que las comunidades de práctica tienen dos cosas que les dan valor: Participar y cosificar.  El participar es sencillo de comprender, por la definición del diccionario y el significado que podemos darle por sentido común, sin embargo el cosificar es algo más complejo. Particularmente lo interpreto como la materialización de las prácticas en documentos o infraestructuras. Algo que me gustó bastante, fue que entre los asistentes generamos este mapa de participantes del evento, de esta forma creamos un producto o como diría Wenger «cosificamos». Al ver el mapa, las asociaciones realmente son menos que el total de los participantes, puede notarse al comparar la capa de asociaciones contra la capa de asistentes. ¿Realmente participaron quienes debían participar? ¿Cuál era el objetivo de invitar a muchos más grupos, personas o instituciones? Si el objetivo era invitar a los participantes del panorama bibliotecario, hacen falta instituciones y personas que están haciendo cosas interesantes, por ejemplo en otras ciudades además de Bogotá y Medellín.

Las asociaciones colombianas

Siento que las asociaciones colombianas son un grupo reducido, cerrado y sin un norte claro. En una mesa de trabajo de 7 personas agrupadas al azar en el que estuve en el evento, 5 no pertenecían a ninguna asociación y las dos que si pertenecían a alguna, eran sus presidentes o máximas autoridades. Al preguntar por qué no pertenecía ninguno de los 5 a alguna asociación, se manifestó que las asociaciones existentes representan una carga extra de trabajo y ningún beneficio. En esas condiciones es muy difícil que una asociación se mantenga y mucho menos que crezca.

Las tarjetas profesionales de bibliotecólogos y archivistas en Colombia

Resultó curiosos que los dos participantes que si pertenecían a asociaciones, estuvieran a favor del uso de tarjetas profesionales para que personas que no tengan formación en sus disciplinas se vean impedidas a ejercer la profesión. ¿A qué se debe la necesidad o esa enorme ansiedad a que el ejercicio deba tener tal requisito? ¿No es suficiente con el título profesional? O no será que somos tan malos en lo que hacemos que necesitamos recurrir a normas y leyes para que no nos quiten nuestros cargos. Particularmente me parece crítico este tema si estudio una carrera que tiene dos tarjetas profesionales. ¿No deberíamos hacer una revisión de fondo a la dichosa tarjeta profesional? Algo allí huele muy mal.

En todo caso en ese escenario, estamos hablando de agremiaciones y no de asociaciones. El evento sigue quedando sin dar muchas luces al respecto.

La descontextualización del problema

Las presentaciones de expertos suelen ser interesantes, pero de nada sirven si no se contextualizan. Creo que los mejores momentos del evento fue cuando se dejó de lado la teoría para hablar de problemas reales del contexto colombiano. Espero que este texto apoye a la identificación del problema y a su identificación. Algo que me sigue preocupando es que se tomen las identificaciones de problemas como asuntos personales. Quiero ser claro en eso: No pretendo señalar a nadie, ni juzgar su trabajo, pero si que reflexionemos sobre lo que estamos haciendo. Si no podemos contextualizar los problemas porque sus involucrados se sienten ofendidos, creo que no vamos a poder avanzar.

¿Le recomendaría afiliarse a alguna asociación colombiana de bibliotecólogos o archivistas?

Antes de afiliarse a una asociación colombiana, le recomendaría que les preguntara qué le ofrecen a cambio. Particularmente a las asociaciones a las que yo podría afiliarme, todas con base en Bogotá, no hay ninguna que me ofrezca algún beneficio que valga la pena por la inversión en tiempo, dinero y trabajo que estoy dispuesto a dar. El enfoque de una de las presentaciones hizo énfasis en el voluntariado o trabajo ad honorem de sus afiliados más recientes. Perdón, pero me parece que el trabajo y tiempo de las personas debe remunerarse. No puedo dejar de pensar en la respuesta ejemplar de un joven a una práctica sin remunerar. Si no hay remuneración en otros asuntos como reconocimiento, representatividad o al menos pasar un buen rato, creo que las asociaciones si deben meterse la mano al bolsillo si quieren que alguien sirva el café en sus encuentros, que fue el ejemplo que usaron.

Una propuesta

Algo que el evento hizo fue abrir espacios de encuentro y participación, lo cual aplaudo y agradezco a sus organizadores.  Sin embargo les propongo que las asociaciones revisen el objetivo de asociarse y sobre todo que escuchen a sus potenciales socios. Una participante mencionó que le interesa asociarse para compartir tiempo con sus colegas en espacios menos académicos o que no se discuta lo laboral. Creo que las asociaciones no deben enfocarse únicamente en temas sagrados, sino que pueden servir para pasarla bien y ya. El que una asociación no sea académica o profesional no implica que sea una mala asociación.

Revisen si la tarjeta profesional es el objetivo de su asociación, sobre todo en un mundo que le está apuntando a la interdisciplinariedad. Un presidente de estas asociaciones, cuando le pregunté por sus mecanismos para atraer a nuevos integrantes me comentó que deberían pensar en «incluir videojuegos y cosas por el estilo». Por favor, dejen de tratar a sus potenciales socios como si no tuvieran cerebro. Una cosa son los intereses en temas digitales y otra los sistemas de remuneración no monetario para los asociados. Si lo que interesa es que más personas hagan parte de sus asociaciones, podrían empezar por dejar de entenderse como una agremiación. Si son una agremiación, piensen en la interdisciplinariedad que se da por la sociedad red de la que habla Castells, la sociedad de la información y las sociedades del conocimiento que menciona UNESCO o cualquier otra cosa que les haga ver más allá de los muros de su institución.

Por otro lado, si hacen un evento, no solo participen, sino que cosifiquen. Ojalá que al final de cada reunión o evento que se haga, haya un producto. Revisar el objetivo de la reunión puede ayudar a afinar el producto que debería tenerse o construirse. Ojalá se publique y pueda compartirse, para que sirva en beneficio de los participantes u otros actores involucrados en los escenarios de los profesionales de la información.

Trabajemos en red. Si la idea del evento es involucrar a otros grupos, pensemos en que podemos hacer trabajo en red y distribuido. El mapa que construimos como producto del evento muestra el gran centralismo que tenemos. ¿No valdría la pena diseñar una comunidad de práctica nacional sobre el trabajo en bibliotecas, archivos, museos, centros de documentación y todo lo relacionado con profesionales de la información?

¿Que opinan? ¿Tiene sentido algo de lo que escribí aquí?