Categorías
Ciencia de la información

Explicación simple sobre acceso abierto

Sobre acceso abierto se ha hablado mucho durante los últimos años, sin embargo recorriendo algunos sitios institucionales, repositorios o editoriales universitarias que se han acercado a este concepto y lo han adoptado en su qué hacer, se puede encontrar algunas particularidades, en la presentación y aplicación de las licencias que usan sobre sus contenidos y la etiqueta «Open…». Tratando de presentar contenidos para explicar el acceso abierto encontré en el portal de Creative Commons-Chile una publicación en donde explican las licencias desde el Copyright, como el más restrictivo hasta el Dominio Público, obviamente pasando por los matices que ofrecen las combinaciones de las licencias Creative Commons, y lo mejor presentando esta información de manera gráfica, utilizando los colores de un semáforo, en donde el rojo representa la «C», amarillo «CC» y el extremo del verde «DP»:

Relación entre Copyright, Copyleft, Dominio Público y Creative Commons con la analogía del semáforo.

¿Qué tan abierto es el acceso a los contenidos académicos en Colombia? A partir de esta simple ilustración podrán sacar sus propias conclusiones.

Por otro lado, este vídeo animado creado por  PHD Comics, disponible en YouTube, ilustra de buena y sencilla manera qué es el acceso abierto (Open Access).

Con comentarios tan contundentes como:

«Las revistas no producen el material, no le dan trabajo a la gente que escribe los artículos ni menos emplean a quienes los revisan. Eso no tiene sentido respecto de lo que la ciencia se supone que es. Ciencia es descubrir cosas nuevas y distribuir ese conocimiento. Es irracional pensar que los científicos son financiados con dinero público para investigar y que luego de años sus investigaciones no estén disponibles para la gente. No tiene sentido»

«Hay dos componentes del Open Access, el primero es que los artículos estén disponibles gratis para ser leídos. La segunda parte que es igual de importante, es que estén disponibles para ser reutilizados, ya que el conocimiento se construye creando relaciones entre artículos»

 

Categorías
Ciencia de la información

La (aguada) celebración del día del dominio público

El 1 de Enero se celebra el día del dominio público, porque en este día las obras que cumplen sus plazos de protección por derecho de autor, pasan a dominio público el 1 de Enero del año siguiente. Por ejemplo para Colombia, el 1 de Enero de 2014 entrarán en dominio público las obras de autores que murieron en 1933, debido que en Colombia la protección es por la vida del autor más 80 años.

En The Public Domain Review reseñan a los autores que se «gradúan», es decir, entran en dominio público, en el 2014 al cumplirse 70 años de protección, lo que ocurre en países como Estados Unidos o Francia en términos generales.

En la lista de correo se ha desatado una polémica por estos personajes, debido a que ellos no entran a dominio público en todas las jurisdicciones. Algunos argumentan que en países con mayor protección aún deben esperar a que expire la protección. En el caso de Colombia, deberíamos esperar 10 años más para acceder a la Clase del 2014, según el ejemplo que plantean en la lista de correo. La propuesta es que las «graduaciones» de The Public Domain Review se hagan para aquellos autores que pasan a dominio público en todas las jurisdicciones. Para eso deberían tenerse al día todas las calculadoras de dominio público del mundo. Algunos responden que no hay algo así como un «dominio público intergaláctico» y esto evidencia el problema que podemos tener entre manos: No hay garantía de que tengamos todas las obras en dominio público. Además los constantes aumentos en los términos de protección nos pueden jugar una muy mala pasada.

Otros de los comentarios en la lista de correo es que debería haber oposición al TPP y su aumento desmesurado a la protección, aumentando incluso hasta 120 años. Algo que surgió fue este comentario:

Admitámoslo: (…) Debería protegerse por 14 años, más 14 años adicionales si el autor aún está vivo y quiere renovar la protección. Todo lo demás resulta innecesario.

Traducción libre del siguiente texto de Peter Hirtle: Let’s admit it: the US got it right when it suggested a 14 year term, plus an additional 14 years if the author was still alive and wanted to renew. Anything else is unnecessary.

Por cierto, pasó un año desde mi solicitud a la Dirección Nacional de Derecho de Autor sin respuesta alguna. Les volví a escribir solicitándole los autores que pasan a dominio público en 2014 y recordándoles sobre mi pedido del 2012.

Categorías
Ciencia de la información

¿Falta capacitación o leyes sobre derecho de autor para bibliotecas?

La mesa de trabajo del Ministerio de Comercio, las bibliotecas y los discapacitados

El pasado 31 de Julio de 2013 asistí a la mesa de trabajo del Ministerio de Comercio de Colombia para bibliotecas y discapacidad. Fue una mesa concurrida, donde la mayoría de personas tenían relación con bibliotecas o archivos y sólo participó Dean Lerner Gonzalez, ex director del INCI cuya voz fue suficiente para mostrar las grandes carencias que tiene Colombia para atender a discapacitados. En esta mesa hubieron varias cosas interesantes durante y después:

Un participante de la Universidad de los Andes en la mesa de trabajo contó que uno de sus estudiantes descargó documentos que tenían una restricción diaria. Dijo que se podían descargar únicamente 20 páginas. El estudiante descargó diariamente de a 20 páginas hasta completar un libro. La editorial se enteró, localizó al estudiante y pidió a la Universidad que se hiciera una destrucción pública del documento copiado. Además se recordó el caso del préstamo de material audiovisual en esa misma Universidad.

Las bibliotecas no tienen de qué preocuparse ¿…o si?

Un par de días después de la mesa de trabajo, conversé con Martha Senn, actualmente directora del Centro Cultural Biblioteca Luis Echevarría Villegas de la Universidad EAFIT quien me contó que recientemente dicha universidad había perdido un juicio por publicar un listado electrónico de obras pertenecientes a la colección FAES. Pregunté si la demanda consistía en publicar la obra en internet y la respuesta fue negativa: No publicaron en internet la obra, sino el listado de títulos y autores que se incluían en el fondo. «El juez falló a favor de la persona. Indemnización de daños y perjuicios por anunciar en listado digital». ¿Esto implicaría que la catalogación de las bibliotecas requiere permisos de los autores? Si no podemos usar catálogos en línea (OPACs por sus siglas en inglés) ¿Debemos volver a las fichas? me cuestionaba Martha.

Los abogados tienen una visión diferente. En la mesa de trabajo, Gustavo Palacio (abogado de casas disqueras) comentó que no conocía un sólo caso en el que se persiguieran a las bibliotecas. Además, que en el actual proyecto de ley deberíamos defender a los autores, pero las excepciones y limitaciones deberían esperar. Me pregunto ¿Esperar a qué? Cada vez que se realiza una reforma al derecho de auto es para ampliar los plazos de protección. Esto quiere decir que las obras cada vez se demoran más en entrar a dominio público. Si hay un aumento en la protección ¿No debería también existir un aumento en las garantías que tienen las personas para acceder a la información?

Gustavo Palacio tiene razón en algo: Es difícil hallar casos donde se persigan a las bibliotecas, pero esto es porque las bibliotecas respetan el derecho de autor. Lo que está sucediendo es que las bibliotecas y bibliotecarios tienen miedo a brindar acceso a colecciones o sus servicios y prefieren cerrarlos o limitarlos antes de incurrir en infracciones. No se presentarán casos de infracción, pero tampoco se presentará innovación en servicios bibliotecarios por la excesiva burocracia que representa la gestión de derechos (siempre necesaria) y la faltas de claridades que existen para las bibliotecas, por ejemplo a la hora de usar una obra cuyo autor no aparece por ninguna parte. En un comunicado sobre bibliotecas digitales y derecho de autor, Fernando Zapata López, director del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC-UNESCO) afirma que «se hace necesario que en la región se analice, cuantifique y determine el impacto de las llamadas obras huérfanas respecto de la digitalización de las bibliotecas», para referirnos a este caso específico.

¿Faltan leyes o falta aprender sobre derecho de autor?

Los abogados dicen que las bibliotecas no deben preocuparse. Otros dicen que falta capacitación al respecto y hay bastante ignorancia de parte de las bibliotecas que hasta ahora se preocupan por estas claridades y hay cosas que se piden que las bibliotecas ya tienen. Luego de conversar con el profesor Peter Jaszi algo quedó claro: «No hay que estar tranquilos en esa luna de miel [entre titulares y bibliotecas] y el “confía en nosotros”».

El profesor Jaszi comentó también que los bibliotecarios deberían preocuparse por crear leyes acordes a sus servicios y a la misión de las bibliotecas y no que sean abogados quienes las creen, debido a su falta de experiencia en los servicios que puede llegar a ofrecer una biblioteca. Lo cierto es que para crear leyes se requiere un lenguaje jurídico que los bibliotecarios no siempre dominan, pero es aquí donde el trabajo interdisciplinar se hace necesario.

En mi pregrado realicé un curso básico sobre propiedad intelectual como asignatura electiva. Esto quiere decir que no todos mis compañeros de clase tuvieron que cursarla para graduarse. Algunos colegas profesores incluyen el tema en sus clases pero ¿Es suficiente? Por su parte la Dirección Nacional de Derecho de Autor ofrece capacitaciones con cierta regularidad pero ¿Tienen ellos en mente la misión de las bibliotecas o únicamente la protección a los autores?

A la hora de crear leyes ¿sólamente se está protegiendo a los autores o se está pensando en la totalidad de involucrados? Cory Doctorow en una entrevista con Steve Paikin afirma: «No hay lobby por el dominio público». Cory Doctorow tiene razón: nadie hace lobby por el dominio público porque a nadie le interesa, pero a las bibliotecas, el dominio público les debería interesar porque de aquí pueden surgir colecciones que pueden fluir libremente, incluso por terrenos digitales. En algunas de mis presentaciones para bibliotecarios pregunto ¿Sabe usted cuántas obras en dominio público se encuentran en sus colecciones? y por lo general la respuesta se da con un movimiento de hombros.

Lo cierto es que las bibliotecas y archivos colombianos despertaron y algunos afirman cosas como «la primavera bibliotecaria«, que desde hace años ha venido avanzando en este tema desde el acceso abierto y los repositorios institucionales. La tarea que tenemos pendiente es identificar los servicios que prestan las unidades de información y los posibles problemas de derecho de autor que podrían existir; teniendo identificadas estas necesidades, es más fácil que un abogado pueda traducir esto en lenguaje jurídico (técnica legislativa según les escuché). Luego, encontrar a las personas que estarían dispuestas a hacer lobby por el dominio público y el acceso a la información, siempre teniendo en cuenta el respeto por el derecho de autor, pero moviéndonos hacia puntos de equilibrio o acuerdos.

Categorías
Ciencia de la información

Conversando sobre propiedad intelectual en UNRadio

El 3 de mayo del 2013 estuve en UNRadio en el programa UN Análisis conversando sobre propiedad intelectual junto con Luisa Guzmán y Luis Fernando Medina (quien también es realizador de Transmisión Abierta). Por vía telefónica participó Mariana Fossatti de Ártica, Centro Cultural 2.0. En esta ocasión fui por parte de RedPaTodos.

El programa puede escuchars en el sitio de UNRadio.

En la entrevista mencioné el texto «Repensando los bienes intelectuales comunes: análisis socio-técnico sobre el proceso de co-construcción entre las regulaciones de derecho de autor y derecho de copia y las tecnologías digitales para su gestión” de Ariel Vercelli, sobre ADPIC. En el documento de Vercelli, en la página 54 (y luego Mariana lo confirmó) se menciona el dominio público oneroso o pagante. En Colombia las obras en dominio público pueden usarse sin necesidad de un pago al Estado, como si ocurre en Argentina.

Algunas frases que me llamaron la atención de esta charla fueron:

…Si la OMPI está celebrando el día de la propiedad intelectual ¿Qué estamos celebrando? ¿El desequilibrio de las normas? ¿Por qué no pensamos esta oportunidad para repensar el derecho de autor y la propiedad intelectual en general, cambiar esas normas obsoletas que no se pueden aplicar en las dinámicas digitales.

Luisa Guzmán

Sobre el transfondo de las regulaciones de derecho de autor:

Luisa ha tocado un tema álgido y es la sigla TLC, eso es lo que está detrás de todo esto. Es un problema que no concierne a la propiedad intelectual, es un problema de geopolítica. Desde hace algunos años los Estados Unidos decidieron cambiar su modelo económico, su economía no se va a basar en producir bienes materianes y servicios o manufacturas (…) nosotros (EEUU) ya no nos vamos a dedicar a eso porque ahí no está la plata, sino que vamos a hacer una sociedad basada en la información y la producción de ideas y de conocimiento. Ahí es donde vienen estos tratados.

Luis Fernando Medica

También mencioné el Informe Heargraves sobre propiedad intelectual.

Resulta interesante ver cómo el tema de propiedad intelectual, específicamente el de derecho de autor está tomando tanto interés por los diversos involucrados. En Colombia se han propuesto dos proyectos de ley que no han prosperado. Proyectos que reaparecerán y qué bueno que lo hagan, pero que ojalá esta vez cuenten con la participación de todos los involucrados y se construyan leyes justas. Seguramente si los proyectos de ley se discutieran ampliamente podría garantizarse los equilibrios que debe tener una ley. ¿Qué sentido tiene sacar leyes a las carreras si no reflejan nuestras necesidades?

Categorías
Ciencia de la información

Lanzamiento de la Biblioteca Pública Digital de América

Digital Public Library of America

The Digital Public Library of America (DPLA) is working to create a large-scale digital public library with scientific and cultural materials available to all.

Con esta frase en su bio de Twitter se lanza hoy 18 de abril de 2013 esta biblioteca pública digital. En el sitio web de la biblioteca por el momento hay un mensaje de «Lanzamiento en la tarde».

Desde la Open Knowledge Foundation ya hay una entrada en su blog titulado «Lo que esperamos de la Biblioteca Pública Digital de América» donde tratan tres temas:

  • Fortalecimiento de metadatos abiertos
  • Fortalecimiento del dominio público digital
  • Fortalecimiento de la colaboración en torno a los bienes culturales comunes.

Esta iniciativa complementaría el trabajo de Europeana para llegar al acceso público cultural del mundo. IFLA y UNESCO tienen el Manifiesto de IFLA sobre bibliotecas digitales. Si bien la industria del entretenimiento se ha preocupado por el fortalecimiento de la protección en el derecho de autor, vale la pena resaltar la labor de las bibliotecas por el fortalecimiento del dominio público.

A propósito de este tema, ya van 4 meses luego de la solicitud a la Dirección Nacional de Derecho de Autor sobre autores colombianos que entren en dominio público en 2013. También pregunté si la ley 23 de 1982 es retroactiva. Esto quiere decir que las leyes anteriores (menos duras) perderían su vigencia y los cálculos para saber cuándo una obra entra en dominio público, así la obra sea de 1950, se regiría por la ley del 82. En ninguno de los dos casos he tenido respuesta.

Si la ley es retroactiva ¿Podríamos tener una biblioteca pública digital en Colombia con obras en dominio público? ¿Quién defiende el dominio público en Colombia?