Categorías
Viandadas

Resistencia en la Latitud 0°

Un año y algunos meses después de su publicación en el no. 36 de Ficciorama, compartimos por este medio la historia corta que se entregó como una contribución en 2013 a este persistente Fanzin bogotano, que en aquella ocasión estuvo dedicada a la novela ucrónica “El hombre en el Castillo” publicada por Philip K. Dick en 1962:

 La historia está llena de datos contradictorios, información difusa. Las narraciones de los mayores al pasar de voz a voz se distorsionan, en algunos casos simplemente no se han pronunciado. Y quiénes todavía se atreven a contar lo que pasó están aislados, desaparecidos o muertos. Pero no son más que historias y más te vale no saberlas.

Lo que se dice tiene que ver con un plan maestro, un As que el Eje se guardó hasta el último momento . Les valió la destrucción de sus propias ciudades y la exposición desbordante a la radiación, rostizaron a su gente por ver a los Aliados caer, por ver sus ciudades desmoronarse. Comunidades humanas, en el Gran Norte de América, reducidas hasta la barbarie, la enfermedad y la mutación. No se sabe cómo pero ahora El Eje domina el globo, la historia oficial cuenta que la raza superior siempre prevalece y no hay discusión al respecto.

Europa, el gran imperio alemán, se extendió por las tierras habitables de América, el sur. Desde Argentina y Chile controlan lo que queda del continente. Algunos de los nuestros cuentan atrocidades de los campos de trabajo, y las grandes fábricas de muerte instaladas en Perú y Bolivia. De África no sabemos mucho, algunas personas son capturadas y trasladadas, nunca más volvemos a tener noticias de ellas.

Asia, el nuevo gran sol. A la caza de nuestros piratas del mar del sur, refugiados en las polinesias o en las selvas a través de los olvidados puertos de Tumaco, o las demás rutas portuarias incineradas por toda la costa. Pero la vigilancia costera es fuerte, a veces guían las embarcaciones japonesas que trasportan víveres, presos o armas hacia Valparaiso o Lima, depende lo que se transporte, pero mar adentro es distinto.

Gran parte de Brasil está invadida, una gran fuente de materia prima para el imperio, las Guyanas parecen un sitio de recreo, pero siempre muy bien custodiadas.

Somos pocos los que dejamos todo por entregarnos al conocimiento de otros tiempos, lo que hoy está prohibido, lo que para muchos no existe, ni ha existido jamás. Nos escabullimos desde las selvas, otros desde los páramos y los que pueden se entregan al mar, a la piratería. Los más experimentados se escabullen entre las ciudades y tejen redes, se infiltran pero algunos duran muy poco. Nuestras comunicaciones son limitadas, y no conocemos, con certeza, nada más allá de este continente, sólo lo que se dice en los informes oficiales, pero eso, solo confunde y segrega. No sabemos qué vía es más incierta entre la opresión del imperio, la aniquilación esporádica o la agitación periférica. Optamos por estar al margen, y mientras lo estemos esta latitud seguirá resistiendo.

Categorías
Viandadas

Ficciorama No. 36

Hace poco más de un mes se abrió la convocatoria para participar en la edición número 36 del fanzine Ficciorama, el cual cerró el homenaje realizado al escritor de ciencia ficción Philip K. Dick. El tema de la convocatoria se debía desarrollar a partir de la siguiente pregunta: ¿como sería el mundo si Alemania y Japón hubiesen ganado la segunda guerra mundial? teniendo como base  la novela ucrónica «El hombre en el Castillo» publicada por Philip K. Dick en 1962.  A la par se había lanzado la convocatoria par el primer número del fanzine 098, patrocinado por esta casa, por lo cual la lógica del momento me llevó a participar en cuanta convocatoria, concurso u otro acontecimiento surgiera, si es que esperaba contribuciones para nuestro emergente fanzine.

Pues bien, durante la semana pasada, y aprovechando el Sofa2013, el 36 de Ficciorama empezó a circular. El día sábado me aventuré a la caza de este número por dos motivos principales: 1) Ver qué había pasado con la contribución enviada y 2) entregar a Boris Greiff (a.k.a. Ficciorama) un ejemplar de 098 como una forma de gratitud por  mostrarme los culebreros caminos del mundo fanzinero y por su dedicación y  entrega de su «Publicación quirográfica de reproducción mecánica y distribución repentina menusal» que he venido recolectando desde finales de 2011.

Cuando localicé el stand, Boris me recibió con uno de sus ejemplares en la mano, lo saludé y revisé página por página hasta el encontrar, cerca del final, el título «Resistencia en la latitud 0«. Brinqué de alegría por ver mi pequeño aporte como uno de los seleccionados para el número ¡pero la sorpresa dio para más! Cuando fui identificado como uno de los participantes de la convocatoria, me entregaron nueve ejemplares más como parte de pago por mi participación.

Ficciorama No. 36Luego de recibir mi pago escarbé en mi mochila en busca del par de hojas dobladas que componen el número cero del fanzine 098 y se lo entregué a Boris, quien lo recibió con gusto. Me despedí con mis nueve ejemplares y puse a prueba mis pocas habilidades de voceador por el Sofa con un contundente: «amilamilamilamilamilamil, ¡Ficcioramaporsólomil!»

 

 

Categorías
Ciencia de la información Viandadas

Lectura bajo los árboles: Ficciorama

Y una vez más, Lectura bajo los árboles, a cargo de IDEARTES volvió a invadir el Parque Nacional el pasado primero de septiembre con programas de fomento a la lectura, trueque de libros y talleres de producción literaria. Este último punto en especial me trae gratos recuerdos, en su primera edición me tope con el taller fanzinero a cargo de Boris Greiff y Cafemaco sobre producción de Fanzines. Este año, aunque llegué tarde, ellos estaban con todas las pilas puestas y ya habían desbordado a los asistentes con papel, tijeras, lápices, reprografías y mucha buena onda para la creación gráfica Amateur.

En esta edición, Boris estuvo acompañado por el gran Inu Waters, sofía Álvarez Watson, Francisco Lersundy y Cafemaco, por lo que me enteré de primera mano.

Taller de Fanzines a cargo de Ficciorama

Como lo mencioné, esta vez llegué tarde pero no demasiado. Al entrar en la carpa me tope con Boris y lo saludé, le pregunté por la última edición de su fanzine y me la mostró. Al adquirirla me adicionó unas calcomanías y un afiche de la casa. ¡Muy buen combo!

La adquisición está compuesta por Ficciorama No. 20, unas cuantas calcomanías y un afiche. Además de eso fue muy grato volver a ver a Boris cumpliendo con su labor y promoviendo la creación de nuevos fanzines y publicaciones «ander». Aunque me contó que en esta edición de Lectura bajo los árboles no contaron con  una sección tan amplia de talleres, le resalte que ese espacio, por pequeño que fuera, era el refugio de muchos que siguen y se apasionan por las creaciones fanzineras de la región. Por eso a él, a su combo y a todos los interesados en este género, gracias y mil gracias por no perder la voluntad y continuar con este poco grato pero maravilloso oficio.