Categorías
Ciencia de la información

Gestión del copyright para avanzar en la investigación y la enseñanza// Bibliotecas y derecho de autor

MIT Libraries

Jhonny Pabón, de Propiedad Cultural me recomendó el video Managing copyright to advance research and teaching donde hablan del derecho de autor y los problemas que han surgido para los investigadores y estudiantes para acceder a recursos protegidos por copyright. Esta charla es moderada por Ann Wolpert, la encargada de las bibliotecas del MIT.

Este video evidencia la pérdida de control que padecen los investigadores sobre sus obras al ceder los derechos de autor a editoriales. Claude Canizares, el primero en hablar luego de la presentación de Ann Wolpert, comenta sobre el choque que enfrenta la industria editorial contra las universidades como el MIT cuya misión es transmitir conocimiento; publicarlo y diseminarlo gratuitamente. Esto se ve reflejado en bibliotecas colombianas, por ejemplo la misión de Bibliored (Bogotá), como dicen en su sitio, es «Trabajar por el desarrollo social y cultural de Bogotá, fomentar la lectura y la escritura y garantizar el acceso a la información, al conocimiento, al arte y a la recreación, como elementos esenciales e insustituibles para el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes.» Por su parte, la Red de Bibliotecas de Medellín en su sitio mencionan en su objetivo principal la «…oferta de servicios de acceso al conocimiento» y entre sus objetivos específicos «Divulgar el conocimiento y la información» pero ¿Qué sucede cuando las bibliotecas quieren brindar acceso gratuito a la información y los autores, editoriales o «derechohabientes» quieren conseguir una retribución económica por consultar sus documentos?

Algo que he aprendido en este tiempo es que si un autor quiere conservar sus derechos y no compartir su producción está en todo el derecho de hacerlo y deben respetarse estas decisiones. Por otra parte, si los autores, en el caso del video del MIT investigadores, quieren compartir sus documentos porque su trabajo ya es retribuido por las universidades a las que trabajan, pueden usar cosas como Science Commons, presentada por Thinh Nguyen. En su presentación Thinh muestra el aumento en el factor de impacto de PLoS Biology, una revista que apuesta a liberar sus contenidos, lanzada en el 2003. ¿Qué quiere decir esto? El factor de impacto mide las citas que reciben los artículos. Imagina que tu artículo es muy bueno, entonces muchas personas se basarán en él para realizar sus trabajos y lo mencionarán en sus artículos. El tener un factor de impacto alto quiere decir que los artículos han sido mencionados por otras publicaciones científicas. Thinh mencionó que PLoS Biology llegó a tener el factor de impacto más alto (14.7 en ISI Web of Knowledge) convirtiéndola en la publicación sobre biología general más citada. Ahora piensa en esto: ¿No hay una ventaja de acceso aquellos quienes publican sus documentos sin cobrar contra aquellos que cobran por leer su documento? ¿Los investigadores viven para hacer dinero al vender sus artículos o lo que importa es que su trabajo sirva de base para el desarrollo científico?

En este punto llegamos a la Iniciativa de Budapest para el Acceso Abierto y me pregunto por algo que puede ser escencial para autores y bibliotecas: ¿quién se beneficia por cobrar por los contenidos de las publicaciones? Si a los autores les sirve que sean leidos para que los citen y así eleven su factor de impacto; a su vez una de las misiones de las bibliotecas es difundir la información y el conocimiento algo empieza a sonar raro en este sistema.

De las cosas que más me sorprendieron: Para acceder al artículo que publicó Isaac Newton sobre el invento del telescopio, aunque esté en dominio público hay que pagar U$9 para conseguirlo por la editorial. Esto por un momento me recordó al post sobre arduino.

¿Pueden desaparecer las bibliotecas en la era digital al no poder almacenar y conservar información por problemas legales? ¿Qué papel juega la biblioteca frente a las obras en dominio público?

Categorías
Ciencia de la información

Conferencia sobre derecho de autor, acceso abierto y bibliotecas en la era digital

Creative Commons

Entre las charlas que está realizando la Biblioteca Luis Ángel Arango sobre derecho de autor y bibliotecas en la era digital se programó un nuevo evento para el próximo viernes.

Aquí comenté la primera charla que realizó la Luis Ángel y aquí los comentarios de Carolina Botero, quien a propósito estará en la segunda charla sobre éste tema; que se ha programado para el próximo 11 de marzo de 2011 a las 9 AM. Los conferenciastas son los líderes de Creative Commons en Colombia, un «proyecto internacional que tiene como propósito fortalecer a creadores para que sean quienes definan los términos en que sus obras pueden ser usadas, qué derechos desean entregar y en qué condiciones lo harán» (como lo mencionan aquí). Aquí la invitación al evento. Ojalá puedan asistir. La última vez hicieron videoconferencia para seguir la chala en diferentes puntos. Ojalá esta vez se repita.

Espero volver a documentar los comentarios y lo que suceda en esa reunión.

Categorías
Ciencia de la información

Innovación en la cultura // Contenidos libres para el crecimiento de la cultura

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=PuyY7aWYBGA]

Encontré este video que habla sobe la cultura y de cómo la cultura libre puede beneficiarnos. ¿Alguna vez imaginaste que Brian Eno y David Byrne trabajaran para tí gratis? Pues bien, justo esa es una de las ventajas de la cultura libre. Este video fue hecho con música de estos dos grandes personajes, de su disco «My Life in the Bush of Ghosts«, quienes licenciaron samples de dos temas bajo Creative Commons y aparecen en el video remezclados por Lacreativa.com.

Este video me recordó las charlas que tuve a propósito de la charla de Trueque Digital en el Software Freedom Day Manizales, donde una de las conclusiones era: Si el trueque es una actividad milenaria entre nosotros ¿por qué permitir que una empresa nos diga que hacer trueque digital está mal?

Categorías
Ciencia de la información

Liberando o librándonos de los libros // Blas Garzón, Traficantes de sueños, biblioteca y cultura libre

Traficantes de sueños es un proyecto basado en contenidos libres, algo muy valioso en esta época donde muchos editores que no entienden el negocio ven como sus castillos se derrumban ante la red sin siquiera tratar de entenderla y adaptarse. En el sitio web de Traficantes podemos ver que son «un punto de encuentro y debate de las diferentes realidades de los movimientos sociales, (…) construimos una librería asociativa, una editorial y un punto que coopera con redes de distribución alternativa.» Es decir: No son una simple editorial, o librería; son los creadores de un nuevo espacio.

Gracias a Traficantes leí «Por una cultura libre. Como los grandes grupos de comunicación utilizan la tecnología y la ley para clausurar la cultura y controlar la creatividad»; un libro de Lawrence Lessig que puedes comprar o descargar en el sitio de Traficantes. ¿Qué tiene de especial Traficantes que no tenga otra librería? Pues que usan licencias Creative Commons, lo que permite que sus contenidos puedan copiarse sin necesidad de engorrosos permisos a editores que a veces nunca responden, manteniendo la información de los documentos que manejan aislada de quienes lo necesitan como ocurre en mi trabajo, en una biblioteca digital.

¿Cómo puede sostenerse este proyecto si sus contenidos pueden ser copiados libremente? Yo por ejemplo leí uno de los libros que ellos tienen. No voy a retribuirles el favor con dinero, pero este texto muy seguramente les servirá de publicidad para que alguien mas compre sus libros, o trabaje con ellos en un proyecto que pueda beneficiarlos a todos, quien sabe. El caso es que si para adquirir un documento para mi biblioteca digital tengo que escoger entre comprar los libros en una editorial cerrada o una que se basa en contenidos libres seguramente me inclinaré por Traficantes o la que use contenidos libres: En la biblioteca que trabajo nos propusieron comprar una copia física por cada documento descargado de la biblioteca digital, un disparate desde cualquier punto de vista. ¿Qué haría mi biblioteca (digital) con 250 copias físicas de un mismo libro? ¿No es excesivo pagar por cada libro si en realidad lo que me interesa es apenas un capítulo del documento completo? Con estos contenidos libres me quito este problema, además que va muy acorde con la idea del futuro del desarrollo de colecciones que mencioné en un post anterior.

En un grupo sobre bibliotecas 2.0 en LinkedIn la discusión sobre desarrollo de colecciones se llevó al uso de dispositivos electrónicos como tablets o e-readers desde la biblioteca. Blas menciona desde su experiencia cómo funcionan las dinámicas de estos dispositivos y sus puntos a favor o en contra, como los dispositivos cerrados estilo Kindle, y los formatos que usa: Un lector electrónico no es únicamente un pdf, sino que puede tener diversos formatos y los proveedores de dispositivos pueden hacer que un formato se lea únicamente en un dispositivo, es decir: O lees el documento en el aparato que te vendo o no lo lees. ¿Preocupante verdad?

¿Estan las editoriales tomando las medidas necesarias para estos nuevos retos? ¿Qué posición toman las bibliotecas y los usuarios que son quienes se benefician de los contenidos? En estos momentos donde la remezcla de datos puede verse en todos lados (un ejemplo es The #biblioteca Daily, un «periodico» sobre bibliotecas, donde escriben en él aquellos que en twitter usen la etiqueta «biblioteca» para sus enlaces. ¿Qué papel cumple una editorial en un estilo de publicación como ésta? Técnicamente ya se pueden generar nuevos documentos basados en fragmentos de otros documentos pero ¿por qué los derechos de autor deben ser un problema para esto? ¿Las editoriales son nuestras amigas o enemigas?

Personalmente creo que Blas y Traficantes de Sueños nos estan enseñando mucho y debe ser ejemplo a seguir.

Categorías
Ciencia de la información

El biblioburro: ¿Qué haces desde tu profesión por la gente?

Estoy tomando el I Curso en acceso y aplicaciones de las TIC para el Desarrollo humano de la Escuela Virtual del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, en uno de los foros Melania Arias dejó este video sobre el biblioburro:

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=tsHyN9zj8_o]

«…Si ellos no tienen biblioteca hay que inventar una. (…) esos niños del monte no van a venir a la biblioteca, hay que llevarles la biblioteca allá».

«…El burro se llama Beto y la burra se llama Alfa; y le puso Alfa y después le puso Beto. Ajá y eso qué quiere decir: Ajá, Alfabeto, los burros»

Muchas veces me he preguntado ¿qué hago yo por los demás desde mi profesión? y una de las posibles respuestas que se me ocurren es que trabajo por mantener los contenidos libres para que la información fluya de manera libre y genere conocimiento. Desde las bibliotecas se trabaja por permitir acceso al conocimiento y tal vez lo que haga no genere un cambio mundial, pero al menos funciona para mi y puede impactar a personas cercanas que compartan esta manera de pensar. Puedo ser el encargado de que los usuarios de mi biblioteca lleguen a los contenidos que necesitan pero ¿qué tal si ponemos esos contenidos al alcance de cualquier persona en el mundo y le damos permisos para que use dicho material para generar más contenidos (en otros formatos, idiomas, etc.)? Por esto el uso de contenidos libres, así como el uso de licencias Creative Commons me parecen útiles.

¿Qué haces desde tu profesión por los demás? ¿De qué manera crees que pueden organizarse estas iniciativas para crear soluciones sistemáticas y transversales a nuestros problemas?