Archivo de la etiqueta: Ciencia de la Información

Linked Open Data II

Ya se había mencionado algo al respecto en una entrada anterior, pero esta vez procuraremos ser un poco más detallados con la información. Hace un tiempo me encontraba en un evento escuchando sobre acceso a la información y nuevas formas de descripción de contenidos. En el ámbito en que venimos trabajando desde la Ciencia de la información y la Bibliotecología, es interesante pensar en los nuevos retos que se nos avecinan, más con los recursos que internet nos está brindando.

Esto nos lleva a reflexionar sobre el papel de las unidades de información en la actualidad, en donde los usuarios se encuentran en un entorno lleno de recursos para obtener información de todo tipo y pocas herramientas para validar la misma. Este es un entorno de sobreabundancia de información. Los profesionales de la información, entonces, pensar en nuevos servicios para sus usuarios. Esto crea una preocupación por los contenidos que una unidad de información posee y puede ofrecer, pero más que eso, una preocupación sobre cómo brindar un acceso adecuado a esos contenidos. ¿Que información tienes? ¿Cómo pueden acceder los usuarios a esa información y potenciarla? A continuación algunas sugerencias en una bonita presentación por parte de Europeana.

Datos Abiertos Vinculados. ¿Qué son? from Europeana on Vimeo.

La irrupción de Baiget

El pasado martes 30 de octubre tuve la fortuna de ser invitado a la clase de Ciencia de la información que hace parte de las primes asignaturas del programa homónimo que se imparte en la Pontificia Universidad Javeriana. Para esta clase tenían como invitado a Tomàs Baiget para que les hablara a los chicos de primer semestre (nocturno) sobre su profesión y otros temas a fines y de interés.

La sesión fue interesante, no había nada preparado y la base de toda la charla fue una presentación que traía para otros asuntos titulada El futuro del profesional de la información. De ahí parte esta publicación, en el poco tiempo que duró hablando con nosotros tomé nota de algunos aspectos que atraparon mi atención y que hoy traigo a esta entrada.

Partió desde su trabajo en El Profesional de la Información – EPI y la importancia de la divulgación y el modo en que se difunde la información. Se subraya la importancia del ingles como el lenguaje de divulgación de la ciencia. Y ante todo los demás cambios que esta época han traído a la profesión, “la sociedad no nos marca pautas porque desconoce nuestras nuevas posibilidades”. Tenemos que reinventarnos fue el mensaje que dejó de entrada. Parte de esa reinvención de nuestra profesión está en el análisis de tendencias, en ver las necesidades que se están creando en esta era y en las capacidades que tenemos para suplirlas. El problema, en muchos casos, es un problema de actitud y no tanto de capacidad, como profesionales.

Entrando en temas editoriales recalcó la importancia que se debe tener a la hora de presentar la información, es un poco obvio pero es de cuidado, al final esa es nuestra labor. Saber seleccionar y vender la información, qué es lo útil, lo funcional y de fácil comprensión para los otros. ¿Cómo logramos esto? en su momento dio un montón de ejemplos y buenas recomendaciones, al final lo relacioné un poco con la propuesta de los Knowmads como propulsores de la sociedad de la innovación (ver: aprendizaje invisible) ¡Claro! relacionándolo un poco con el rol del profesional de la información y los cambios y los cambios que atraviesa. Los sistemas a los que debe adaptarse, volver a esa vida de nómada en donde la comunicación con los demás grupos en constante movimiento es fundamental, rompiendo con las dicotomías en la realización de labores (todos somos aptos para…) Crear, compartir, intercambiar, vender y por supuesto recibir en las relaciones con los otros.

Cuando nos comunicamos, nos conocemos, sabemos con quién podemos construir qué, nos organizamos. Construimos comunidades, aprendemos. El tiempo voló, se trataron otros temas sobre el ingreso a ISI, y las políticas sobre el embargo, el lío de los derechos de autor y la crisis europea, Open acces, Open data y Linked open data (se mencionaron sin entrar en detalle). Lecciones cortas pero de a pocos algo se irá construyendo. Espero haya sido una buena intervención para los chicos de primer semestre, por lo menos para mí lo fue.

Bajar internet al mundo físico

Al ver cómo han cambiado las cosas por lo menos en esta década con internet recordé las palabras que encabezan este post, lo que se refiere a bajarse internet, descargarlo al mundo análogo, a lo físico. Esa idea la escuché de un grupo de personas muy atentas a las actividades colaborativas, el acceso abierto y todas estas cosas, la gente de Platoniq.

Esa idea me quedó sonando y la verdad creo que es una buena alternativa, pero ¿qué implica hacerlo? o ¿para qué, si hay un montón de cosas por las cuales amamos a internet tal como va? Pues bueno, si lo pensamos hemos trasladado muchas de nuestras actitudes cotidianas al entorno digital y las hemos dejado desarrollar allí. La socialización, en algunos casos, la solución adecuada a un problema (o muchos) lo que implica trabajo en equipo, búsqueda de información, la selección adecuada de la información y la creación y transferencia de nuevos conocimientos. ¡Ya está! pero ¿cuál es el problema? El problema lo percibo como la idea general de que lo que se maneja en un entorno digital y lo que ocurre en uno análogo son dos mundos totalmente diferentes que no se relacionan entre sí;  lo que se me ocurre es que esa diferencia es de este tipo, por ejemplo: si lo llevamos a campos cercanos, en la educación. Si se enseña algo para la vida pero en un entorno totalmente aislado del mundo real ¿qué se está enseñando? Si los ciudadanos de ahora y del futuro necesitan aprender a resolver sus problemas en comunidad, en sociedad, pero los educan para ser individualistas y competitivos ¿qué ciudadanos tendremos? Si tenemos en cuenta que después de clase (o durante) los estudiantes se relacionan entre sí, comparten información y se ayudan entre sí para resolver problemas, tareas o trabajos académicos.

Lo mismo pasa con las tecnologías y el uso de información; si hablamos de encontrar buenas fuentes, de usar adecuadamente la información, de explorar e investigar con estos poderosos recursos a los que podemos acceder desde la web, pero  se restringe el acceso a la información o a ciertas páginas en instituciones educativas y algunas bibliotecas… ¿Cómo podemos apoyar o fortalecer el desarrollo de las habilidades que han crecido en internet y que son tímidas en lo análogo? — Esto me lleva a pensar en una extensión de actividades que se realizan entre visitantes frecuentes de bibliotecas y bibliotecarios (o Bibliotecólogos, como se prefiera) y en cómo se relacionan, en como se puede generar aprendizaje accidental o conocimiento por azar, en cualquier momento y lugar. También el miedo que parece existir ante la avalancha digital y el posible olvido de las bibliotecas, que es un factor a tener en cuenta y que existen personas que lo tienen presente, aunque sabemos que es difícil que suceda.

Creo que ese miedo se superaría si se piensa en el espacio físico, en el lugar en donde se puede crear comunidad, sentido de pertenencia. En donde se pueda compartir intereses en común con otras personas y en donde se pueden arrastrar aspectos de lo digital que nos ayuden con nuestras actividades análogas, ver nuestro entorno como un laboratorio que crece y se expande, así suena mejor ¿no?

Ya que está la intención lo que queda es transformarla en acciones.

NOTA:

El sonido que introduce esta publicación es el generado por las conexiones Dial Up, o como lo suelen llamar, el antiguo sonido para conectarse a internet. Antaño, para poder conectarse se necesitaba de un módem que realizaba una llamada telefónica a otros ordenadores conectados a un número específico en la red telefónica. Los sonidos que se producían se generaban debido a que las líneas telefónicas eran análogas, por lo tanto el módem emitía y recibía señales en distinta frecuencia que eran moduladas y convertidas en datos digitales. Como lo recuerdo, no siempre se lograba una conexión exitosa y por lo que ahora sé se debe a que estas señales debían verificar (según lo encontré acá):

  • Señal de línea disponible
  • Tonos de llamada al número de destino
  • Grupos de señales de las distintas velocidades a las que puede comunicarse el módem, para elegir más rápida y óptima
  • Intercambio de datos sobre el modo de llamada (SYN-ACK)
  • Comprobación de velocidad
  • Modo Duplex (comunicación simultánea en ambos sentidos)
  • Conexión aceptada
  • Y datos

Con este último ya se contaba con acceso a internet y todo un nuevo universo.

 

El protagonismo de las bibliotecas a través de los ojos de un despistado

Mientras revisaba un documento relacionado a la llamada alfabetización informacional y el rol de las bibliotecas frente al uso de las TICs por alguna razón empecé a recordar mi relación con las bibliotecas en distintos momentos de mi vida, desde muy chico hasta este momento en el que me encontré a media noche leyendo sobre el tema estando a un paso de ser profesional en esta área…

Las letras que se plasmarán a continuación serán parte de una reflexión temprana y sobre la marcha del texto. ¿Cuál ha sido el papel de las bibliotecas en estos 22 años de descubrimiento y aprendizaje?

El primer recuerdo que cargo de una biblioteca llega a una escuela rural situada en una vereda la cual su nombre he olvidado a las afueras de Fusagasugá, Cundinamarca. Lo primero que pregunté fue ¿qué es este lugar? mientras acompañaba a mi mamá a sacar unos cuantos textos escolares de un cuarto pequeño, húmedo, con un par de estanterías y un montón de cajas apiladas. El cuarto permanecía bajo llave, también guardaba un computador que no tengo claro si lo vi alguna vez en funcionamiento o sólo  como un chechere más de la habitación, seguro producto de alguna ONG.

Más adelante, cuando inicié mis estudios en la escuela primaria escuchaba a los más grandes hablar de reunirse en la biblioteca, me parecía un lugar más bien extraño en dónde sólo podías entrar cuando se fuera más grande y se estuviera en un grado académico más alto. En esos años teníamos un estante en el salón en donde se dejaban los libros y demás útiles de trabajo para el grado que se cursaba(se incluían colores, tijeras, temperas, el tarro de los punzones, pinceles, pegamento y un delantal). Al finalizar el año cargábamos con todos esos útiles sobrantes y los libros a casa, trabajo pesado aquel.

Mi lugar de castigo, de adelantar (o copiar) trabajos y de no poder reír o molestar con mis amigos llegó en los años del bachillerato. Era el lugar menos llamativo del colegio. El bibliotecario media más de 1.80cm y tenía un rostro duro, una espalda ancha y un humor de los mil diablos; fuera de los gritos de silencio y reclamo a los estudiantes no le escuche una palabra en un tono moderado o en una conversación. La biblioteca hacía parte de una sola sala. Gran parte de ella estaba ocupada por mesas unidas en forma de “U” y sillas, uno que otro pupitre; una parte pequeña estaba ocupada por estantes y el escritorio del bibliotecario. Los estantes se encontraban bajo llave, la única vez que pedí libros fue para llevarlos a clase, me los entregó luego de ver la nota de la profesora que los solicitaba. Textos básicos sobre ciencias sociales, ciencias naturales, matemáticas y atlas geográficos.

La primera vez que visité la biblioteca pública del pueblo fue en ese mismo periodo, para hacer algún trabajo. Me gustaba ir a ese sitio porque quedaba en un parque algo oculto que unía la sede del SENA y la casa de la cultura en donde se veían siempre personas tocando algún instrumento musical o dibujando o haciendo piruetas en la hierba. Bueno, entrando a la biblioteca ya las cosas cambiaban, era como en el colegio pero algo diferente; la bibliotecaria era más amable se veían estanterías móviles lejos del público y unos estantes fijos con libros de referencia. Fueron pocas las visitas que le siguieron a esa biblioteca de mi parte. Luego llegó Encarta y una filtración de una clave para acceder a internet, en el colegio eramos muy pocos los que nos entreteníamos hablando sobre el ruido que hacía el equipo al tratar de conectarse y la información que encontrábamos, principalmente sobre temas de anime, animaciones en flash, juegos e información sobre grupos musicales y páginas con información para resolver los trabajos académicos.

De bibliotecas nada, se mejoró la conexión a internet llego la banda ancha y ya el ruido en el teléfono para acceder a la red fue desapareciendo, ya era más rápido. Youtube me molestaba por la poca cantidad de vídeos que tenía, la mayoría en ingles y poco entendía. Soulseek  fue la luz, compartir información a cambio de información de tu interés. Música, Comics y charlas con gente de muchos lugares con gustos distintos o afines y muy variados puntos de vista, era lo de todos mis días. Se aprendió mucho pero lo dejé cuando entré a la universidad, curiosamente a estudiar Ciencia de la información bibliotecología. Accidentes, todos los tienen pero cada cuál ve cómo arreglárselas.

Durante los años como estudiante de Ciencia de la información — Bibliotecología se vió y se pasó por todo. Buenos y no tan buenos docentes, brechas de conocimiento, cambios en los modos de hacer con o sin tecnología. Pasar de la prohibición en el uso de Wikipedia a citarla en los trabajos de último semestre… En fin. Entre estos cambios el que más recuerdo es el paso que dio la biblioteca Alfonso Borrero Cabal S.J. de restringir las redes sociales (desde 2007-8 o antes, que recuerde) a hacer convocatorias y promociones a través de las mismas del 2010-11 para acá… En realidad es muy poco tiempo; me preguntaba ¿sería una moda? si ahora todo se mueve por redes sociales, ¿por qué tardarían tanto? Lo curioso es que no fue la única, todavía hay bibliotecas que ni siquiera le brindan acceso a internet a una comunidad ¡por considerarlo un riesgo!

Poco a poco las bibliotecas han ido adaptándose a los cambios que las tecnologías han traído, y aunque fue tardía mi amor hacia estos recintos, ya llegando al final de este capítulo quiero ocuparme más de la interacción entre las personas y la información y el fortalecimiento a estos espacios comunes y disponibles para toda persona curiosa y ávido de información y conocimiento. Las bibliotecas todavía tienen sus retos por superar y es necesario que toda la comunidad involucrada en ellas, desde los profesionales de la información hasta el más joven lector, piensen, interactúen y transformen estos espacios de encuentro e intercambio de saberes comunes. Y como se diría a trabajar y si es el caso ¡luchar por lo nuestro!

 

logo-dominiopublico

Calculadora de dominio público colombiana

Calculadora de dominio público para obras literarias colombianas

Calculadora de dominio público para obras literarias colombianas

Mi última presentación para el pregrado en Ciencia de la Información – Bibliotecología es esta. Puedes descargar el documento completo o la presentación. Hice un micrositio para este proyecto: http://labs.hiperterminal.com/dominiopublico/. Este proyecto está en beta y tu puedes aportar en su construcción.

Calculadora de dominio público para Colombia

Ética de la información. Panel: Sociedad, tecnología y responsabilidad

ayer 20 de Octubre se realizó el panel: Sociedad, tecnología y responsabilidad organizado por la profesora Claudia Melo y los estudiantes de Ciencia de la información de la Pontificia Universidad Javeriana que están cursando la asignatura de Ética de la información con el apoyo de la dirección de la carrera y del departamento de Ciencia de la información – Bibliotecología.

El panel tuvo como invitados a los profesores de la facultad de filosofía, de la misma universidad, Francisco Sierra y Edgar López.

Presentación

Al iniciar el panel se le solicito a los asistentes agruparse y reflexionar  sobre tres preguntas preparadas por los panelistas para la ocasión

  1. ¿Son las redes mecanismos adecuados para estar bien informados?
  2. ¿Qué valores deben ser salvaguardados en la prácticas de las redes?
  3. ¿Cree usted que es una intromisión de Estado legislar en el dominio de las redes cuándo estas han hecho su propia legislación?

Posteriormente estas reflexiones se socializaron entre los asistentes en donde se encontraron posturas variadas e interesantes desde donde se abordaron estas tres preguntas en donde cada grupo rescataba aspectos que para otros pasaban desapercibidos o simplemente se complementaban las ideas de los demás.

Ya habiendo escuchado a los participantes el panelista Francisco Sierra inicia su intervención con un escrito preparado para el evento.

Por desgracia en un determinado momento dejaron de usar el micrófono y creí que las voces no se escuchaban lo suficientemente bien como para continuar con la grabación. Estaba totalmente equivocado, el sonido estaba perfecto!

Algunos de los comentarios de la segunda presentación a cargo de Edgar Lópes se tuitearon desde @Vald_Es y @El_viandante en su mayoría con la etiqueta #LeyLleras

OA: Producción, difusión, producción de la información

Toda buena intención tiene sus buenos obstáculos. Las instituciones, principalmente las educativas, se han preocupado por el fortalecimiento y motivación a las actividades de investigación dentro de la misma institución; una gran vía que facilita estos procesos se podría ver en el uso de repositorios de acceso abierto.

Concuerdo con la opinión de @gaitandeomaha sobre la obtención de información completa y de calidad, pero ¿qué pasa con la producción de la misma? En países como el nuestro se ha optado por tomar una actitud de consumidores y más bien poco de prosumidores de información.

A pesar de que han sido las instituciones educativas formales las que se han preocupado por que sus investigadores contribuyan con sus trabajos a la creación y mantenimiento de sus repositorios, también existen aquellos curiosos que han buscado un lugar en donde puedan incluir sus trabajos para que sea evaluado por sus pares y si es posible contribuir con la creación de nuevo conocimiento.

Esta última iniciativa atrae un poco más mi atención, repositorios abiertos a cualquiera que tenga algo que mostrar y las ganas para desarrollar trabajos en conjunto con otros investigadores con las mismas inquietudes y casi que un mismo fin. Así no solamente la comunidad “tradicional” serán quienes se ocupen de crear y distribuir la información sino que se abre un espacio al margen de la formalidad académica para quienes quiera exponer sus ideas y contribuir al desarrollo de nuevas investigaciones, nuevas ideas y nuevo conocimiento.

Ver además

Libertad de información

Procesos públicos transparentes, conocimiento y reconocimiento de la sociedad es lo primero que se me ocurre al pensar en “Open information”. Pero también investigando un poco me topé con otros términos que, o bien podrían ser sinónimos o bien me hace falta revisarlos y aprender más de ellos, por ejemplo Open data y Open Knowledge aunque de lejos se ve lo que tienen en común, sea dato, información o conocimiento, la idea es que esté disponible para su revisión y uso por cualquier persona.

Me pregunto sobre la importancia de la privacidad de los datos, qué los regula o cómo se debe usar. Explorando un poco se puede ver que la legislación colombiana toca estos temas en la Ley 190 de 1995 artículo 51 la cuál dice que:

“Con fines de control social y de participación ciudadana, que permitan vigilar la gestión pública, a partir de la vigencia de la presente Ley, las alcaldías municipales y distritales y las oficinas o secciones de compras de las gobernaciones y demás dependencias estatales, estarán obligadas a publicar en sitio visible de las  dependencias de la respectiva entidad, una vez al mes, en lenguaje sencillo y asequible al ciudadano común, una relación singularizada de los bienes adquiridos y servicios contratados, el objeto y el valor de los mismos, su destino y el nombre del adjudicatario, así como las licitaciones declaradas desiertas.”

También se encuentra la Ley 57 de 1985 la cual ordena la publicidad de los actos y documentos oficiales.

Si bien existen los casos y practicas dadas por países desarrollados es inevitable pensar si en un país como el nuestro se debe replicar las experiencias y modelos del exterior o preocuparse por llevar un trabajo en paralelo que abarque temas formativos e informativos con las comunidades que conforman al Estado y los procesos de apertura de datos e información.

¿Debido a la avalancha de información, se podría llevar a la sociedad a un estado de desinformación total? Esta pregunta si bien la podemos responder más adelante deja todavía más dudas si contamos con todo lo relacionado al tema de gobierno en linea. ¿Estos planes tienen en cuenta las condiciones de toda la población en cuanto a acceso y uso de la información?

Creo que al involucrar estos temas se puede apreciar mejor el papel de los profesionales de la información (bibliotecólogos, archivistas, documentalistas…) y el gran reto que tienen en cuanto a la creación de sistemas de información adecuados que puedan cubrir las necesidades y oportunidades de acceso y uso de la información de cada sector social.