Crowdfunding por bibliotecaria colombiana

Crowdfunding por bibliotecaria colombiana

Alejandra Vélez es una bibliotecaria colombiana que trabaja en Quibdó (Chocó) y desde Agosto de 2017 empezará a representar a Colombia en la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) en su sección de Latinoamérica y el Caribe. Su selección en esta sección es muy importante por varios motivos: Es la voz de Colombia en la región y además trabaja en una ciudad alejada de las grandes capitales, lo que da una perspectiva muy diferente de nuestro país y de las bibliotecas en el mundo.

El equipo de Nomono la ha venido apoyando desde hace algunos meses para que pueda hacer parte de esta sección y además pueda viajar a Polonia, pero ahora necesitamos de tu ayuda. Alejandra debe asistir a su primer reunión en el Congreso Mundial de IFLA en Breslavia . Ahora necesitamos de tu apoyo para que Alejandra pueda llegar hasta Polonia.

Continuar leyendo “Crowdfunding por bibliotecaria colombiana”

Custodia Urbana

Con esté vídeo recordé transitar por distintas calle en la ciudad [Bogotá]  y encontrar construcciones un poco deterioradas y, al parecer, olvidadas o dejadas ahí, sin más. Muchas de estas construcciones, por lo menos en el centro histórico de la ciudad, tienen una pequeña placa que dice algo así como: Inmueble de interés Cultural – o común, o público –  En algunas ocasiones me detengo a observarlos y por lo general tienen las ventanas rotas, en su interior se puede ver [cuando no está tapizado en su interior] grandes espacios cubiertos por una maleza abundante y algunos con decorados extraños pero casi en ruinas. Las fachadas opacas y los tejados originales caídos o muy agrietados; a algunos les han puesto una especie de techo en falso sobre la estructura con la intensión, seguro, de proteger el original así sea un poco.

Pero lo más importante y lo que no se ve es un gran ¿por qué son construcciones de interés cultural? ¿Qué pasó ahí? ¿Quién vivió ahí? ¿Quién lo construyó? O ¿cuántos años lleva de estar en pié en ese sitio? Supongo que alguna pista se encontrará entre los documentos del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural o el Archivo Distrital de Bogotá. ¿Y qué pasa también con las construcciones en otros sitios de Bogotá? Sería interesante poder contactar a los propietarios y crear Casas Culturales o Bibliotecas comunitarias. El primer caso que se me vino a la mente y que se está llevando a cabo en la ciudad es el del Matadero Distrital. ¿Por qué no replicar este caso a diferentes escalas y en diferentes barrios/sectores de la ciudad?