Categorías
Ciencia de la información

Edición especial de 098

El pasado viernes 22 de noviembre del año del señor 2013, se realizó la última sesión del Taller Hiperfanzine en el Laboratorio Digital de la Biblioteca Nacional de Colombia. Al taller, por cuestiones laborales, asistí el primer y último día, lo necesario para poder armar una pequeña edición especial del Fanzine 098 (El de la Casa) que apenas imprimí llevé a una fotocopiadora para distribuir en el Laboratorio de Ciencia de la Información de la Pontificia Universidad Javeriana.

Para el taller creé un pequeño Pad que nutrí con algunos datos de la sesión, como lo mencioné no asistí a dos de las sesiones pero con una previa experiencia en el uso de las herramientas del taller logré salir con algo en las manos.

098 Ed. EspecialAl documento original que imprimí en el laboratorio le agregué algunos datos extra sobre su distribución y licencia, así como datos de contacto y una numeración de la edición, veinte ejemplares. El fanzine está hecho a cinco caras, por un lado una cuadrícula con cuatro campos en donde se presenta la portada y tres grupos de imágenes más, por el otro lado se encuentra un afiche informativo sobre una de las redes ucrónica de bibliotecas capitalinas que censura y vigila la información a la que la gente accede.

Esta pequeña publicación se la entregué a una profesora que estaba en el Laboratorio en ese momento y me preguntó sobre el tipo de publicación, si era un panfleto o folleto y le respondí que era un fanzine. Me dijo que en la Biblioteca del Banco de la República les ha interesado recopilar este tipo de publicaciones debido a que corresponden a una manifestación cultural, que al no ser masificada, es difícil de localizar con los años. En ires y venires de la conversación le hablé sobre los planes futuros para el fanzine y su interacción con entornos digitales, en ese punto, sobre la conversación de este tipo de materiales llegó a un punto interesante: Este tipo de publicaciones debe conservarse por que es producción de autores colombianos, por el momento las bibliotecas se han preocupado por digitalizar los documentos de hace dos siglos, que se encuentran en dominio público, pero ¿Cómo harán con los documentos digitales? Lo que me dijo fue que hasta ahora no hay nada planeado. Sé que la Biblioteca Nacional de Colombia está trabajando en ello pero ¿cómo hará para identificar y preservar los contenidos digitales de las personas teniendo en cuenta que cada imagen publicada, cada tweet, cada entrada en un blog… entre otros medios, cuenta como obra… digital?

El camino es largo y culebrero con respecto a ese tema pero por lo menos ya está en la cabeza de unos pocos.

Volviendo al tema de esta publicación, también me pareció muy oportuno encontrar en una entrada de un blog creado por Boris Greiff este fragmento de texto en donde trata las definiciones del fanzine y su opinión sobre esta producción como algo que no debería definirse:

… el fanzine mas allá de ser una publicación es un medio, un catalizador que transgrede todo aquello normalizado y legitimado por las avinagradas prácticas comerciales y académicas, y que de algún modo pone en evidencia una tensión entre lo espontáneo y lo intencional…

Por último no me queda más que mencionar un interés particular por construir una narración hiperterxtual, tal vez transmedia que puede ser como parte de las ediciones de 098 Fanzine o como un proyecto paralelo basado en algunos trucos aprendidos en el taller y una idea que ha rondado desde hace varios meses sin poder concretarse en algo. Interesados dejar sus comentario o remitirse a correo electrónico cero98@nomono.co.

¡Salud!

 

Categorías
Ciencia de la información Viandadas

Lectura bajo los árboles: Ficciorama

Y una vez más, Lectura bajo los árboles, a cargo de IDEARTES volvió a invadir el Parque Nacional el pasado primero de septiembre con programas de fomento a la lectura, trueque de libros y talleres de producción literaria. Este último punto en especial me trae gratos recuerdos, en su primera edición me tope con el taller fanzinero a cargo de Boris Greiff y Cafemaco sobre producción de Fanzines. Este año, aunque llegué tarde, ellos estaban con todas las pilas puestas y ya habían desbordado a los asistentes con papel, tijeras, lápices, reprografías y mucha buena onda para la creación gráfica Amateur.

En esta edición, Boris estuvo acompañado por el gran Inu Waters, sofía Álvarez Watson, Francisco Lersundy y Cafemaco, por lo que me enteré de primera mano.

Taller de Fanzines a cargo de Ficciorama

Como lo mencioné, esta vez llegué tarde pero no demasiado. Al entrar en la carpa me tope con Boris y lo saludé, le pregunté por la última edición de su fanzine y me la mostró. Al adquirirla me adicionó unas calcomanías y un afiche de la casa. ¡Muy buen combo!

La adquisición está compuesta por Ficciorama No. 20, unas cuantas calcomanías y un afiche. Además de eso fue muy grato volver a ver a Boris cumpliendo con su labor y promoviendo la creación de nuevos fanzines y publicaciones «ander». Aunque me contó que en esta edición de Lectura bajo los árboles no contaron con  una sección tan amplia de talleres, le resalte que ese espacio, por pequeño que fuera, era el refugio de muchos que siguen y se apasionan por las creaciones fanzineras de la región. Por eso a él, a su combo y a todos los interesados en este género, gracias y mil gracias por no perder la voluntad y continuar con este poco grato pero maravilloso oficio.

Categorías
Ciencia de la información

Bibliotic 2011

Bibliotic 2011
Bibliotic 2011

Reseñando el evento sobre bibliotecas y tecnología Bibliotic 2011, organizado por Enredo

Categorías
Ciencia de la información

Campus Party 2011 Colombia // Lo que se viene

Montaje #cpco4, vía Flickr por campuspartycolombia
Montaje #cpco4, vía Flickr por campuspartycolombia

Twitcam donde Carolina Botero habla sobre el área Social Media de Campus Party Bogotá 2011

Categorías
Ciencia de la información

Trueque digital // Intercambio de conocimiento

En el software freedom day hice esta presentación que resultó ser una especie de manifiesto. Hay muchas cosas que hacemos desde hace mucho tiempo como compartir, la tecnología nos sirve para optimizar procesos pero ¿debe la tecnología dictarnos normas de comportamiento sobre cómo compartimos información? En Bogotá y muy seguramente hay ferias de intercambio de libros donde no intermedia dinero: Si alguien ya leyó un libro se lo regala a otro, alguien más podría regalarle un libro que no se haya leido a este primer lector. Si hacemos eso de forma milenaria, si antes de la exisencia del dinero intercambiábamos bienes ¿por qué ahora las empresas quieren dictarnos la manera de actuar?

Hice esta presentación para el proyecto llamado Trueque Digital, de (mi pana) Camilo Cantor. Lo conocí en Campus Party y me gustó su proyecto, así que decidí intervenir en él. Camilo, Pio Hefner y yo conversamos sobre cómo queríamos que funcionara el trueque y algunas buenas ideas salieron de esa reunión. Resultó que cuando yo presenté mi visión de Trueque Digital en este espacio, Pio Hefner me comentó que la forma en que él lo entendía tenía ciertas cosas comúnes y otras que era algo diferentes. Es aquí donde el trabajo colaborativo empieza a dar frutos.

Entre las reflexiones de la charla comenté que no tenemos que ser amigos de toda la vida para colaborar en proyectos. Esa es la idea del trabajo en la red, aportar, compartir y que el resultado sea mucho más poderoso que el resultado de cada idea por separado. Que la interacción del todo de alguna forma cobre vida y surgan propiedades emergentes de este sistema. ¿Qué esperamos intercambiar en este proyecto? Archivos digitales, archivos físicos, saberes, ideas, todo lo que podamos intercambiar. Este espacio se hace con la intención de humanizar la red, de no limitarnos a interactuar entre máquinas, sino en construir relaciones entre personas.

¿Debemos intercambiar únicamente contenido abierto? Esa fue una de las preguntas del público. Mi respuesta fue no. Al igual que al comprar un libro somos libres de intercambiarlo con quien queramos ¿por qué deben haber restricciones si queremos compartir un archivo digital que intercambiamos con otra persona a través del trueque? La idea de la ley es mantener un equilibrio pero ¿si la ley no garantiza el equilibrio debemos cambiar nosotros o debe cambiar la ley? ¿Se hicieron las leyes para que todos los ciudadanos sean delincuentes?

Antes de esta charla estuve en la de Sergio Ovalle que curiosamente empezó por una charla informal entre Offray Luna (aquí su sitio web y su microblog) y la idea de que las reuniones no necesitan un espacio institucional ni bien definido para generar avances. Es decir, no necesitamos un horario en el cronograma del evento, ni un espacio, sino que inclusive tomándonos un café podemos tener una conversación muy afín al tema, que de pronto aborde temas que el evento principal no toca y que son muy pertinentes. Esto me parece que viene muy de la mano con lo que comenta Cristobal Cobo sobre aprendizaje invisible.

Para mi otro de los grandes encuentros fue participaciones de José David Cuartas de Sologicolibre.orgVisonte deslumbraron a los asistentes con su excelente trabajo sobre realidad aumentada.

Entre las conclusiones del evento encontré que la cantidad de asistentes no necesariamente muestra el éxito del evento, pero si las acciones que se realizan luego. Por otro lado las acciones que duran poco tiempo pero que finalizan con productos son las deseadas. Offray comentó que las hackatones cumplen esta espectativa. Comentaron sobre esto que los eventos deben realizarse con ese espiritu, reunión interdisciplinar, trabajo colaborativo y productos en corto plazo; pero que no necesariamente sea un evento para ingenieros sino que incluya a una amplia gama de saberes. En el Software Freedom Day habían ingenieros, diseñadores, trabajadores sociales y profesionales en ciancia de la información (plural, porque me alegra no ser el único de mi área en estos eventos, cada vez más se ve gente de esta carrera en otros espacios).

Gracias a Tecnoparque Sena Manizales, Danka y la Fundación Casa del Bosque por la invitación. Fue muy grato interactuar con los participantes, expositores y amigos en este espacio. Ojalá se repita.