Archivo de la etiqueta: Dirección Nacional de Derecho de Autor

Lanzamiento de la Biblioteca Pública Digital de América

Digital Public Library of America

The Digital Public Library of America (DPLA) is working to create a large-scale digital public library with scientific and cultural materials available to all.

Con esta frase en su bio de Twitter se lanza hoy 18 de abril de 2013 esta biblioteca pública digital. En el sitio web de la biblioteca por el momento hay un mensaje de “Lanzamiento en la tarde”.

Desde la Open Knowledge Foundation ya hay una entrada en su blog titulado “Lo que esperamos de la Biblioteca Pública Digital de América” donde tratan tres temas:

  • Fortalecimiento de metadatos abiertos
  • Fortalecimiento del dominio público digital
  • Fortalecimiento de la colaboración en torno a los bienes culturales comunes.

Esta iniciativa complementaría el trabajo de Europeana para llegar al acceso público cultural del mundo. IFLA y UNESCO tienen el Manifiesto de IFLA sobre bibliotecas digitales. Si bien la industria del entretenimiento se ha preocupado por el fortalecimiento de la protección en el derecho de autor, vale la pena resaltar la labor de las bibliotecas por el fortalecimiento del dominio público.

A propósito de este tema, ya van 4 meses luego de la solicitud a la Dirección Nacional de Derecho de Autor sobre autores colombianos que entren en dominio público en 2013. También pregunté si la ley 23 de 1982 es retroactiva. Esto quiere decir que las leyes anteriores (menos duras) perderían su vigencia y los cálculos para saber cuándo una obra entra en dominio público, así la obra sea de 1950, se regiría por la ley del 82. En ninguno de los dos casos he tenido respuesta.

Si la ley es retroactiva ¿Podríamos tener una biblioteca pública digital en Colombia con obras en dominio público? ¿Quién defiende el dominio público en Colombia?

Celebrando el día del dominio público en Colombia

En varios países del mundo el primero de enero, además de celebrar el año nuevo, se celebra el Día del Dominio Público. Ésto debido a que una vez se cumple el plazo de la protección de la obra, entra en dominio público el 1 de enero del siguiente año.

Las obras que este año entran en dominio público son las de autores personales colombianos que murieron en el transcurso de 1932. No tengo registro alguno de estos autores por lo que le solicité a nuestros amigos de la Dirección Nacional de Derecho de Autor un listado de las obras que entrarían al dominio público. Hice la solicitud durante la primera semana de Diciembre (6 de diciembre de 2012). Apenas reciba el listado espero compartirlo por este medio.

Enlace de interés:
http://publicdomainday.org/

Programa de capacitaciones 2012 de la Dirección Nacional de Derecho de Autor

Capacitaciones 2012 Dirección Nacional de Dderecho de Autor

Capacitaciones 2012 Dirección Nacional de Dderecho de Autor

La Dirección Nacional de Derecho de Autor de Colombia publicó su programa de capacitaciones para el 2012. Los temas que presentarán hacen referencia al derecho de autor y lo audiovisual, digital, aspectos penales, el sector editorial, el ámbito educativo, la gestión colectiva y los derechos conexos y los organismos de radiodifusión.

Hay bastantes opiniones encontradas sobre la Ley 1520 de 2012, conocida como “Ley Lleras”. Estas capacitaciones son un excelente espacio para disipar dudas mediante un organismo con autoridad en el tema.

Anteriormente he asistido a estas capacitaciones. No soy abogado, igualmente los asistentes provienen de diversos campos del conocimiento. Un buen momento para que personas de diversas disciplinas entiendan y se acerquen a un tema que los afecta.

Comentarios a la ley 1520 de 2012 por un bibliotecario

Stuart Hamilton (su twitter es @IFLASPA, Director de Policy & Advocacy de IFLA habla sobre cómo leyes sobre propiedad intelectual, en este caso particular ACTA, podría afectar a las bibliotecas y a los bibliotecólogos; por ende, a la ciudadanía y los usuarios de estas instituciones encargadas de brindar acceso a información. Para empezar: ACTA no afecta a los colombianos, pero en Colombia, leyes como la 1520 de 2012 (conocida como Ley Lleras 2 o Ley del TLC) son el tipo de leyes que regularían propiedad intelectual en internet.

A continuación estan mis notas de la traducción del video. No son textuales, pero contienen a mi juicio la escencia de las preocupaciones de IFLA. Traduje “derecho de autor” por “copyright” para ajustarlo al español:

…las bibliotecas estan conectadas a sistemas de protección de derechos de autor nacionales e internacionales. Cumplimos un importante rol en hacer accesible y preservar la información que está protegida, como la que se encuentra en dominio público.

En este contexto, IFLA entiende y respeta el rol que el derecho de autor juega en informar, crear y diseminar (información) alrededor del mundo y nuestros miembros hacen énfasis en la importancia de hacer respetar estos principios y regulaciones. Así, los miembros de IFLA entienden que el derecho de autor debe proveer un balance entre las necesidades de información de la comunidad en general y los beneficios comerciales de los creadores y proveedores de contenidos. Lo que nos lleva a ACTA.

IFLA considera que la discusión de este tipo de acuerdos que pueden afectar el acceso a información de manera global deben realizarse en la OMPI, donde es posible asegurar la participación de todos los implicados. La falta de transparencia a lo largo de la creación de este acuerdo genera desconfianza por aquellos que no fueron consultados desde el mismo génesis del acuerdo. Como dijo el senador Ron Wyden de los Estados Unidos: Cuando acuerdos internacionales como ACTA se conciben y se contruyen en secreto es difícil argumentar que representan el interés del público en general.

El segundo punto, menciona Don Stuart, es la dificultad técnica que implicaría recolectar información de los usuarios para saber el tipo de actividad que realizan en internet, por ejemplo vigilando quién descarga contenido ilegal. Dice que si esta responsabilidad recae sobre los intermediarios como las bibliotecas, requerirían una gran inversión en infraestructura para rastrear esta información.

Finalmente, queremos llamar la atención en los esfuerzos anti piratería que desconocen que el derecho de autor debe ser balanceado. 15 leyes anti piratería se han promulgado en los pasados 30 años en los Estados Unidos y los plazos de protección se han extendido a lo largo de los años, creando un ambiente de poca flexibilidad en el derecho de autor particularmente en la era digital.

Si bien ACTA no aplica para Colombia y este llamado de IFLA se hace al Parlamento Europeo, creo que hay puntos similares en la manera de proceder del Gobierno colombiano frente a la reciente aprobación de la Ley 1520 de 2012. Aquí mis comentarios:

Los bibliotecarios entienden y respetan el derecho de autor. Nuestra misión como bibliotecarios es preservar y permitir el acceso a la información. No estamos buscando lucro por permitir el acceso a la información. Mi conclusión en una pasada presentación sobre ética de la información es que el acceso a la información es la herramienta de los bibliotecarios para formar ciudadanía. No nos interesa beneficiarnos de los autores a costa de su trabajo. Nuestra misión es diferente.

En el proyecto de ley 201 de 2012 (o Ley Lleras 2, también conocida como Ley TLC) no se contó con la participación de todos los involucrados en el acceso a la información a través de internet. Al igual que en el pasado proyecto de ley 241 de 2011 (primera Ley Lleras). Para ACTA, IFLA sugiere que esta discusión se realice en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual para garantizar su transparencia. No sé en el caso colombiano qué organismo debería hacerse cargo para garantizar la transparencia, ya que la Dirección Nacional de Derecho de Autor no realizó ningún tipo de convocatoria, que vengo esperando desde el pasado 17 de Febrero de 2011 y cuya “discusión” se realizó una vez se radicó el primer Proyecto de Ley por Germán Vargas Lleras. En ese caso parecería que se requiere un organismo conjunto que involucre la protección de los autores, pero que también tenga en cuenta a los usuarios. ¿Podría ser la Biblioteca Nacional? ¿Tal vez la Luis Ángel Arango? ¿Se les ocurre alguna otra entidad?

Por otra parte me sentiría mucho más tranquilo, si discusiones como la definición de lucro se llevan a cabo en este tipo de organizaciones donde se invita a debatir a todos los interesados, si puede realizarse en un espacio neutral y transparente. En una discusión que tuve con Felipe García Pineda, Director General de la Dirección Nacional de Derecho de Autor me decía que pedir acceso para obras protegidas sin el permiso del autor era una visión miope del problema. Mi respuesta fue que radicar el proyecto de ley sin la visión de los usuarios también lo era.

El segundo punto habla de un punto que en estos momentos no nos preocupa mucho porque la Ley 1520 de 2012 no menciona. Si se hubiera aprobado la pasada Ley Lleras si hubiera sido un problema y es la dificultad que tenían las ISP para implementar medidas para obtener información de los usuarios infractores dentro de la biblioteca. En este caso la adaptación a nuestra ley creo que sería referente a las medidas de protección tecnológica: ¿Estan las bibliotecas en capacidad de desarrollar mecanismos que quiten estos candados digitales para que hagan uso de las excepciones y limitaciones que la ley le permite? ¿Son los proveedores (disqueras, editoriales, etc.) quienes deben ofrecer a las bibliotecas las llaves a sus candados o deben tener las bibliotecas un equipo técnico que se dedique a hackear estos seguros anti copia? Si las bibliotecas tienen problemas financieros para adquirir documentos ¿Es justo que su presupuesto deba invertirse en hallar la llave para que dichos contenidos se puedan copiar, por ejemplo, para preservarlos? Según entiendo es una ventaja que esta nueva ley haya permitido mediante las excepciones y limitaciones que se desbloqueen documentos en caso de adquisición. ¿Es suficiente el que sólo se permita el desbloqueo para la adquisición?

El tercer punto si hace referencia a la ley en cuestión, particularmente en el punto donde extiende la protección a obras realizadas por personas jurídicas de 50 a 70 años. Como Stuart Hamilton menciona, se ha hecho todo para proteger a los autores pero ¿Quién protege a los usuarios? ¿Quien se encarga de mantener un sano dominio público, que de hecho no esta mal?

En una pasada discusión con Jhon González sobre representatividad de los bibliotecarios se evidencia la nula presencia de agremiaciones colombianas con opinión sobre estos temas. La representatividad me parece un tema preocupante porque en realidad se legisla sobre internet y muy pocos ciudadanos colombianos pueden participar en las discusiones que deberían darse para permitir unas leyes equilibradas. Por eso me parece urgente la creación de dicho organismo que permita el debate entre autores y usuarios para llegar a acuerdos.

No es que quiera todo gratis, es que quiero una ley justa. Desde hace bastante siento que se debía hacer una actualización a la ley de derecho de autor, pero me parece que el proceder no fue el más adecuado. Tengo más comentarios, pero menciono estos a propósito del llamado que hace Stuart Hamilton de IFLA sobre ACTA.

Proyecto de ley por Germán Vargas Lleras sobre derecho de autor en Colombia // #Leylleras

Germán Vargas Lleras presentó este proyecto de ley el 4 de abril de 2011 (aquí en pdf gracias al Hackbo) que “regula infracciones al derecho de autor y derechos conexos en internet”. Múltiples comentarios y manifestaciones se han dado en la red, pero he percibido que hay desconocimiento sobre lo que busca la ley y por qué se debe estar en contra o a favor de ella. Como profesional en información aprendes que debes ir a las fuentes para asegurarte que estás pisando sobre tierra firme. Por otro lado debes verificar la intención de dichas fuentes. No soy abogado, pero este es el punto de vista de un usuario de internet y un trabajador web. Aquí está la tan discutida ley:

¿Por qué se hizo? entre varios motivos se encuentra que Colombia debe tener una ley de este tipo para poder negociar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

¿Qué permitiría? De aprobarse, esta ley permitiría que sitios web fueran cerrados, contenidos bloqueados y cuentas de usuarios canceladas si cumplen con ciertas infracciones al derecho de autor. La decisión de cerrar y bloquear recae sobre las ISP en un primer momento a solicitud de quien considere que están vulnerando sus derechos de propiedad intelectual.

¿Qué tiene eso de malo? Pues que la decisión de acceso o restricción de información no la toma un juez, la toma una ISP pero el proyecto de ley entiende a las ISP de una forma bastante abierta.

La primera cosa que me llamó la atención fue la definición de Prestadores de Servicios de Internet (ISP en inglés) en el artículo 1 del proyecto de ley que define quien o que es una ISP. Hasta antes de este proyecto de ley entendíamos que una ISP es una empresa quien te brinda conexión a internet. En el caso de Colombia podría ser una empresa como Telmex o ETB. Según esta definición una persona que comparta su conexión a través de wi-fi al permitir el acceso sin contraseña se convierte en una ISP, o una biblioteca, o un café; quien enlace también se entiende como ISP, según el punto D del artículo 1. Problema: Una definición muy amplia de ISP.

¿Voy a ir a la carcel por descargar música o películas? Siempre que no se haga con fines lucrativos (es decir, no vendas lo que te bajes) no. Pueden seguirse bajando contenidos para uso personal. La ley “ataca” a quien sube los contenidos, pero no a quien los descarga.

Tengo una duda muy grande sobre este punto porque no entiendo cómo pueden diferenciar las ISP cuando una descarga se hace con fines personales y cuando dicha descarga va a convertirse en un cd pirata vendido en la calle. Si vendes contenidos que no son tuyos en internet estas pirateando, es claro pero ¿qué pasa cuando se va de lo digital a lo físico? ¿Quién puede controlar eso? Si los artistas creen que con esta ley la gente va a dejar de descargar sus canciones están equivocados. Para quien descarga no hay castigo, además, si se usa con fines personales esta ley no criminaliza la descarga. El problema es para quien sube los contenidos, pero al parecer no aprendieron nada de Wikileaks: Aunque fue bloqueado se crearon varias réplicas del sitio para conseguir los contenidos, como lo mencioné en este post hay muchos espejos del sitio con la misma información. Esa es la ventaja de usar una estructura de red.

Discusión del proyecto de ley: No hubo discusión entre los diferentes interesados en el proyecto de ley. He estado pendiente de los diferentes espacios que ha brindado la Dirección Nacional de Derecho de Autor para discutir la ley (aquí el post sobre la discusión con las bibliotecas, a quienes también afecta). Hay personas como la abogada Carolina Botero quien ha seguido muy de cerca el tema y aquí hace evidente la falta de discusión del proyecto de ley. En este artículo de El Espectador el Ministro Germán Vargas defiende su proyecto de ley diciendo que “vamos a defender con vehemencia los derechos de las personas que tiene talento“. Señor ministro: La ley de derecho de autor vela por todo aquel que cree contenido, sin importar si el contenido es bueno o malo, sin importar su creador tiene talento o no. Este desconocimiento de la ley podría evidenciar la falta de interés por el contexto y a quienes afecta de parte del señor ministro, así como su afán por aprobar una ley para que se pueda realizar el TLC.

Lo que yo le diría a las personas talentosas es que innoven en sus procesos creativos y se adapten, en vez de perseguir a quienes pueden ser sus aliados; este proyecto de ley podría estancar la innovación al no basarse en una economía de las ideas. Si los músicos siguen pensando en vender cds más que en hacer conciertos van por mal camino. La discusión de la ley se llevará a cabo en el Congreso de la República y ojalá que nuestros congresistas hayan escuchado mucho discos como In Rainbows de Radiohead o el The Slip de Nine Inch Nails y sobre el revuelo que han causado por las formas como lo distribuyeron para que entiendan cómo funcionan las cosas en la red.

Reacciones: La más visible ha sido la reacción de Anonymous en contra del gobierno. Así como hay grupos de usuarios anónimos que protestan contra el proyecto de ley, hay usuarios que se están organizando sitios como Red Para Todos, para abrir espacios de discusión interdisciplinarios, a través de listas de correo, wiki y otras redes sociales.

¿En qué afecta a un usuario de internet esta ley? Puede que los contenidos nacionales sean más difíciles de encontrar en la web. Como lo mencioné antes, si alguien quiere publicar y replicar información en la red lo puede hacer sin muchos problemas, como el caso de Wikileaks. La ley, según como lo comento el Ministro está beneficiando a quienes buscan privatizar la cultura, quienes esperan que su obra sea vendida y genere ingresos siempre, dejando por fuera a otros actores como en mi caso a las bibliotecas que buscan que sus usuarios tengan acceso a la información, puedan jugar con ella, copiarla, remezclarla y publicarla de vuelta. Ojalá se hubieran discutido las excepciones y limitaciones para bibliotecas digitales, o se hubiera dado protagonismo a licencias que permiten copiar y distribuir contenido para que las personas las conozcan y usen más. Hay un viejo dicho que dice “Los únicos que no copian son Dios y los malos poetas”. Para la muestra un botón: “Steamboat Bill, Jr.” es una película de Buster Keaton que Walt Disney usó para hacer Steamboat Willie . Si Buster Keaton fuera artista colombiano y se aferra a la Ley Lleras estaría impidiendo que un Walt Disney criollo reinterpretara su obra. Dejando a Colombia sin un animador que pudo haber cambiado toda la cultura y generaciones enteras con sus historias.

Steamboat Bill, Jr.

y su contraparte animada: Steamboat Willie

Algo curioso es que Walt Disney si se aferró a leyes parecidas para que no lo copiaran, haciendo ilegal iniciativas tan buenas como la de Air Pirates, quienes usaban a personajes de Disney para criticar el estilo de vida norteamericano, no pudieran hacer dibujos como The Disneyland Memorial Orgy.

¿Qué tiene que ver la privacidad del usuario en internet con una ley de derechos de autor? El artículo 15 del proyecto de ley dice que un juez puede ordenar a la ISP la entrega de información para identificar al supuesto infractor, incluida información confidencial. Ya vimos que ISP está definido como casi cualquier persona, casi todo puede ser una ISP. Por otro lado no se presume tu inocencia. Con este proyecto da la sensación que todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario. La otra cosa es que no se especifica a quien le llegará la información privada. Puede terminar en manos de cualquiera.

Definiciones en la ley: No me da mucha confianza este proyecto de ley porque según la DNDA enlazar no está mal, sin embargo la definición del artículo 1, parte D puede interpretarse de otra forma y si debo obedecer lo que dice la norma creo que podría meterme en muchos problemas. Otra cosa es que asumimos que ISP son Telmex o ETB, pero la definición se puede prestar para muchas interpretaciones; igual pasa con el destino de los datos privados del supuesto infractor.

¿Qué podemos hacer ahora?: Mientras vemos cómo transcurre la discusión en el congreso el próximo 4 de Mayo a las 11 am creo que lo mejor es seguir opinando sobre la ley, pronunciar diversos puntos de vista de cómo afectaría a los usuarios y no únicamente a artistas o disqueras o productores de contenidos con modelos de industria basados en sociedades industriales. Que quienes planean y viven de la sociedad de la información manifiesten cómo les afectaría y de qué manera debería adaptarse la ley para que recopile todos los posibles puntos de vista. Otra forma de participar: Suscribirse a la lista de correos de Red Para Todos, leer y comentar el blog.

Otros recursos: Lo que he visto en la red que me ha servido para enterarme de cómo va la ley son las discusiones en diversas listas de correos, principalmente la de Red Para Todos y en su blog empezaron a publicar entradas que me parecen excelentes espacios de discusión.

Puedes ver este video de El Tiempo donde Carolina Botero conversa con Juan Carlos Monroy, director general de la Dirección Nacional de Derecho de Autor (1 hora aproximadamente).

Leí esta editorial de El Espectador, también en El Espectador donde el Ministro invita al debate. En El Tiempo hay una entrevista al compositor Rafael Escalona, quien habla de cómo afectó el derecho de autor los últimos años de su vida.