Categorías
Ciencia de la información

e-Books en las bibliotecas

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=REhzFqfI2_A]
Este video aparece en la campaña de eBooks for Libraries. Esta campaña está liderada por la Biblioteca Pública de Topeka, en Kansas, Estados Unidos. Se trata de una petición a las editoriales para que permitan que sus publicaciones electrónicas puedan consultarse a través de bibliotecas.

El miedo de las editoriales es que, al tratarse de documentos electrónicos, puedan copiarse y distribuirse fácilmente entre los lectores de las bibliotecas sin necesidad de pagar por los libros electrónicos. Cualquier persona puede suscribirse a una biblioteca, incluso gratis: Los únicos requisito para suscribirte por tres años a la Biblioteca Nacional de Colombia es llenar algunos formularios y presentar el documento de identificación. ¿Eso quiere decir que la venta de libros físicos haya disminuido? No lo creo. De hecho cuando encuentro un muy buen libro en la biblioteca, lo compro. Como explican en el video: Las bibliotecas son una muy buena manera de conocer nuevos libros y autores.

Trabajé durante varios años a cargo de una biblioteca digital. Las editoriales llegan a pedirte cosas absurdas. Recuerdo que una de ellas pidió que la biblioteca debía comprar una copia física por cada documento electrónico que se descargaran los usuarios de esa biblioteca. ¿Qué ibamos a hacer con 500 copias de un mismo libro? ¿Es justo que se comparen las dinámicas del mundo digital con las del mundo análogo?

Creo que la industria editorial no ha hecho su tarea: Deberían probar diferentes modelos de negocio para formatos digitales. ¿Ya probarían lo de suscripción a servicios extra como comentarios, comunidades o charlas con el autor a quien pague «acceso premium»? ¿Ya incluirían material adicional para suscriptores, a través de claves de acceso a sitios web para enriquecer la experiencia de lectura? ¿Habrán probado el involucrar a los lectores para que sean co-autores de sus obras favoritas, escribiendo spin-off? No he escuchado mucho que las editoriales trabajen en estos temas. Si en cambio que se dediquen a buscar maneras de evitar que sus documentos sean difícilmente accesibles, a pesar de que sus lectores los piden.

Pregunta capciosa: ¿Ya pediste algún libro electrónico en tu biblioteca? ¿Qué respuesta te dan? Supongo que la respuesta rápida es: Tenemos bases de datos. Claro, esta bien, pero ¿En las bases de datos estan todas las obras que tienen en físico? ¿Puedo leerme esta novela que encontré en un formato como e-Pub? ¿No deberíamos poder acceder a los libros que queremos en el formato que queremos?

Categorías
Ciencia de la información

Google lanza eBookstore

El gigante de las búsquedas lanzó el pasado 6 de diciembre de 2010 Google ebook store (inglés), la tienda de libros que entra a competir directamente con modelos de venta como Amazon, Barners & Noble y Apple. Google tendrá una tajada de las ganancias que produce la industria editorial.

Según el blog de Google para América Latina, ésta «es la colección de libros electrónicos más grande del mundo, con más de tres millones de títulos«; por ahora el servicio funciona en su totalidad para Estados Unidos, por esto el video de presentación del producto se encuentra sólo en inglés:

[youtube:http://www.youtube.com/watch?v=ZKEaypYJbb4]

Uno de los principios de eBookstore es la lectura «en la nube», aunque los documentos pueden ser descargados. La idea no es que bajes los documentos a tus dispositivos de lectura, sino que los leas en la web. De esta forma puedes acceder a los documentos desde múltiples dispositivos como navegadores web(inglés) para ver los documentos desde tu computador de escritorio o portátil (siempre y cuando funcione javascript), leer a través de aplicaciones para iPod Touch iPhone o iPad(inglés), Android(inglés), y los lectores de libros electrónicos que usen la Adobe eBook Platform(inglés) lo que incluye dispositivos como el Nook(inglés) de Barners & Noble y el Reader(inglés) de Sony. No importa el dispositivo desde donde accedas, siempre se sincronizará para que al volver a abrir el documento esté en la página donde lo dejaste.

Probando Google eBookstore desde un navegador

Al probar este nuevo producto en tu navegador web puedes ver algo como esto:

Google eBookstore. Foto: Hiperterminal.com
Google eBookstore. Foto: Hiperterminal.com

Un aviso que te menciona que los últimos libros de Google eBooks no están disponibles en tu región (Consultamos el sitio desde Bogotá, Colombia) y un cuadro que te muestra los libros que estás leyendo actualmente. La cuenta de eBooks se enlaza desde tu cuenta de Google y accedes a ella como si ingresaras a Gmail. Es así como Google sabe qué estas leyendo para dejar el documento a tu disposición desde cualquier dispositivo que quieras verlo. Por otro lado aunque no se pueden consultar los últimos documentos, si se puede ver libros que se encuentran en dominio público.

La lectura en la web tiene esta apariencia:

La aplicación para la web de Google Books. Foto: Hiperterminal.com
La aplicación para la web de Google Books. Foto: Hiperterminal.com

Puedes ir a cualquier parte del documento a través de una barra inferior de navegación o mediante el menú de capítulos, puedes configurar el texto (tipo de letra, tamaño, interlineado, etc.), buscar palabras en el documento, un botón de ayuda y una opción de puntuación y comentarios.

Reseñas y puntuaciones en Google Books desde el navegador. Foto: Hiperterminal.com
Reseñas y puntuaciones en Google Books desde el navegador. Foto: Hiperterminal.com

Si bien el tener todos tus documentos en la nube puede representar una ventaja para acceder a ellos, de esta forma la empresa tendrá más control sobre lo que lees y sobre todo a quién compartes los documentos, siendo una posible salida para las editoriales contra la piratería de documentos electrónicos. Una de las ventajas de esta modalidad es que al no ser necesario descargar los documentos no tendrías que preocuparte por el formato, por ejemplo si es PDF o EPUB entre otros. Los documentos pueden descargarse, puede que esto sea un temor paranóico pero recordemos que si bien le confiamos muchosde nuestros datos a Google, no son más que una compañia.

Ahora la pregunta es ¿Cuánto debemos esperar para tener el servicio completo en Latinoamérica?

Categorías
Ciencia de la información

Liberando o librándonos de los libros // Blas Garzón, Traficantes de sueños, biblioteca y cultura libre

Traficantes de sueños es un proyecto basado en contenidos libres, algo muy valioso en esta época donde muchos editores que no entienden el negocio ven como sus castillos se derrumban ante la red sin siquiera tratar de entenderla y adaptarse. En el sitio web de Traficantes podemos ver que son «un punto de encuentro y debate de las diferentes realidades de los movimientos sociales, (…) construimos una librería asociativa, una editorial y un punto que coopera con redes de distribución alternativa.» Es decir: No son una simple editorial, o librería; son los creadores de un nuevo espacio.

Gracias a Traficantes leí «Por una cultura libre. Como los grandes grupos de comunicación utilizan la tecnología y la ley para clausurar la cultura y controlar la creatividad»; un libro de Lawrence Lessig que puedes comprar o descargar en el sitio de Traficantes. ¿Qué tiene de especial Traficantes que no tenga otra librería? Pues que usan licencias Creative Commons, lo que permite que sus contenidos puedan copiarse sin necesidad de engorrosos permisos a editores que a veces nunca responden, manteniendo la información de los documentos que manejan aislada de quienes lo necesitan como ocurre en mi trabajo, en una biblioteca digital.

¿Cómo puede sostenerse este proyecto si sus contenidos pueden ser copiados libremente? Yo por ejemplo leí uno de los libros que ellos tienen. No voy a retribuirles el favor con dinero, pero este texto muy seguramente les servirá de publicidad para que alguien mas compre sus libros, o trabaje con ellos en un proyecto que pueda beneficiarlos a todos, quien sabe. El caso es que si para adquirir un documento para mi biblioteca digital tengo que escoger entre comprar los libros en una editorial cerrada o una que se basa en contenidos libres seguramente me inclinaré por Traficantes o la que use contenidos libres: En la biblioteca que trabajo nos propusieron comprar una copia física por cada documento descargado de la biblioteca digital, un disparate desde cualquier punto de vista. ¿Qué haría mi biblioteca (digital) con 250 copias físicas de un mismo libro? ¿No es excesivo pagar por cada libro si en realidad lo que me interesa es apenas un capítulo del documento completo? Con estos contenidos libres me quito este problema, además que va muy acorde con la idea del futuro del desarrollo de colecciones que mencioné en un post anterior.

En un grupo sobre bibliotecas 2.0 en LinkedIn la discusión sobre desarrollo de colecciones se llevó al uso de dispositivos electrónicos como tablets o e-readers desde la biblioteca. Blas menciona desde su experiencia cómo funcionan las dinámicas de estos dispositivos y sus puntos a favor o en contra, como los dispositivos cerrados estilo Kindle, y los formatos que usa: Un lector electrónico no es únicamente un pdf, sino que puede tener diversos formatos y los proveedores de dispositivos pueden hacer que un formato se lea únicamente en un dispositivo, es decir: O lees el documento en el aparato que te vendo o no lo lees. ¿Preocupante verdad?

¿Estan las editoriales tomando las medidas necesarias para estos nuevos retos? ¿Qué posición toman las bibliotecas y los usuarios que son quienes se benefician de los contenidos? En estos momentos donde la remezcla de datos puede verse en todos lados (un ejemplo es The #biblioteca Daily, un «periodico» sobre bibliotecas, donde escriben en él aquellos que en twitter usen la etiqueta «biblioteca» para sus enlaces. ¿Qué papel cumple una editorial en un estilo de publicación como ésta? Técnicamente ya se pueden generar nuevos documentos basados en fragmentos de otros documentos pero ¿por qué los derechos de autor deben ser un problema para esto? ¿Las editoriales son nuestras amigas o enemigas?

Personalmente creo que Blas y Traficantes de Sueños nos estan enseñando mucho y debe ser ejemplo a seguir.