Categorías
Ciencia de la información

Más videoblogging // Niño guía en Santo Domingo Savio, biblioteca pública de Medellín

Encontré este video de un amigo mío, Alejandro Angel, quien nos explica cómo hacer vlogging o videoblogging; lo que es lo mismo a llevar un diario en un medio electrónico (blog) alimentado con videos; una forma de comunicar que me ha llamado la atención desde el Campus Party 2009. A continuación «¿Cómo se come eso del videoblogging?«

Alejandro nos dice que lo único que se necesita para hacer un video es tener una historia qué contar. Aquí está una historia que nos cuenta Francisco Cárdenas (@cinealoido) sobre Jean Alexis, un niño guía en la imponente biblioteca pública Santo Domingo Savio, en la ciudad de Medellín. Hasta ahora no conozco esta biblioteca, espero hacerlo muy pronto en compañía de este singular guía. Con ustedes «Jean Alexis, niño guía turístico en la Biblioteca Santo Domingo Savio«

Las historias se pueden hacer un poco más complejas, mejor elaboradas. Cuando superas esas primeras etapas de capturar lo primero que se te cruza y hacer una mínima edición (etapa en la que todavía me encuentro) llegas a los mismos lugares que ocupas, pero creas un nuevo ambiente para lo que te rodea. Personajes, locaciones y detalles empiezan a cobrar otros sentidos y pueden resultar cosas como este video llamado «Impossible Man» de Francisco Cárdenas:

IMPOSSIBLE MAN from Francisco Cárdenas on Vimeo.

La idea es comunicar, hacerle ver a otro lo que nosotros vemos. No se trata de tecnología, o novedad. Se trata sobre tener algo qué decir. Se trata de contar eso que nadie más puede contar.

Categorías
Ciencia de la información

Probando la realidad aumentada en la revista Soho

Probando realidad aumentada en la revista SoHo
Probando realidad aumentada en la revista SoHo 1

En mi anterior post (Leyendo pixeles desde el Caribe // Sobre e-books, mundos virtuales y realidad aumentada) al final de la presentación de Pablo Arrieta podía verse una muestra de realidad aumentada; en esta ocasión la probé con la revista Soho. A diferencia de la presentación de Pablo no aparecían objetos tridimensionales, sino que se desplegaban videos con información extra, en este caso de la sesión fotográfica en diferentes ciudades de Colombia.

Instrucciones y patrones de reconocimiento
Instrucciones y patrones de reconocimiento

A mi correo llegó la anterior imagen con las instrucciones de uso. Esta imagen contiene varios códigos (son los cuadros blanco con negro) y al ponerlos frente a mi cámara web que usa esta aplicación [1] se despliegan videos con tomas de la sesión de fotos, algunos comentarios de transeuntes y de las modelos en diferentes ciudades de Colombia. Tuve algunos inconvenientes debido a que no compré la revista, sino que uséla imagen anterior desde un iPod, imagen con baja calidad pero que permite ver el desarrollo realizado por Bakia[3] , la empresa colombiana que realizó el trabajo. Aquí está una muestra de cómo lo vi.

Probando realidad aumentada en la revista SoHo 2
Probando realidad aumentada en la revista SoHo 2

Lo primero que me viene a la mente son los códigos QR que hicieron un primer acercamiento a documentos digitales desde documentos físicos sirviendo únicamente como hiperenlaces. Ahora puedes agregar figuras tridimensionales, texto, información multimedia y demás  mediante ARToolKit [2] (por si te interesa hacer desarrollos) como puede verse en este video.

He visto aplicaciones para educación con realidad aumentada en procesos industriales, donde a los aprendices -quienes usan lentes- los guían y muestran la ubicacción exacta de los botones que deben presionar para realizar determinadas tareas. Imaginen las posibilidades que se tienen al cubrir espacios cono bibliotecas con estas pieles digitales, lo mucho que pueden enriquecerse las visitas a museos o el realiza turismo con estos guías virtuales. Esto me hace pensar en la necesidad de «alumbrar» lugares públicos con redes de wifi y códigos que puedan permitir el acceso a mucha información en los espacios que habitualmente ocupamos y muchas veces nos perdemos porque la información no nos llega al lugar que necesitamos, sino que está almacenada en libros o lugares que podemos visitar pero requieren mayor tiempo e inclusive costos. Algo que aprendí de las bibliotecas 2.0 es que hay que ir donde el usuario está, ahora comprendo que no solo las instituciones, sino también la información debe cumplir esa tarea.

[1] Publicaciones Semana S.A. (2009, diciembre 21). SoHo: Portada Viva RA. Recuperado Diciembre 21, 2009, desde http://www.soho.com.co/Portada-Viva/index.html.
[2] ARToolKit Home Page. (2009). ARToolKit. Recuperado diciembre 21, 2009, desde http://www.hitl.washington.edu/artoolkit/.
[3]González, D., & González, M. (n.d.). Bakía: Arte y tecnología. Recuperado de http://mundobakia.com/.